Archivo de la etiqueta: tensiones sociales

Ajusticiamiento en un pueblo de indios: Silos, 1748

En el pueblo de Santo Domingo de Silos,[1] jurisdicción de Pamplona, Nuevo Reino de Granada, murieron tres mujeres en condiciones irregulares. Corría el año de 1748. Fue una de las primeras fundaciones del reino (1531) y la única en el territorio de la actual Colombia hecha por un alemán, Ambrosius Ehinger conocido como Ambrosio Alfinger y quien vino en la expedición patrocinada por los banqueros Welser. La región estaba poblada originalmente por indios záquetas y magarás.

Los reclamos del corregidor de naturales del partido de Servitá, Manuel Caballero, iluminan hoy un peculiar ajusticiamiento ocurrido a mediados del siglo XVIII.[2] Sin respetar los canales institucionales previstos, los alcaldes y capitanes del pueblo de Silos “prendieron” a Anastasia, Lorenza y Rosalía, a quienes “aceleradamente”, “pasaron a darles sentencia de ahorcamiento”. Las autoridades indias obviaron antes de proceder, dar conocimiento del problema al corregidor.

¿Qué hicieron estas tres mujeres indias para que merecieran tal castigo?

Ellas eran curanderas que al parecer no tenían éxito en sus curaciones pero que por su fama de “mohanas”,[3] cargaron con las culpas de un gran número de enfermedades y muertes de la gente del pueblo. Se dijo que tenían, al menos, diez aprendices del oficio y que por el ejercicio de este “arte diabólico”, “la más gente deste pueblo estaba enferma de sus maleficios y muchos que habían muerto por su causa”.[4] Uno de los capitanes, Lorenzo Bermúdez, afirmaba que “usaban de la habilidad de yerbateras”[5] y que “todo el pueblo clamó que si las soltasen nos acababan”.[6] Otro capitán se refirió a ellas como a “jeques y ministros del demonio”[7] y se dijo que eran “sabedoras de las artes de aujuela [sic: agüela]  y madre”.[8]

Las autoridades del pueblo indio mostraron este caso no como un ajusticiamiento fuera de la ley sino como una forma de autodefensa ante las autoras de males sobrenaturales.

Pero primero que todo estaba la ley. El corregidor era juez y habría tenido que dirimir este conflicto. El se hallaba en la ciudad de Pamplona, a solo medio jornada del sitio donde ocurrieron los hechos. El alcalde que dio la sentencia había fallecido.

El corregidor tomó en cuenta el sentimiento de los parientes de las ejecutadas pues esperaba “oir en justicia” a “los dolientes de las dichas indias ahorcadas”.

El primer paso para reparar este “sesgo” justiciero fue la petición por parte de Manuel Caballero de “los autos y pruebas por donde consta la sentencia que dieron a las tres indias”.

El primer auto fechado en 15 de abril de 1748 es del alcalde don Salvador Cabeza, quien aduce que las tres indias “debían muchas muertes” y tenían “mala naturaleza”, razón por la que pasó a prenderlas y a dictaminar la sentencia.

En el proceso dió cuenta de quienes se vieron perjudicados por las mohanas. Entre ellos reclamaban justicia, don Matías Cacua, su mujer e hijos. La mujer era hermana de Lorenzo Bermúdez, quien firmaba el auto anterior a petición del alcalde que no sabía firmar. La pareja estaba enferma. Habría matado también a José Cacua, capitán de Cáraba y a un esclavo y a María Dominga. Habrían encantado el hato de ganado de Antonio Hernández y le habían matado más de 50 reses.

El alcalde declaraba haber tenido tres días presas a las indias y haberles preguntado si en verdad tenían enfermo a don Matías, a lo que respondieron que “sería mal que dios le había dado”. Después del tormento, confesó que si le había hecho mal porque tenía un “cangrio en la barriga y que ya no tenía remedio”. Declaró Anastasia además de estas muertes y enfermos, seis más. Pasó a tormento Lorenza quien confesó 7 muertes además de la del alcalde Juan Coronista, que dice “las quería justificar”.[9] Y así, siguieron mencionando más muertes y enfermos a su paso.

El miedo patente que generaron esas tres mohanas fue justificado por las autoridades indias con una carta bien jugada. Dijeron que era “justo que pagaran sus delitos porque conocen que no tenemos más que un solo Dios que nos crio es el que nos ha de quitar la vida”. Incluso añadieron que aunque el cura no las asistió en el momento de la muerte, se “habían confesado y comulgado ocho días antes” cuando se les reclamó que murieron sin recibir la debida atención espiritual. Además de esto, dijeron que les habían rezado un rosario en la hora de su muerte.

Después de pedir perdón al corregidor por la “errata” de no haberle dado aviso del caso, este los exoneró diciendo que no había hallado cosa “fundamental, solo si precipitación” debida a la voluntad de toda la gente del pueblo, indios e indias, aclara, sumado a las confesiones de las indias. Claro está, confesiones bajo tormento.

El corregidor, amparado en que ningún “doliente” reclamó el fin de la causa, envió los autos respectivos a la Real Audiencia en Santafé, excusándose por la falta de papel sellado. No obstante, en 1750, la Audiencia consideró que ese castigo había sido cruel y se le pedía a Manuel Caballero hacer sumaria información con quienes habían participado de aquel ajusticiamiento.

Incluso el virrey tomó cartas en el asunto pidiendo librar una Real Provisión. Pero ni este corregidor ni su sucesor tomaron acción. En 1766 se cerró el caso ante la falta de respuesta de las autoridades.

La poca voluntad del corregidor y la precipitada acción de los alcaldes de Silos, así como los deseos de un grupo del pueblo nos hablan , entre otras cosas, de un miedo ante hechos que eran vistos como sobrenaturales y que debían cortarse de raíz. Todavía hoy este pueblo tiene fama de que en él viven mujeres con poderes especiales.

En un artículo publicado en el diario El Tiempo en 1999, “Silos, un pueblo que hechiza”, se documenta una entrevista con una “bruja” contemporánea, heredera de aquellas de 1748 y de otras más que corrieron la misma suerte 16 años después. http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-882936

Desafortunadamente no tenemos un expediente criminal en forma que nos permita llegar a entender la dinámica social del pueblo y las razones reales de las muertes provocadas por las tres “mohanas” de Silos, pero tenemos otros estudios sobre situaciones similares que pueden ayudar a contextualizar los eventos aquí narrados. Estas mujeres evidentemente poseían un saber y unos poderes que las hacían sospechosas. Y aunque con ello podían “beneficiarse personalmente y tener en algún momento reconocimiento social, con ello corrían el riesgo de la ambivalencia: la desconfianza de los orígenes de esos saberes y la envidia”. El chamán prehispánico, en este caso chamanas, “era una mezcla de curandero y hechicero, que dentro de la cultura hispánica fue demonizado y degradado”.[10]

Un estudio reciente basado en un expediente criminal contra indios del pueblo de Cayma en 1601 aporta interesantes aspectos de la relación entre la “mohanería” y la política a nivel local. En su estudio, Susana Matallana llama la atención sobre la relación entre el ejercicio de estas “artes” y el mantenimiento del equilibrio de la vida social y política.[11]

Esto quiere decir que Anastasia, Lorenza y Rosalía no murieron solamente por haber enfermado a sus congéneres o por malas prácticas médicas. Hubo algo más profundo que llevó a su rápida ejecución, a la violación de los canales de justicia hispánica justo en el momento en el que el cura se alejó del pueblo. Hubo algo más que miedo a ser exterminados por tres mujeres. Pero los documentos en este caso no nos permiten decir nada más.

[1] Población ubicada a 2845 metros sobre el nivel del mar. El municipio es parte del Páramo de Santurbán.

[2] Esta entrada está basada en el documento que reposa en el Archivo General de la Nación de Colombia. AGNC, Caciques e indios, 32, D.44.

[3] Mohán o mohana puede ser un sinónimo de chamán o brujo (a) curandero (a). Es un término local no asentado en el diccionario de la Real Academia española pero existen en Colombia leyendas nativas sobre estos personajes.

[4] AGNC, Caciques e indios, 32, D.44, fol.417r.

[5] AGNC, Caciques e indios, 32, D.44, fol.418r.

[6] AGNC, Caciques e indios, 32, D.44, fol.418r.

[7] AGNC, Caciques e indios, 32, D.44, fol.417r.

[8] Esta expresión puede ser que se relacione con la transmisión del saber de abuelas, a madres y a hijas, así como se da todavía hoy día.

[9] Aquí no es claro si quienes mataron al alcalde fueron otras personas por querer justificar las muertes hechas por las indias. Parecería que este es el sentido de la frase.

[10] Estas ideas son de Judith Faberman en su estudio Las salamancas de Lorenza. Magia, hechicería y curanderismo en el Tucumán colonial, 2005. Ella usa el término diabolizado en lugar de demonizado.

[11] Matallana Peláez, Susana. De officis de la Real Justicia contra Don Martín, indio del pueblo de Cayma y otros indios e indias por herbolarios (1601). Bogotá, ICANH, 2016.

Natalia Silva Prada

Especialista en historia cultural del periodo colonial americano. Su último libro se titula Los 'Reinos de las Indias' y el lenguaje de denuncia política en el mundo Atlántico (s.XVI-XVIII), Amazon and CreateSpace, 2014. Otros libros de su autoría y sus artículos de investigación científca pueden consultarse en https://loc.academia.edu/Natalia Silva Prada Además de este blog es autora del blog "Paleografías americanas": http://paleografi.hypotheses.org y del blog de gastronomía histórica "Love cooking, love History": http://blogs.eltiempo.com/love-cooking-love-history/

More Posts - Website

De cuernos y “putas probadas”: los vestigios de un proceso criminal en Santafé de Bogotá (1563)

Del documento transcrito por Roberto J. González Zalacaín en Revista Digital de la Gomera

 

Relación histórica entre “poner los cuernos” y “colgar los cuernos”

En lengua española y también en otros idiomas, es común la expresión “poner los cuernos” para referirse a la infidelidad de uno de los miembros de una pareja. Pero si bien esta tan común expresión es conocida por todos, menos conocido es el origen de la misma y la relación de ella con una práctica de injuria cuyo uso se extendió hasta el siglo XIX y cuyos vínculos nos interesa discutir aquí a raíz del hallazgo que he hecho de un expediente criminal.

Si actualmente ponerle los cuernos a alguien parece una metáfora, en la antigüedad, el renacimiento y el mundo moderno esta no era simplemente una expresión. De hecho, los cuernos se usaron para ofender de obra a alguno a quien se le colgaban físicamente cuernos de buey o de otro animal cornudo en la puerta de su casa, donde pudieran ser bien vistos por los transeúntes.

Quienes actualmente tienen curiosidad por conocer el origen de esta expresión y han escrito algo en periódicos o blogs, tocan de manera superficial y anecdótica el asunto, llegando a dar algunas puntadas contradictorias o imprecisas sobre el asunto. No obstante, por banal que parezca la expresión y su origen, la realidad histórica que hay atrás de ella nos remite a circunstancias complejas y tristes para quienes en la época fueron protagonistas de hechos relativos al encornamiento, real o difamatorio.

La expresión “poner los cuernos” podría tener su origen en el abusivo Ius primae noctis o ‘derecho’ del señor feudal a tener relaciones sexuales con la mujer recién casada de un siervo suyo. En realidad, no se ha encontrado aún en la legislación un derecho tal y es muy probable que fuera un uso y costumbre adquirido con el tiempo. De hecho, hoy este acto sería considerado una abierta violación a la mujer, llamado comúnmente en la edad media, derecho de pernada.[1] Pues bien, este acto venía acompañado de un símbolo. Se cuenta que el señor feudal al llegar de cacería colgaba los cuernos (de ciervo o de buey) en la puerta de la habitación en la que el acto sexual se consumaría y que de allí deriva la famosa expresión, pero de esto realmente no se tienen pruebas.

Lo que si puede decirse con seguridad es que el colgar cuernos a las puertas era una injuria ya castigada en el derecho romano con trabajos forzados de por vida y con la muerte.[2] De hecho, desde la antigüedad grecorromana, los cuernos han tenido un importante significado sexual como puede verse en versos como este de la Antología Palatina[3] (s.VII a.C-V d.C):

“…en tus brazos podrás tener a Diodoro/a tu encuentro iría/con gozo el dulce/Doroteo, que se siente en tus rodillas Calícrates,/te calentaría Dión mientras frota con su mano tu certero cuerno y Ulíades lo descapullaría…”.[4]

En el siglo XIV cuando una mujer adúltera quería volver con su marido -previa pérdida de su dote matrimonial- este tenía que extenderle una carta llamada “carta de perdón de cuernos”, junto a la cual muchos notarios dibujaron enormes cuernos de ciervo que señalan la burla que generaba un gesto de nobleza del marido.[5]

Las canciones y la literatura del medioevo y del renacimiento, están por otra parte, llenas de referencias a los cuernos y a los cornudos. En el Cancionero musical de Palacio (c.1470-1510) por ejemplo, aparecían estas rimas:

“Vinisteis vos, marido/de Sevilla./Cuernos os han nacido/de maravilla./No hay ciervo en esta villa/ de cuernos tales,/que no caben en casa/ni en los corrales”.[6]

En su Tesoro de la lengua castellana, el lexicólogo don Sebastián de Covarrubias se extendía ampliamente en la definición y usos del término y afirmaba entre otras cosas, que es símbolo de la “liberalidad”. En uno de los apartados relata una historia que puede estar relacionada con el llamado ‘derecho de pernada’ y en donde los cuernos son exhibidos por el afectado:

“Lorenzo Vásquez de Acuña, caballero portugués, los traía de oro en la lazada de la toquilla de la gorra, habiéndose pasado a Castilla, porque el rey don Fernando (quien reinó entre 1367 y 1383), hijo del rey don Pedro de Portugal, le había quitado por fuerza a su mujer doña Leonor de Meneses”.[7]

En la Nueva Granada da testimonio del significado del gesto de poner cuernos, el relato de la confusión creada por un mudo en el siglo XVI. En la plaza de Tocaima habían matado a un novillo, fiesta en la que participó un muchacho mestizo sordomudo. Un tal don García de Vargas, al encontrarse en la calle con él, le preguntó que de donde venía, y este poniendo “ambas manos en la cabeza a manera de cuernos”, le hizo pensar mal a don García, quien de manera irreflexiva y arrebatada se fue hacia su casa en donde mató a estocadas a su mujer e hirió a la suegra en el intento de esta por defender a su hija.[8]

 

Precisiones en torno a un proceso criminal (Santafé de Bogotá, 1563)

En la documentación americana no es fácil encontrarse con expedientes criminales que nos ayuden a entender ciertas prácticas de injuria como la postura de cuernos, pero hace pocos días he finalmente ubicado con suerte, un expediente de tal naturaleza. Los sucesos ocurrieron en Santafé de Bogotá en el ya remoto año de 1563.

Este documento de enrevesadísima letra consta de 132 folios, es decir 264 páginas.[9] Es un litigio entre el afectado, Gonzalo Velázquez de Porras, portero de cámara y estrados de la Real Audiencia de Santafé de Bogotá,[10] contra un número considerable de hombres y mujeres: Isabel de Vidagora, una hija suya homónima, Ana Díaz Valera, María o Ana Jara o de Jara, Antonio Gómez de Acosta (mercader portugués),[11] Leonor de Salazar (que vivía en casa de Ana Díaz), otra de apellido Herrera y Bartolomé de la Peña. Como nota al margen, la catalogación del documento adolece de errores graciosos en donde en lugar de decir que los susodichos pusieron “un sartal de cuernos”[12] dice que pusieron “hermosos cuernos” y en donde las relaciones parentales de los culpados son equívocas, así como la fecha del expediente en donde se trocó 1563 por 1593.

El delito denunciado fue la postura de un “sartal de cuernos” (que por el expediente se llega a saber que eran de carnero[13]) en la puerta de la casa de habitación de Velázquez de Porras y su mujer, María de la Sierra, el día doce de febrero en horas de la tarde. La autora intelectual del hecho habría sido Isabel de Vidagora, ayudada materialmente por una india ladina y un niño mestizo de diez años llamado Juanito, servidor de ella, a quienes les mandó a atar esos cuernos que se describen como, “pendientes de una cabuya”.

Las partes participantes en este pleito dieron, sin embargo, versiones totalmente opuestas de los hechos. Para el ofendido, Velázquez de Porras, los cuernos los colgaron a la puerta de su casa por orden de una de las mujeres arriba mencionadas. Para las mujeres implicadas en ese delito, los cuernos los pusieron criados, unos dicen de su misma casa, otros de la de Pero Núñez del Águila[14] por orden de Bartolomé de la Peña, los cuales habrían sido posteriormente lanzados a casa de Ana Díaz.

De la versión que podríamos llamar ‘oficial’, fue Isabel de Vidagora quien mandó a colgar estos cuernos, apoyada por otras mujeres que vivían en casa de Ana Díaz, quien tenía una posada y, quien el día de los hechos, se encontraba enferma y por esto la habría ido a visitar la Vidagora. Se cuenta que después de colgados los cuernos, unos muchachos criados de Porras los quitaron y que las autoras del hecho viéndolo a través de los agujeros de una tapia los mandaron a colgar de nuevo. En ese trance, la Vidagora habría dicho “con grande risa e regocijo”:

“ponedlos bien siendo ansi hasta que venga [el portero] e su mujer que no está en casa que los vea”.[15]

La supuesta frase pronunciada por Isabel de Vidagora resulta de gran riqueza para acercarnos a la dinámica de esta curiosa práctica. Además de poder apreciar la asociación entre risa, burla y justicia popular, emerge la fuerza del rumor y el ‘qué dirán’, porque los cuernos hablaban también de la difusión del cuento por el monasterio de Santo Domingo y otras casas.

Para el portero de la Real Audiencia, Isabel de Vidagora, Leonor de Salazar, Ana de Jara y otra mujer apellidada Herrera, se habrían reunido en casa de Ana Díaz Valera a planear esta maldad porque, “según la pública fama”, estas eran “mujeres sin dueño e que han desamparado sus maridos”,[16] pero la verdad era que al menos tres de ellas, la Vidagora, la Díaz y la Salazar, eran viudas. Por otra parte, estas mujeres se vieron apoyadas por dos personajes prestantes de la ciudad. El nombre de dos de ellos es manifestado en el expediente: Antonio Gómez de Acosta, mercader portugués de ropa y esclavos y posible padre de la hija de la Vidagora y Bartolomé de la Peña, del cual me ocuparé adelante.

Veamos ahora la versión de las acusadas. Cuatro meses y dos semanas después de colgados los cuernos, Isabel de Vidagora, presa en la cárcel real, confesó ante el escribano de cámara de la Real Audiencia que el día que fue a visitar a Ana Díaz vieron a “la mestiza de Porras y la negra que estaban echando cuernos dentro de su casa, a lo que Ana Díaz reprobando el hecho habría expresado que “era gran mal lo que hacían las dichas mestiza e negra de Porras”. A esto agregó que cuando Ana Díaz y la Salazar pasaron frente a la puerta de casa de Sierra, esposa del afrentado, esta les sonrió diciéndoles, “las de putas probadas y alcahuetas y otras palabras injuriosas”[17] y que para afrentarlas más “les echaba los cuernos en casa”,[18] ante lo cual ellas se fueron a quejar con los hombres presentes”.[19]

También se sabe por esa confesión, que Leonor de Salazar creía que los cuernos se los echaban directamente a ella, lo cual dijo llorando. María de la Sierra entre las otras afrentas que le dirigió le habría dicho además que “dejaba su marido vivo en España e que por motejale de cornudo avisó echar allí aquellos cuernos”.[20]

Isabel de Vidagora, quien habría presenciado el intercambio de cuernos y de insultos agregó otras deshonras más entre las transeúntes. María de la Sierra llamó “puta probada a la Salazar”, como declaró en un primer momento, a lo que la Salazar injuriada le habría respondido, “que callase como mala hembra desvergonzada.”[21]

Puestos en escena los dos puntos de vista más notorios y recorridas las imágenes que de la cotidianidad emergen desde el pasado, nos preguntamos, ¿Cuál habría sido realmente el móvil de un delito considerado en su época “atroz y escandaloso” y con el que se infamó en primera instancia a Porras, a su mujer y a su linaje?

Por lo que emerge de varias declaraciones, las rencillas entre vecinas pudieron haber favorecido los hechos. Es probable que María de la Sierra viera con malos ojos a sus vecinas viudas, a quienes consideraba de mala vida y que sus insultos contra ellas las hubieran finalmente decidido a colgarle cuernos al marido. El mismo Porras creía que esa injuria era una forma de propiciar al menos un homicidio, el de su mujer, pues actos como este movían bajos sentimientos ya que indicaban la condición de adúltera de la mujer. El portero declaró en una ocasión la reacción que los cuernos le provocaron: “pulsado de grande ira con el gran dolor de semejante injuria”.[22] Pues bien, según él, la postura de esos cuernos buscaba una reacción violenta, “matase o dejase a mi mujer o cometiese otro delito para verse de mi e della vengados.”[23] Entre las partes se denunciaba “odio particular que me tienen y enojo que han habido con mi mujer y conmigo”.[24]

Este proceso judicial promovido hasta sus últimas consecuencias por el injuriado, el Portero Porras, no llegó a su fin a pesar del empeño tenaz que en él puso. Si bien logró apresar a dos de las mujeres implicadas, a Bartolomé de la Peña y a dos mulatos, el proceso fue suspenso y ni siquiera por orden de la Real Audiencia sino de un tribunal menor que no se aclara en los documentos. Casi todo el expediente está conformado por denuncias y quejas de Porras, en las que parece que la real justicia no había tomado una gran parte -aunque la pesquisa la inició el oidor Melchor Pérez de Arteaga- y en donde hubo interferencias que suponemos provenían del área de influencias que manejaba un personaje notorio como Bartolomé de la Peña.

¿Quién era este hombre que había protegido y escondido a las acusadas del delito de colgar cuernos?

Según Porras, era su “enemigo capital” y un tipo con varios pendientes con la justicia. Por las crónicas de la época se sabe que fue nada menos que escribano del visitador Alonso de Zorita, vínculo que lo involucró en 1550, en la fuga para Cartagena con el ánimo de proteger los expedientes del juicio de residencia que Zorita le seguía al también visitador y juez de residencia, Miguel Díez de Armendariz. En 1560, es decir, tres años antes del caso de los cuernos, estaba preso en la cárcel de Santafé. En 1561 aparece como testigo en un juicio de residencia con el cargo de factor y ya para 1564 se había convertido en fiscal de la Real Audiencia y más adelante en procurador general.[25]

La mala fama de la Vidagora también tenía su historia, pues según Porras, ella y su hija también habían sido implicadas y no juzgadas en otro delito: “el del sambenito y cuernos que pusieron en la picota desta ciudad[26] en perjuicio de Juan Alemán”,[27] delito del cual la Vidagora se burlaba diciendo que también ese delito, habían querido achacárselo a ella.

Para Porras, por el contrario, eran delitos de suma gravedad que debían ser castigados e insistía en que se prosiguiera en esta causa con todo rigor aprovechando que ya estaban presos, procediendo “a cuestión de tormento e tormentos como la verdad se averigüe por todas vías posibles obviando no se multipliquen más delitos ni los hombres se desasosieguen y pierdan como ya lo han hecho algunos por causas semejantes y otros consigan muerte como fue el capitán Melgarejo de pasión y enojo de la afrenta que se hizo a su suegro”.[28]

Este caso judicial ayuda a develar no sólo la práctica de colgar cuernos sino también sambenitos. Apreciamos una serie de pasiones que involucraban a los “enemigos capitales”[29] y cómo sus rencillas personales lograban afectar el buen desenlace de los procesos. Es evidenciada también, la fragilidad de la justicia en los primeros tiempos de su instauración en América y la cantidad de delitos pasionales en el que ya algunos habían perdido la vida.

Asimismo, el delito de poner cuernos emerge desde el pasado profundo para mostrarnos las intensas pasiones y complejidades de la vida cotidiana y para revelarnos cómo y por qué este tipo de transgresiones eran consideradas delitos criminales. Un gesto que parecía burlesco pero que a la vez evidenciaba un adulterio, implicaba para el agraviado una injuria en la que se veía involucrado su honor y el de su familia, mismo que podía ser capaz de provocar reacciones mayores y de naturaleza aún más criminal como el homicidio. No por nada el portero Velázquez de Porras pedía para los ofensores severas penas como la pena de muerte o el destierro, castigos que nunca le fueron concedidos. La suspensión del proceso no nos permite saber más de lo hasta aquí expuesto, pero al menos nos da la oportunidad de acercarnos a una práctica cotidiana poco historiada hasta ahora.

 

[1] Sobre este tema trata Carlos Barros en su artículo “Rito y violación: derecho de pernada en la Baja edad media” en Historia social, n.16, 1993, pp.3-18.

[2] Francesco Carrara, Programa de derecho criminal. V.3. Bogotá, Temis, 1959, p.245.

[3] La antología palatina es una colección de poemas y epigramas griegos descubierta en 1606 en la Biblioteca palatina de Heildelberg.

[4] Poemas de amor efébico: Antología palatina, libro XII. Ed. Ramiro González Salgado. Madrid, Akal, 2011, p.116.

[5] Ricardo Córdoba de la Llave, “Adulterio, sexo y violencia en la Castilla medieval” en Espacio, tiempo y forma. Historia moderna, t.7, 1994, p.166.

[6] José María Alin, “Bajo la bandera de San Marcos” en Pedro M. Piñero Ramírez, ed., De la canción de amor medieval a las soleares. Profesor Manual Alvar in Memorian. Sevilla, Fundación Machado-Universidad de Sevilla, 2004, p.15.

[7] Sebastián de Covarrubias, Tesoro de la lengua castellana,1611, p.256.

[8] Juan Rodríguez Freyle, El Carnero. Bogotá, Panamericana, 1999, p.195-196.

[9] Se encuentra en el Archivo General de Colombia (AGNC), Criminales-Juicios: SC 19.

[10] De este portero habla Rodríguez Freyle en el capítulo XIV, pero equívocamente dice que su nombre de pila era Gregorio. En 1579 pidió traer a su hermana viuda de 60 años desde Sevilla y se le concedió, p.170. Gonzalo Velázquez de Porras fue alguacil menor de Santafé, alcaide de su cárcel varias veces y portero de la Real Audiencia la mayor parte de su vida. En 1598 sigue ocupando este cargo y demanda que no se le han pagado sus salarios provenientes de las condenaciones de cámara y estrados. AGI, Santafé 128, n.30.

[11] Por una demanda por pesos que interpuso en el año de 1561 se sabe que era mercader de ropa y esclavos. AGNC, Criminales-Juicios: SC 19, 9, D.9.

[12] Por la postura de un “sartal de cuernos” un esposo mató a su mujer en la ciudad de Zamora hacia el año de 1570. Cesáreo Fernández Duro, Memorias históricas.

[13] AGNC, ibid, f.50.

[14] Un Pedro Núñez del Águila aparece como autor de una obra titulada Coloquio de los ociosos que relataba sucesos del Nuevo Reino de Granada y que fue dedicada a doña María de Ondegardo y Zárate, esposa del presidente Andrés Díaz Venero de Leiva, impreso en España en 1590. José Toribio Medina, Biblioteca Hispanoamericana.

[15] AGNC, ibid, f.28v.

[16] AGNC, ibid, f.22r.

[17] AGNC, ibid, f.46v.

[18] AGNC, ibid, f.46v.

[19] AGNC, ibid, f.46v.

[20] AGNC, ibid, f.47v.

[21] AGNC, ibid, f.47v.

[22] AGNC, ibid, f.20r.

[23] AGNC, ibid, f.28r.

[24] AGNC, ibid, f.28r.

[25] Estos datos pueden constatarse en Picón Parra, Roberto. Fundaciones, primeros moradores y familias coloniales de Mérida (1558-1810). 4 tomos. Caracas, Biblioteca de la Academia de Historia, 1988. T.3, p.135-136.

[26] Un caso similar sucedió en la villa de Tamara en España, en donde se colgaron en la horca unos libelos y unos cuernos. AGI, Simancas, 1519.

[27] AGNC, ibid, f.66. En este mismo periodo había un cura doctrinero de Chiquinquirá y Suta llamado Juan Alemán Leguizamón que podría ser la misma persona, aunque no tenemos herramientas mayores para afirmarlo. Por otra parte, el portero Porras tenía un hijo clérigo de nombre Juan Velázquez de Porras, mestizo y que sabía “lengua de indios”. En 1592 se encontraba intercediendo por su hijo para que se le concediera un beneficio eclesiástico: “aunque es mestizo por las buenas partes que concurren en su persona pretende ser presentado a un beneficio”. AGI, Santafé 127, n.33, f.2r. Esto confirma que su esposa no era española y si probablemente mestiza o incluso india.

[28] AGNC, ibid, f.66.

[29] De este importante concepto nos ocuparemos en próxima oportunidad.

Natalia Silva Prada

Especialista en historia cultural del periodo colonial americano. Su último libro se titula Los 'Reinos de las Indias' y el lenguaje de denuncia política en el mundo Atlántico (s.XVI-XVIII), Amazon and CreateSpace, 2014. Otros libros de su autoría y sus artículos de investigación científca pueden consultarse en https://loc.academia.edu/Natalia Silva Prada Además de este blog es autora del blog "Paleografías americanas": http://paleografi.hypotheses.org y del blog de gastronomía histórica "Love cooking, love History": http://blogs.eltiempo.com/love-cooking-love-history/

More Posts - Website