Archivo de la etiqueta: abusos a la mujer

Mundus Alter 19: Crueldad sexual masculina, patriarcalismo y denuncia femenina en la Gobernación de Popayán, 1709-1714 por Héctor Manuel Cuevas Arenas

 Mundus Alter ha vuelto. En esta ocasión nos colabora con una entrada el novel doctor en Historia de los Andes, Héctor Manuel Cuevas Arenas. Héctor es un joven estudioso de la cultura política india de la gobernación de Popayán y en esta ocasión nos presenta un par de casos sobre la violencia doméstica india y sus significados a principios del siglo XVIII. Sus estudios y publicaciones pueden consultarlos al final de esta entrada.

Crueldad sexual masculina, patriarcalismo y denuncia femenina en la Gobernación de Popayán, 1709-1714.

 Por Héctor Manuel Cuevas Arenas

 

[…] más cuando [usted] conoce la tiranía y crueldad con que tratan sus mujeres los indios de este pueblo, pues dicen que somos más que sus esclavas […] y juntos todos los indios pretenden que las pobres mujeres casadas [ilegible] vivamos en el continuo martirio de azotes, palos, y golpes, no busquemos remedio ni recurso[…][1]

Teresa Gallegos, quien pidió que le escribieran estas palabras, era una india casada en el pueblo de Roldanillo con Juan Mama, también indio y familiar de los caciques de la localidad. Ambos tenían  una hija llamada Francisca, así como un matrimonio infeliz, ya que estaba plagado de maltratos, infidelidades por parte de Mama, y lo más doloroso, presuntamente hubo relaciones incestuosas entre él y Francisca. Hubo otra india que se hermanaba con Teresa, al compartir algunas de sus desgracias: Sebastiana Mendoza, que estaba casada con don Timoteo Motoa, hermano del indio gobernador del pueblo, y de la misma manera vivía ultrajada, al llevársela a espacios solitarios para amarrarla y pegarle, porque “[…] ella no tenía boca para hablar de sus mancebas”[2].

A pesar de sus vicisitudes, tuvieron la iniciativa para denunciar a sus esposos ante los curas de turno, quienes llevaron estos pleitos a la sede del obispado, en la ciudad de Popayán, a casi una semana de distancia a pie. En el acto de pedir castigo para los pecados de los que fueron víctimas movilizaron sus recursos, acudieron a testigos y creyeron en una justicia sustentada en un órden social que a luz de hoy sería inequitativo: la presencia de la esclavitud, la subordinación de los indios y el sometimiento de los pobres eran unos principios que en aquel entonces no se discutían, pero de los cuales se hablaba mucho en los tribunales a través de las denuncias contra personas concretas. Era una sociedad jerarquizada y heterogénea, donde una de sus bases era el patriarcalismo en todos sus niveles: desde la cotidianidad de las relaciones de pareja, pasando por la condición de inferioridad dada a los indios y libres, y terminando en el discurso sobre el gobierno de la época, donde el rey era como un pater familias de sus vasallos.

El paternalismo, o la visión de que los subordinados – hombres y mujeres- debían estar protegidos por un padre, un patrón, padrino (véase la raíz de estas palabras) o un cura, era uno de los sustentos del poder en dicho contexto, ya que en él se sintetizaban otros principios como la lealtad, la caridad cristiana y la obediencia. Cabe recordar que dicho lenguaje político era un lenguaje moral y religioso, donde la superioridad de los hombres estaba justificada desde el Génesis, con el mito de Adán y Eva. Además, los gobernantes debían dar “buen ejemplo” a sus subordinados y reconducirlos por la senda del bien cuando fuera necesario.

Posiblemente esto se vería como “una prisión” jurídica y social para las mujeres, y más para las indias, pero la revisión de fuentes de archivo y las contribuciones de distintos historiadores permiten relativizar esta imagen. El aporte que vamos a usar en esta ocasión es el dado por Steve Stern, denominado “pacto patriarcal disputado”.[3] Éste consiste en que hombres y mujeres compartían unos puntos que condicionaban los roles de género y de ahí, los comportamientos, la provisión económica, la sexualidad y las expectativas sobre los hechos de “ser hombres” y “ser mujeres”: unos debían proteger a sus mujeres y familias, dando buen trato y ejemplo, mientras que las otras debían ser obedientes y recatadas, pero también tenían como obligación el cuidar de su unidad familiar.

El discurso y la realidad del paternalismo daban márgenes de acción contra lo considerado injusto y lesivo para el hogar y la moral de la comunidad.  Por ello, Francisca, la hija de Teresa, mencionó los vejámenes que le hacía su padre: “penetrándola su bajo natural y le quitó su virginidad, rompiéndola y que en otras ocasiones lo consumo y siempre fue contra su voluntad con la fuerza de ser su padre y que le daba golpes y la atormentaba”.[4] Juan Mama trasgredía su papel de padre y proveedor para convertirse en un “tirano” cruel y caprichoso, que contaminaba al pueblo con sus pecados.

Don Timoteo Motoa también era incestuoso con una sobrina política, llamada María de la Cruz, la cual estaba dentro del conjunto de sus públicas mancebas. Del mismo modo, había violado a una joven, por lo que fue castigado por el corregidor del Pueblo.[5] Los pecados de esta índole y la crueldad de los indios casados del pueblo, al juzgar por estas denuncias, habían hecho que Teresa describiera el pésimo panorama que abre este escrito, donde aparentemente todos se ponían de acuerdo para maltratar a sus esposas, disfrutar a sus mancebas y vivir en pecado. Algunos detalles más puntuales los dio Sebastiana Mendoza, cuando mencionó que el indio gobernador, su cuñado, trató de mediar en el asunto, pero para evitar que el escándalo fuera conocido por fuera del pueblo y por otras autoridades. Esto hizo que ella pidiera escribir que “aunque muera, las pobres mujeres [suframos] los rigores de sus castigos, tengamos boca para hablar y quejarnos”, lo que según ella, enfureció al indio gobernador: “[…] todos los indios de este pueblo están convocados por el gobernador don Gregorio Motoa, hermano del dicho don Timoteo, contra mí y tiran a vencerme para tener con todas las manos libres y hacer sus atrocidades con sus mujeres”. [6]

La reproducción era un asunto colectivo, por eso, una autoridad del pueblo, don Cristóbal Mama, dijo de los problemas entre Sebastiana y Juan se pudieron originar en que no tenían hijos, y que como pareja, “no tenían nada que perder” por esa condición.[7]

Así fuera una estrategia retórica, la de convertir un asunto personal y familiar en colectivo, lo que muestran estas denuncias son las grietas del paternalismo en el pueblo a través de los malos procederes de sus hombres. No se discute la subordinación de ellas como indias y mujeres, pero sí la usaban como un argumento para solicitar protección de sus parejas, familiares, vecinos y autoridades, desde una reciprocidad en los roles masculinos de provisión de recursos y representación, respecto a lo familiar y de su cuidado, el cual era atribuido a las mujeres. Hacían ver que el patriarcalismo era un pacto asimétrico, pero justo. El orden político era la reproducción del orden familiar y de su ansia de estabilidad.[8] Por eso, un ataque a la familia era un atentado contra el cuerpo político local y general.

Sin embargo, la violencia de los hombres podría explicarse en el sentimiento de venganza por los reclamos de sus mujeres, y el hecho que quisieran estar por fuera de su tutela. La venganza como acto político, en el sentido de estrecha relación con los sentimientos y las pasiones, hacía parte de la justicia retributiva.[9] La búsqueda del desagravio por medios violentos era parte de un teatro del poder local y de disputas por el reconocimiento a nivel comunitario, pues los espectadores de dichas acciones por lo general se destacaban por la cercanía social y espacial respecto a los actores del suceso.

Estas dos denuncias son una pequeña ventana hacia al pasado, ya que las tragedias personales constituyen una excusa para indagar por el sentido sobre el deber ser, lo hecho y cómo eran procesados sus conflictos. A través de ellas, se puede reconstruir parcialmente la vida marital, junto a las nociones sobre la justicia, el matrimonio y los roles de género. Tal vez ello permita entender algunos de los problemas e inequidades entre parejas que aparecen en los medios de comunicación y redes sociales actualmente.

Como epílogo de estas dos historias cruzadas, el caso de Teresa Gallegos con su marido continuó en Popayán y lastimosamente los folios donde está dicha información son ilegibles. En el otro, excomulgaron a Timoteo, quien parece que huyó hacia las montañas del Chocó y el juez dio una medida de protección a Sebastiana.

Citas:

[1] Denuncia de Teresa Gallegos en contra de su marido, Juan Mama. Roldanillo, 1709. Archivo General de la Nación (Colombia), Archivo Arzobispal de Popayán, legajo 4121, folio 6.

[2] Manceba: mujer que tenía una relación de pareja por fuera del matrimonio, por lo tanto, era ilícita pero era una realidad permitida en muchos contextos. Véase el término “amancebarse” en el diccionario de la Real Academia Española http://dle.rae.es/srv/fetch?id=2D8nlH1 . La cita textual es de la denuncia de Sebastiana Mendoza. Roldanillo, 1714. Archivo General de la Nación (Colombia), Archivo Arzobispal de Popayán,  legajo 3177, folio 3.

[3] Stern, Steve. La historia secreta del género. Mujeres, hombres y poder en México en las postrimerías del periodo colonial. México D. F., Fondo de Cultura Económica, 1999. Páginas 150-167.

[4] Denuncia de Teresa Gallegos en contra de su marido, folios 3v-4r.

[5] Denuncia de Sebastiana Mendoza, folios 12-13.

[6] Denuncia de Sebastiana Mendoza, folio 4.

[7] Denuncia de Sebastiana Mendoza, folio 8.

[8] Zúñiga, Jean – Paul. “Clan, parentela, familia, individuos ¿qué métodos y qué niveles de análisis?” Anuario del IEHS 15, p. 59, 2000.

[9] Silva Prada, Natalia. La Política de una Rebelión: Los Indígenas Frente al tumulto de 1692 en la Ciudad de México. México D.F.: El Colegio de México, 2007, p. 64.

SOBRE EL AUTOR:

Héctor Manuel Cuevas Arenas es Doctor en Historia de los Andes por FLACSO, sede Ecuador (2018). Tiene una Maestría en Historia de la Universidad del Valle (2010) y una Licenciatura en Historia en la Universidad del Valle (2004) . Es docente de tiempo completo de la Universidad Santiago de Cali, Su especialidad es la Historia colonial de los pueblos indígenas, la historia regional y de comienzos del siglo XX. Algunas de sus publicaciones son: “De caciques hereditarios a alcaldes y mandones electos. Legitimidad del poder local en los pueblos de indios constituidos con una base étnica, en el valle del río Cauca (1675-1800)” en la revista Historelo  vol. 9, fascículo 18 (2017),  “Visiones y representaciones sobre la transformación urbana de Buga (Colombia), 1900-1937” en la misma revista, Vol. 8, fascículo 16 (2016). Los indios en Cali: siglo XVIII, libro publicado por la universidad del Valle (2012) y La república de indios: un acercamiento a las encomiendas, mitas, pueblos de indios y relaciones interestamentales en Cali, siglo XVII,  libro editado por el Archivo Histórico de Cali (2005).

Cómo citar esta entrada:

Cuevas Arenas, Héctor Manuel. “Crueldad sexual masculina, patriarcalismo y denuncia femenina en la Gobernación de Popayán, 1709-1714” en Blog Los reinos de las Indias en el Nuevo Mundo. Sección Mundus Alter. Entrada del 25 de julio de 2018. URL: http//losreinosdelasindias.hypotheses.org/1312

 

Natalia Silva Prada

Especialista en historia cultural del periodo colonial americano. Su último libro se titula Los 'Reinos de las Indias' y el lenguaje de denuncia política en el mundo Atlántico (s.XVI-XVIII), Amazon and CreateSpace, 2014. Otros libros de su autoría y sus artículos de investigación científca pueden consultarse en https://loc.academia.edu/Natalia Silva Prada Además de este blog es autora del blog "Paleografías americanas": http://paleografi.hypotheses.org y del blog de gastronomía histórica "Love cooking, love History": http://blogs.eltiempo.com/love-cooking-love-history/

More Posts - Website

Libelos y pasiones: el otro mundo de los encomenderos

Anserma, 1565. Santafé de Antioquia, 1575

Los encomenderos de la primera época de la colonización americana son recordados sobre todo por sus crueles hazañas como capitanes de conquista y por los posteriores abusos en que incurrieron contra la población de origen indio de la cual usufructuaron trabajo obligatorio e incluso en un periodo muy temprano, trabajo esclavo.

Menos conocido es que estos personajes se hubieran involucrado en la injuriosa práctica de denigrar a sus congéneres y colegas de conquista, a través de la difusión de pasquines o libelos infamatorios. Para la región novohispana y peruana hemos referido algunos casos que pueden ser consultados en un capítulo de mi libro “Los reinos de las Indias” y el lenguaje de denuncia política,[1] pero para el Nuevo Reino de Granada la historización general de estos hechos se encuentra aún pendiente.

El caso del que vamos a dar cuenta en esta ocasión involucra a varios encomenderos del actual noroccidente de Colombia: Francisco Alférez, Francisco Díaz y Lucas de Ávila.

El libelo que estudiaremos aquí forma parte de los que ha clasificado Fernando Bouza para España como “libelos de vecinos”. Con esta expresión el autor se refería exclusivamente a los libelos que entre sí se dedicaban los vecinos de las ciudades del mundo moderno y que estaban relacionados con parte de la cultura popular letrada. Esta expresión apareció por primera vez en su libro Corre manuscrito[2] en 2001 y la volverá a usar en su libro Papeles y opinión en 2008.[3]

Los libelos de vecinos, como otros de naturaleza política, eran manuscritos en los que se deshonraba a terceros con opiniones que no siempre eran falsas. Esos papeles se hacían públicos para enterar a otras personas de conductas irregulares de los injuriados y para ello los hacían visibles pegándolos en las puertas de sus casas, tirándolos en las calles o en las plazas y hasta colgándolos en la horca. El pretexto era denunciar vicios y malas prácticas, pero atrás de ellos siempre había mucho motivos relacionados con la complejidad de las interrelaciones sociales.

El primer libelo de vecinos del Nuevo Reino de Granada del que se encuentra un rastro documental[4] y que no obedece aparente y directamente a razones políticas, fue arrojado en la plaza pública y muy cerca de la casa del injuriado en la población de Anserma en el año de 1565. Según denuncia el propio agraviado, él mismo lo encontró y en el libelo acusaban a su mujer de adúltera. El capitán Francisco Díaz los habría injuriado a él, a su mujer y al capitán Lucas de Ávila al decir que

el dicho capitán Lucas de Ávila es rufián de la dicha mi mujer haciéndola adúltera con otras palabras feas y de injuria.[5]

Era tan seria la acusación y el pleito tan intenso, que Francisco Díaz firmó el libelo, algo no tan común en ningún momento, y según Alférez, admitió su delito: “dijo e confesó haberla escrito y así parecía firmado de su nombre”.[6]

El injuriado negaba la posibilidad de esta tremenda acusación, aduciendo que el capitán Ávila era su compadre y que, al contrario, Díaz era su “enemigo capital”. Lo consideraba culpable de infamarlos, por lo cual pedía la pena de muerte para él. No dudaba (en apariencia, como veremos) de su mujer ni del otro capitán en tanto la fama de Díaz lo inculpaba aun más. Lo acusaba de haber puesto otros libelos y de ser un asesino:

“El dicho Francisco Díaz ha fecho y cometido este delito porque es un hombre que ha cometido otros muy graves y atroces teniendo costumbre de los facer e cometer como lo hizo en los libelos infamatorios que se echaron en la dicha ciudad contra Vicente de Tamayo en lo cual fue consorte y receptador de el dicho delito y asi mismo fue y es culpado en la muerte de Pablo Blasco mercader […]”.[7]

Francisco Alférez en sus acusaciones denunciaba a su injuriante como alguien que estaba enemistado con la mayor parte de la “república de la dicha ciudad” y quien se había acostumbrado a la práctica denigratoria porque sus anteriores crímenes no fueron castigados. Este problema de la laxitud de la justicia, lo había ya denunciado dos años atrás en Santafé del Bogotá el portero de la Real Audiencia, quien también como vimos en un caso anterior, había sido denigrado con la postura de cuernos en la puerta de su casa de habitación. (Veáse la entrada De cuernos y “putas probadas” http://losreinosdelasindias.hypotheses.org/1207)

Este caso, más allá de la denuncia de infidelidad, es de gran interés porque los injuriados y pasquinista salen muy pronto del anonimato y porque sus vidas ayudan a configurar un panorama intrincado de la cotidiana violencia del siglo XVI. Todos ellos fueron capitanes de conquista y en el momento de la publicacion del pasquín, todos gozaban del título de encomenderos. De todos ellos hay expedientes que por otros motivos nos permiten enterarnos de quiénes eran y cuales habían sido sus hazañas o también, cuales delitos cometerían antes o después de 1565.

http://www.britishmuseum.org/join_in/using_digital_images/using_digital_images.aspx?asset_id=261471001&objectId=662793&partId=1

Francisco Alférez, el ofendido, tenía a sus espaldas una historia de violencia doméstica que había sido descubierta por su propia mujer. Mientras que su imagen pública política era notable y respetable, procurador y alcalde ordinario en varios periodos, la doméstica no. Su mujer, Leonor Maldonado, era una viuda rica antes casada con otro capitán de conquista. Ella lo había denunciado por maltratamientos que casi la llevan a la muerte. Las denuncias ocurrieron en 1576, once años después de la postura del pasquín, pero en el expediente que se abrió en aquella ocasión, se hacía mención de los “celos” que habrían llevado al maltratamiento. Leonor de Maldonado recordaba que su marido la habría maltratado ocho años atrás, es decir, en 1568. No estamos seguros de que esa situación específica fuera la consecuencia directa del pasquín, que había aparecido tres años antes, pero tampoco puede descartarse la posibilidad de que ese escrito malicioso hubiera ocasionado los maltratos descritos por Leonor y que fueron protagonizados por su marido:

“casi perdido el juicio de los celos y entendiendo convenir a su honra la puso en estado de muerte por diversas veces”.[8]

En aquella ocasión y buscando protegerla, uno de los hijos de Leonor se la llevó de Anserma a Cartago, en donde la dejó bajo protección (o en depósito como se decía en la época) del capitán Diego de Alameda, quien la alojó en su posada.

Este caso debió dar mucho de que hablar en su época y levantó también, mucho polvo. En 1575, diez años después de colocado el primer pasquín, se publicó otro contra Álferez en el que se dio a conocer la riña y denuncia por los maltratos a su esposa. En las tapias de la casa de Juanes de Zabala, ubicada en la esquina de la plaza de Santafé de Antioquia se pegó dicho pasquín.

Esa nueva injuria derivó en nuevas venganzas. Alférez a raíz de eso acusó del asesinato del gobernador don Andrés de Valdivia[9] al capitán Bartolomé Sánchez Torreblanca, yerno de quien habría puesto el segundo pasquín: Rodrigo de Carvajal.

Pero los problemas no cesaban nunca. También en 1571 Francisco Álferez tuvo que enfrentar a la justicia de la Villa de Santafé de Antioquia cuando fue implicado en la muerte de un indio de su encomienda llamado Gonzalo. Se le acusó de haberlo matado a golpes por presentarse en estado de embriaguez a dar cuenta de una india fugada. Mientras era alcalde, desterró de la villa a Jerónimo de Torres, hombre principal, aduciendo que era vagabundo.

En 1577 la emprendió contra el tesorero Antonio de Tovar, a quien sin medirse, injurió de palabra. Primero amenazó con sacarlo arrastrado de la Iglesia por el puesto que ocupaba en ella, y luego, cuando le recordaron que él podía ocupar un lugar de dignidad en el espacio sacro porque también el alcalde era regidor perpetuo, respondió: “claro, era que no me acordaba que era regidor perputo”.[10] Finalmente, sabemos también que en 1579 había un expediente abierto contra él por homicidio.

Francisco Díaz, el pasquinista o libelante, es tildado por el propio Alférez como un fascineroso, incorregible, soberbio y acostumbrado a “meter disensiones”. Diez años después, fue acusado por el cacique indio de Taqueya de increibles abusos físicos propiciados contra él y las indias de su parcialiad.[11] Díaz lo habría encerrado en su propia casa, desnudado y colgado en una “tijera” boca abajo. Alférez lo acusaba asimismo de haber participado en la muerte de un tal Pablo Blasco.

Lucas de Ávila había sido colonizador de las tierras de Anserma y Chocó y alférez de Anserma. Aunque tuvo algunos líos de minas, tierras y aguas en Anserma, fue más bien víctima de Andrés de Valdivia, quien gestionó para sí mismo la nueva gobernación de Antioquia que se habría habido de solicitar para que la ocupara Ávila, cuando fue enviado a España como Procurador ante la Corona.

Libelos de vecinos como el difundido contra el capitán Francisco Alférez, se convertían en un detonante de pasiones y tensiones largo tiempo albergadas en los cuerpos de sus protagonistas. La acusación de infidelidad de Leonor Maldonado parece palidecer frente al cúmulo de otra serie de atropellos que van cobrando mayor importancia y desdibujando el sentido mismo de los libelos. Las querellas presentes y pasadas van desfilando al ritmo de las pasiones. Querellas y pasiones que se hubieran quedado enterradas en la desmemoria del tiempo de no haber sido justamente, reveladas por los libelos, escrituras marginales que merecen ser historiadas como parte del conocimiento de la historia cultural neogranadina.

Estas historias nos ayudan a visualizar también, un relato que trasciende a los que atendían sobre todo los viejos cronistas. No todos los males de regiones mineras y ganaderas como Arma, Anserma o Santafé de Antioquia eran culpa de las incursiones que a partir de 1560, emprendieron los “barbaros” nativos, los noanamaes, zitaraes, chocoes, chancos, pijaos y otros.[12] Los expedientes de los dos Franciscos son aterradoramente oscuros, y es difícil saber a estas alturas, cuál de los dos, la víctima o el victimario del pasquín era el más “calavera”.

 

 

[1] Véase el capítulo “Crítica política en palabras injuriosas: Pasquines y contrapasquines del siglo XVI”.

[2] Fernando Bouza. Corre manuscrito. Una historia cultural del Siglo de Oro. Madrid, Akal, 2001.

[3] Fernando Bouza. Papeles y opinión. Políticas de publicación en el siglo de oro. Madrid, Consejo Superior de investigaciones científicas, 2008.

[4] Veremos adelante que ya se habían puesto pasquines contra Vicente Tamayo, aunque no conocemos su contenido.

[5] AGNC, Criminales (Juicios):SC. 19Criminales (Juicios):SC. 19

[6] Ibid. De este caso solo poseemos la denuncia, no existe el proceso judicial, si es que se siguió.

[7] AGNC, Criminales (Juicios):SC. 19Criminales (Juicios):SC. 19

[8] Ibid.

[9] Valdivia fue muerto a manos de los indios nutabes en el valle de Guarcama, pero se presumía que el capitán Bartolomé Sánchez Torreblanca, los habría instigado.

[10] Algunos pormenores de la vida de Francisco Alférez son referidos con detalle en el libro de William Jaramillo Mejía, Antioquia bajo los Austrias. Instituto de cultura hispánica, 1996.

[11] AGNC, Colonia, Encomiendas:SC.25.

[12] Como narra Juan de Velasco en su Historia del reino de Quito.

Natalia Silva Prada

Especialista en historia cultural del periodo colonial americano. Su último libro se titula Los 'Reinos de las Indias' y el lenguaje de denuncia política en el mundo Atlántico (s.XVI-XVIII), Amazon and CreateSpace, 2014. Otros libros de su autoría y sus artículos de investigación científca pueden consultarse en https://loc.academia.edu/Natalia Silva Prada Además de este blog es autora del blog "Paleografías americanas": http://paleografi.hypotheses.org y del blog de gastronomía histórica "Love cooking, love History": http://blogs.eltiempo.com/love-cooking-love-history/

More Posts - Website