Archivos de la categoría injurias

De cuernos y “putas probadas”: los vestigios de un proceso criminal en Santafé de Bogotá (1563)

Del documento transcrito por Roberto J. González Zalacaín en Revista Digital de la Gomera

 

Relación histórica entre “poner los cuernos” y “colgar los cuernos”

En lengua española y también en otros idiomas, es común la expresión “poner los cuernos” para referirse a la infidelidad de uno de los miembros de una pareja. Pero si bien esta tan común expresión es conocida por todos, menos conocido es el origen de la misma y la relación de ella con una práctica de injuria cuyo uso se extendió hasta el siglo XIX y cuyos vínculos nos interesa discutir aquí a raíz del hallazgo que he hecho de un expediente criminal.

Si actualmente ponerle los cuernos a alguien parece una metáfora, en la antigüedad, el renacimiento y el mundo moderno esta no era simplemente una expresión. De hecho, los cuernos se usaron para ofender de obra a alguno a quien se le colgaban físicamente cuernos de buey o de otro animal cornudo en la puerta de su casa, donde pudieran ser bien vistos por los transeúntes.

Quienes actualmente tienen curiosidad por conocer el origen de esta expresión y han escrito algo en periódicos o blogs, tocan de manera superficial y anecdótica el asunto, llegando a dar algunas puntadas contradictorias o imprecisas sobre el asunto. No obstante, por banal que parezca la expresión y su origen, la realidad histórica que hay atrás de ella nos remite a circunstancias complejas y tristes para quienes en la época fueron protagonistas de hechos relativos al encornamiento, real o difamatorio.

La expresión “poner los cuernos” podría tener su origen en el abusivo Ius primae noctis o ‘derecho’ del señor feudal a tener relaciones sexuales con la mujer recién casada de un siervo suyo. En realidad, no se ha encontrado aún en la legislación un derecho tal y es muy probable que fuera un uso y costumbre adquirido con el tiempo. De hecho, hoy este acto sería considerado una abierta violación a la mujer, llamado comúnmente en la edad media, derecho de pernada.[1] Pues bien, este acto venía acompañado de un símbolo. Se cuenta que el señor feudal al llegar de cacería colgaba los cuernos (de ciervo o de buey) en la puerta de la habitación en la que el acto sexual se consumaría y que de allí deriva la famosa expresión, pero de esto realmente no se tienen pruebas.

Lo que si puede decirse con seguridad es que el colgar cuernos a las puertas era una injuria ya castigada en el derecho romano con trabajos forzados de por vida y con la muerte.[2] De hecho, desde la antigüedad grecorromana, los cuernos han tenido un importante significado sexual como puede verse en versos como este de la Antología Palatina[3] (s.VII a.C-V d.C):

“…en tus brazos podrás tener a Diodoro/a tu encuentro iría/con gozo el dulce/Doroteo, que se siente en tus rodillas Calícrates,/te calentaría Dión mientras frota con su mano tu certero cuerno y Ulíades lo descapullaría…”.[4]

En el siglo XIV cuando una mujer adúltera quería volver con su marido -previa pérdida de su dote matrimonial- este tenía que extenderle una carta llamada “carta de perdón de cuernos”, junto a la cual muchos notarios dibujaron enormes cuernos de ciervo que señalan la burla que generaba un gesto de nobleza del marido.[5]

Las canciones y la literatura del medioevo y del renacimiento, están por otra parte, llenas de referencias a los cuernos y a los cornudos. En el Cancionero musical de Palacio (c.1470-1510) por ejemplo, aparecían estas rimas:

“Vinisteis vos, marido/de Sevilla./Cuernos os han nacido/de maravilla./No hay ciervo en esta villa/ de cuernos tales,/que no caben en casa/ni en los corrales”.[6]

En su Tesoro de la lengua castellana, el lexicólogo don Sebastián de Covarrubias se extendía ampliamente en la definición y usos del término y afirmaba entre otras cosas, que es símbolo de la “liberalidad”. En uno de los apartados relata una historia que puede estar relacionada con el llamado ‘derecho de pernada’ y en donde los cuernos son exhibidos por el afectado:

“Lorenzo Vásquez de Acuña, caballero portugués, los traía de oro en la lazada de la toquilla de la gorra, habiéndose pasado a Castilla, porque el rey don Fernando (quien reinó entre 1367 y 1383), hijo del rey don Pedro de Portugal, le había quitado por fuerza a su mujer doña Leonor de Meneses”.[7]

En la Nueva Granada da testimonio del significado del gesto de poner cuernos, el relato de la confusión creada por un mudo en el siglo XVI. En la plaza de Tocaima habían matado a un novillo, fiesta en la que participó un muchacho mestizo sordomudo. Un tal don García de Vargas, al encontrarse en la calle con él, le preguntó que de donde venía, y este poniendo “ambas manos en la cabeza a manera de cuernos”, le hizo pensar mal a don García, quien de manera irreflexiva y arrebatada se fue hacia su casa en donde mató a estocadas a su mujer e hirió a la suegra en el intento de esta por defender a su hija.[8]

 

Precisiones en torno a un proceso criminal (Santafé de Bogotá, 1563)

En la documentación americana no es fácil encontrarse con expedientes criminales que nos ayuden a entender ciertas prácticas de injuria como la postura de cuernos, pero hace pocos días he finalmente ubicado con suerte, un expediente de tal naturaleza. Los sucesos ocurrieron en Santafé de Bogotá en el ya remoto año de 1563.

Este documento de enrevesadísima letra consta de 132 folios, es decir 264 páginas.[9] Es un litigio entre el afectado, Gonzalo Velázquez de Porras, portero de cámara y estrados de la Real Audiencia de Santafé de Bogotá,[10] contra un número considerable de hombres y mujeres: Isabel de Vidagora, una hija suya homónima, Ana Díaz Valera, María o Ana Jara o de Jara, Antonio Gómez de Acosta (mercader portugués),[11] Leonor de Salazar (que vivía en casa de Ana Díaz), otra de apellido Herrera y Bartolomé de la Peña. Como nota al margen, la catalogación del documento adolece de errores graciosos en donde en lugar de decir que los susodichos pusieron “un sartal de cuernos”[12] dice que pusieron “hermosos cuernos” y en donde las relaciones parentales de los culpados son equívocas, así como la fecha del expediente en donde se trocó 1563 por 1593.

El delito denunciado fue la postura de un “sartal de cuernos” (que por el expediente se llega a saber que eran de carnero[13]) en la puerta de la casa de habitación de Velázquez de Porras y su mujer, María de la Sierra, el día doce de febrero en horas de la tarde. La autora intelectual del hecho habría sido Isabel de Vidagora, ayudada materialmente por una india ladina y un niño mestizo de diez años llamado Juanito, servidor de ella, a quienes les mandó a atar esos cuernos que se describen como, “pendientes de una cabuya”.

Las partes participantes en este pleito dieron, sin embargo, versiones totalmente opuestas de los hechos. Para el ofendido, Velázquez de Porras, los cuernos los colgaron a la puerta de su casa por orden de una de las mujeres arriba mencionadas. Para las mujeres implicadas en ese delito, los cuernos los pusieron criados, unos dicen de su misma casa, otros de la de Pero Núñez del Águila[14] por orden de Bartolomé de la Peña, los cuales habrían sido posteriormente lanzados a casa de Ana Díaz.

De la versión que podríamos llamar ‘oficial’, fue Isabel de Vidagora quien mandó a colgar estos cuernos, apoyada por otras mujeres que vivían en casa de Ana Díaz, quien tenía una posada y, quien el día de los hechos, se encontraba enferma y por esto la habría ido a visitar la Vidagora. Se cuenta que después de colgados los cuernos, unos muchachos criados de Porras los quitaron y que las autoras del hecho viéndolo a través de los agujeros de una tapia los mandaron a colgar de nuevo. En ese trance, la Vidagora habría dicho “con grande risa e regocijo”:

“ponedlos bien siendo ansi hasta que venga [el portero] e su mujer que no está en casa que los vea”.[15]

La supuesta frase pronunciada por Isabel de Vidagora resulta de gran riqueza para acercarnos a la dinámica de esta curiosa práctica. Además de poder apreciar la asociación entre risa, burla y justicia popular, emerge la fuerza del rumor y el ‘qué dirán’, porque los cuernos hablaban también de la difusión del cuento por el monasterio de Santo Domingo y otras casas.

Para el portero de la Real Audiencia, Isabel de Vidagora, Leonor de Salazar, Ana de Jara y otra mujer apellidada Herrera, se habrían reunido en casa de Ana Díaz Valera a planear esta maldad porque, “según la pública fama”, estas eran “mujeres sin dueño e que han desamparado sus maridos”,[16] pero la verdad era que al menos tres de ellas, la Vidagora, la Díaz y la Salazar, eran viudas. Por otra parte, estas mujeres se vieron apoyadas por dos personajes prestantes de la ciudad. El nombre de dos de ellos es manifestado en el expediente: Antonio Gómez de Acosta, mercader portugués de ropa y esclavos y posible padre de la hija de la Vidagora y Bartolomé de la Peña, del cual me ocuparé adelante.

Veamos ahora la versión de las acusadas. Cuatro meses y dos semanas después de colgados los cuernos, Isabel de Vidagora, presa en la cárcel real, confesó ante el escribano de cámara de la Real Audiencia que el día que fue a visitar a Ana Díaz vieron a “la mestiza de Porras y la negra que estaban echando cuernos dentro de su casa, a lo que Ana Díaz reprobando el hecho habría expresado que “era gran mal lo que hacían las dichas mestiza e negra de Porras”. A esto agregó que cuando Ana Díaz y la Salazar pasaron frente a la puerta de casa de Sierra, esposa del afrentado, esta les sonrió diciéndoles, “las de putas probadas y alcahuetas y otras palabras injuriosas”[17] y que para afrentarlas más “les echaba los cuernos en casa”,[18] ante lo cual ellas se fueron a quejar con los hombres presentes”.[19]

También se sabe por esa confesión, que Leonor de Salazar creía que los cuernos se los echaban directamente a ella, lo cual dijo llorando. María de la Sierra entre las otras afrentas que le dirigió le habría dicho además que “dejaba su marido vivo en España e que por motejale de cornudo avisó echar allí aquellos cuernos”.[20]

Isabel de Vidagora, quien habría presenciado el intercambio de cuernos y de insultos agregó otras deshonras más entre las transeúntes. María de la Sierra llamó “puta probada a la Salazar”, como declaró en un primer momento, a lo que la Salazar injuriada le habría respondido, “que callase como mala hembra desvergonzada.”[21]

Puestos en escena los dos puntos de vista más notorios y recorridas las imágenes que de la cotidianidad emergen desde el pasado, nos preguntamos, ¿Cuál habría sido realmente el móvil de un delito considerado en su época “atroz y escandaloso” y con el que se infamó en primera instancia a Porras, a su mujer y a su linaje?

Por lo que emerge de varias declaraciones, las rencillas entre vecinas pudieron haber favorecido los hechos. Es probable que María de la Sierra viera con malos ojos a sus vecinas viudas, a quienes consideraba de mala vida y que sus insultos contra ellas las hubieran finalmente decidido a colgarle cuernos al marido. El mismo Porras creía que esa injuria era una forma de propiciar al menos un homicidio, el de su mujer, pues actos como este movían bajos sentimientos ya que indicaban la condición de adúltera de la mujer. El portero declaró en una ocasión la reacción que los cuernos le provocaron: “pulsado de grande ira con el gran dolor de semejante injuria”.[22] Pues bien, según él, la postura de esos cuernos buscaba una reacción violenta, “matase o dejase a mi mujer o cometiese otro delito para verse de mi e della vengados.”[23] Entre las partes se denunciaba “odio particular que me tienen y enojo que han habido con mi mujer y conmigo”.[24]

Este proceso judicial promovido hasta sus últimas consecuencias por el injuriado, el Portero Porras, no llegó a su fin a pesar del empeño tenaz que en él puso. Si bien logró apresar a dos de las mujeres implicadas, a Bartolomé de la Peña y a dos mulatos, el proceso fue suspenso y ni siquiera por orden de la Real Audiencia sino de un tribunal menor que no se aclara en los documentos. Casi todo el expediente está conformado por denuncias y quejas de Porras, en las que parece que la real justicia no había tomado una gran parte -aunque la pesquisa la inició el oidor Melchor Pérez de Arteaga- y en donde hubo interferencias que suponemos provenían del área de influencias que manejaba un personaje notorio como Bartolomé de la Peña.

¿Quién era este hombre que había protegido y escondido a las acusadas del delito de colgar cuernos?

Según Porras, era su “enemigo capital” y un tipo con varios pendientes con la justicia. Por las crónicas de la época se sabe que fue nada menos que escribano del visitador Alonso de Zorita, vínculo que lo involucró en 1550, en la fuga para Cartagena con el ánimo de proteger los expedientes del juicio de residencia que Zorita le seguía al también visitador y juez de residencia, Miguel Díez de Armendariz. En 1560, es decir, tres años antes del caso de los cuernos, estaba preso en la cárcel de Santafé. En 1561 aparece como testigo en un juicio de residencia con el cargo de factor y ya para 1564 se había convertido en fiscal de la Real Audiencia y más adelante en procurador general.[25]

La mala fama de la Vidagora también tenía su historia, pues según Porras, ella y su hija también habían sido implicadas y no juzgadas en otro delito: “el del sambenito y cuernos que pusieron en la picota desta ciudad[26] en perjuicio de Juan Alemán”,[27] delito del cual la Vidagora se burlaba diciendo que también ese delito, habían querido achacárselo a ella.

Para Porras, por el contrario, eran delitos de suma gravedad que debían ser castigados e insistía en que se prosiguiera en esta causa con todo rigor aprovechando que ya estaban presos, procediendo “a cuestión de tormento e tormentos como la verdad se averigüe por todas vías posibles obviando no se multipliquen más delitos ni los hombres se desasosieguen y pierdan como ya lo han hecho algunos por causas semejantes y otros consigan muerte como fue el capitán Melgarejo de pasión y enojo de la afrenta que se hizo a su suegro”.[28]

Este caso judicial ayuda a develar no sólo la práctica de colgar cuernos sino también sambenitos. Apreciamos una serie de pasiones que involucraban a los “enemigos capitales”[29] y cómo sus rencillas personales lograban afectar el buen desenlace de los procesos. Es evidenciada también, la fragilidad de la justicia en los primeros tiempos de su instauración en América y la cantidad de delitos pasionales en el que ya algunos habían perdido la vida.

Asimismo, el delito de poner cuernos emerge desde el pasado profundo para mostrarnos las intensas pasiones y complejidades de la vida cotidiana y para revelarnos cómo y por qué este tipo de transgresiones eran consideradas delitos criminales. Un gesto que parecía burlesco pero que a la vez evidenciaba un adulterio, implicaba para el agraviado una injuria en la que se veía involucrado su honor y el de su familia, mismo que podía ser capaz de provocar reacciones mayores y de naturaleza aún más criminal como el homicidio. No por nada el portero Velázquez de Porras pedía para los ofensores severas penas como la pena de muerte o el destierro, castigos que nunca le fueron concedidos. La suspensión del proceso no nos permite saber más de lo hasta aquí expuesto, pero al menos nos da la oportunidad de acercarnos a una práctica cotidiana poco historiada hasta ahora.

 

[1] Sobre este tema trata Carlos Barros en su artículo “Rito y violación: derecho de pernada en la Baja edad media” en Historia social, n.16, 1993, pp.3-18.

[2] Francesco Carrara, Programa de derecho criminal. V.3. Bogotá, Temis, 1959, p.245.

[3] La antología palatina es una colección de poemas y epigramas griegos descubierta en 1606 en la Biblioteca palatina de Heildelberg.

[4] Poemas de amor efébico: Antología palatina, libro XII. Ed. Ramiro González Salgado. Madrid, Akal, 2011, p.116.

[5] Ricardo Córdoba de la Llave, “Adulterio, sexo y violencia en la Castilla medieval” en Espacio, tiempo y forma. Historia moderna, t.7, 1994, p.166.

[6] José María Alin, “Bajo la bandera de San Marcos” en Pedro M. Piñero Ramírez, ed., De la canción de amor medieval a las soleares. Profesor Manual Alvar in Memorian. Sevilla, Fundación Machado-Universidad de Sevilla, 2004, p.15.

[7] Sebastián de Covarrubias, Tesoro de la lengua castellana,1611, p.256.

[8] Juan Rodríguez Freyle, El Carnero. Bogotá, Panamericana, 1999, p.195-196.

[9] Se encuentra en el Archivo General de Colombia (AGNC), Criminales-Juicios: SC 19.

[10] De este portero habla Rodríguez Freyle en el capítulo XIV, pero equívocamente dice que su nombre de pila era Gregorio. En 1579 pidió traer a su hermana viuda de 60 años desde Sevilla y se le concedió, p.170. Gonzalo Velázquez de Porras fue alguacil menor de Santafé, alcaide de su cárcel varias veces y portero de la Real Audiencia la mayor parte de su vida. En 1598 sigue ocupando este cargo y demanda que no se le han pagado sus salarios provenientes de las condenaciones de cámara y estrados. AGI, Santafé 128, n.30.

[11] Por una demanda por pesos que interpuso en el año de 1561 se sabe que era mercader de ropa y esclavos. AGNC, Criminales-Juicios: SC 19, 9, D.9.

[12] Por la postura de un “sartal de cuernos” un esposo mató a su mujer en la ciudad de Zamora hacia el año de 1570. Cesáreo Fernández Duro, Memorias históricas.

[13] AGNC, ibid, f.50.

[14] Un Pedro Núñez del Águila aparece como autor de una obra titulada Coloquio de los ociosos que relataba sucesos del Nuevo Reino de Granada y que fue dedicada a doña María de Ondegardo y Zárate, esposa del presidente Andrés Díaz Venero de Leiva, impreso en España en 1590. José Toribio Medina, Biblioteca Hispanoamericana.

[15] AGNC, ibid, f.28v.

[16] AGNC, ibid, f.22r.

[17] AGNC, ibid, f.46v.

[18] AGNC, ibid, f.46v.

[19] AGNC, ibid, f.46v.

[20] AGNC, ibid, f.47v.

[21] AGNC, ibid, f.47v.

[22] AGNC, ibid, f.20r.

[23] AGNC, ibid, f.28r.

[24] AGNC, ibid, f.28r.

[25] Estos datos pueden constatarse en Picón Parra, Roberto. Fundaciones, primeros moradores y familias coloniales de Mérida (1558-1810). 4 tomos. Caracas, Biblioteca de la Academia de Historia, 1988. T.3, p.135-136.

[26] Un caso similar sucedió en la villa de Tamara en España, en donde se colgaron en la horca unos libelos y unos cuernos. AGI, Simancas, 1519.

[27] AGNC, ibid, f.66. En este mismo periodo había un cura doctrinero de Chiquinquirá y Suta llamado Juan Alemán Leguizamón que podría ser la misma persona, aunque no tenemos herramientas mayores para afirmarlo. Por otra parte, el portero Porras tenía un hijo clérigo de nombre Juan Velázquez de Porras, mestizo y que sabía “lengua de indios”. En 1592 se encontraba intercediendo por su hijo para que se le concediera un beneficio eclesiástico: “aunque es mestizo por las buenas partes que concurren en su persona pretende ser presentado a un beneficio”. AGI, Santafé 127, n.33, f.2r. Esto confirma que su esposa no era española y si probablemente mestiza o incluso india.

[28] AGNC, ibid, f.66.

[29] De este importante concepto nos ocuparemos en próxima oportunidad.

Natalia Silva Prada

Especialista en historia cultural del periodo colonial americano. Su último libro se titula Los 'Reinos de las Indias' y el lenguaje de denuncia política en el mundo Atlántico (s.XVI-XVIII), Amazon and CreateSpace, 2014. Otros libros de su autoría y sus artículos de investigación científca pueden consultarse en https://loc.academia.edu/Natalia Silva Prada Además de este blog es autora del blog "Paleografías americanas": http://paleografi.hypotheses.org y del blog de gastronomía histórica "Love cooking, love History": http://blogs.eltiempo.com/love-cooking-love-history/

More Posts - Website

“Plega a Dios, / quien mal me dice / mal le venga, / como el sapo a la culebra”*

portadalibroCarranza, Claudia y Castañeda Rafael, Palabras de Injuria y expresiones de disenso: El lenguaje licencioso en Iberoamérica. San Luis Potosí, El Colegio de San Luis, 2016. ISBN 978-607-8500-08-6.

La semana pasada he recibido por correo postal una obra en la que colaboré y de la que me siento particularmente orgullosa. Los profesores Claudia Carranza y Rafael Castañeda me invitaron hace ya varios años a participar en la creación de un libro dirigido a estudiar la injuria desde dos disciplinas básicas: la literatura y la historia. El resultado después de los varios años que ha demorado el proceso editorial ha superado las expectativas. Es un libro cuya edición ha sido muy bien cuidada y que reúne textos de gran calidad y actualidad publicado por el Colegio de San Luis Potosí, institución de estudios de posgrado de México. Por sus páginas desfilan investigaciones que cubren varias regiones de Iberoamérica escritos por estudiosos reconocidos y por jóvenes promesas de las dos disciplinas.

La obra recopila 19 ensayos que abordan el universo de la injuria en sus aspectos políticos, sociales, judiciales, religiosos y literarios y que buscan mostrar a los lectores expresiones del lenguaje de una época remota para llenarlas de sentido y significado. Este ejercicio busca penetrar aun más, en la comprensión de las acciones y sentimientos humanos.

indice1

Algunos ensayos se detienen a estudiar el concepto mismo de injuria y lo contextualizan. Otros se centran en los significados políticos y sociales de términos muy denigrantes, algunos ya desaparecidos y otros todavía en uso. La injuria/insulto/infamia no es una cuestión que se reduce simplemente a denuestos lexicales, se encuentra también en prácticas analizadas en el libro tales como la escritura literaria en general (que pasa desde las crónicas hasta los cancioneros), tropos del lenguaje como la sátira, las maldiciones, las fórmulas mágicas, los maleficios, las interjecciones, las canciones, la blasfemia, la herejía, la burla y los gestos o comunicación no verbal.

Cuando hablamos de la escritura pensamos no solo en textos literarios, históricos o médicos aprobados/censurados en su época, sino en escrituras infamantes, la mayor parte de las veces anónimas, como los pasquines y libelos infamatorios o ciertas poesías y papeles anónimos. De las primeras escrituras el libro da cuenta de la presencia de la injuria, de la burla, del desprecio y de la sátira en El Carnero de Juan Rodríguez Freile, Vida de la venerable sierva de Dios Caterina de San Juan de Alonso de Ramos, Nueva Coronica y Buen Gobierno de Felipe Guaman Poma de Ayala, la Historia del Reino de Quito de Juan de Velasco o el manuscrito inédito de Juan Méndez Nieto, Discursos medicinales. De los escritos anónimos el panorama presentado es también amplio y variado: cartas religiosas, panfletos, memoriales políticos, libelos infamatorios, coplas impresas e incluso opúsculos firmados que hacen parte de polémicas religiosas y políticas de la edad moderna.indice2

También desfilan personajes fascinantes cuya memoria ha sobrevivido a costa de sus condenas inquisitoriales. Nos referimos a gente como el irlandés William Lamport, el capitán Mariano Díez de Bonilla, el mestizo José Rojas, el médico converso Juan Méndez Nieto o un numeroso grupo de hombres y mujeres esclavos de origen africano y filipino que recurrieron a la blasfemia como estrategia de salvación al castigo. Para quienes participaban de la vida política, la injuria podía ser también una estrategia, de reclamo o de desprestigio del enemigo. La religiosidad popular también se sirvió de la injuria al parecer como una forma de humanizar a las entidades sobrenaturales, buscando acercarlas a su cotidianidad.

Asímismo, este libro contiene estudios sobre los conflictos sufridos por quienes pertenecían a sectores sociales considerados viles, como el de los mestizos y otros grupos incluidos en las llamadas castas, temáticas estudiadas desde los pleitos judiciales sostenidos en tribunales civiles como en las narraciones históricas de la época.

Este libro nos ilustra de manera magnífica sobre el amplio universo de la injuria, sus parientes y la presencia permanente y constante en sociedades que han sido representadas por la represión y el silencio pero cuyo imaginario poco a poco se va desdibujando en la medida en que las vamos conociendo mejor.

No me queda más que invitarlos a leer este libro que esperamos vivamente dé mucho de qué hablar.

*La frase que usamos por título de la entrada proviene del capítulo de este mismo libro “El castigo en verso. Aspectos de la maldición en la lírica popular hispánica, siglos XVI al XVII” de Claudia Carranza Vera.

 

Natalia Silva Prada

Especialista en historia cultural del periodo colonial americano. Su último libro se titula Los 'Reinos de las Indias' y el lenguaje de denuncia política en el mundo Atlántico (s.XVI-XVIII), Amazon and CreateSpace, 2014. Otros libros de su autoría y sus artículos de investigación científca pueden consultarse en https://loc.academia.edu/Natalia Silva Prada Además de este blog es autora del blog "Paleografías americanas": http://paleografi.hypotheses.org y del blog de gastronomía histórica "Love cooking, love History": http://blogs.eltiempo.com/love-cooking-love-history/

More Posts - Website

Apostillas, redomazos y sambenitos: otras formas de castigo público popular

En la entrada anterior del blog me he referido a ciertas prácticas que acompañaban al “arte” difamatorio vinculadas con el ruido: el uso de cencerros y los cantos insultantes llamados cantaletas. Hoy expondré las otras formas de castigo popular que anunciamos en el título.

Las apostillas, los redomazos y los sambenitos los he encontrado asociados a la publicación de pasquines y a ciertos documentos oficiales. Se me ocurre que eran una especie de prácticas de “imposición”, las cuales, mediante la escritura, el uso de objetos y la aplicación de inmundicias, degradaban al sujeto criticado aún más de lo que ya estaba expreso en el pasquín, o convertían en pasquines, los documentos oficiales intervenidos de manera ilegítima. Estas prácticas grotescas evidencian aún más, la fuerza de la pasión que le es implícita al vituperio o injuria. Eran la cara fea, por así decir, de una sociedad que daba tanto peso al honor.

Hace varios años, el historiador español Fernando Bouza había advertido en su libro Corre manuscrito, sobre la existencia de estos “gestos” que acompañaban a ciertos manuscritos, sumando uno más, el de “echar fama de judíos”, también presente en los documentos que comentaré adelante.

Apostillas

El hallazgo de apostillas no es muy frecuente en la documentación americana, pero he tenido la fortuna de ubicar algunas de ellas.

La primera apostilla de la que puedo dar cuenta proviene de la villa de Colima en la Nueva España y data de 1597.[1] Esa apostilla es el resultado de un edicto de excomunión a unos vecinos notables que se negaban a pagar diezmos, primicias, capellanías y obvenciones. La excomunión fue fijada por el cura Sebastián de Valderrama en una tabla en donde aparecía el listado de los afectados y probables (muy seguramente) autores de la apostilla. colima

Pocos días después de que fue anunciada la excomunión, la tablilla apareció adosada arriba de su firma con estas injurias: “Tengan al bachiller Valderrama por grandísimo bellaco, loco, borracho, ladrón que cobra lo que no le deben”.[2] Si, era una forma muy explícita y poco temerosa de protesta en la que no era difícil adivinar quiénes eran sus autores y las razones que los movieron a la acción de “inserción”.

El segundo hallazgo está relacionado con una Real cédula que llegó al Nuevo Reino de Granada y que se encuentra hoy en el Archivo General de la Nación de Colombia.

pragmaticaapostillada

En la “pragmática sanción del 15 de noviembre de 1723 relativo a “trajes y otras cosas” algún transgresor insultó al propio rey, don Felipe V con estas palabras: “Carajo para este rey” y “vaya al carajo este rey ladrón”. La primera frase fue colocada debajo del asunto y la segunda debajo de los datos editoriales, como puede apreciarse en la imagen. Suponemos que esta fue la forma silenciosa de protesta ante las primeras políticas reformistas de la época borbónica. Esta en particular, buscaba contener el lujo en el vestir. Nunca sabremos, sin embargo, nada de su autor ni del momento en el que la Real Cédula fue convertida con ese acto, en pasquín. Pero al menos tenemos la evidencia del acto injurioso y político que expresaba la capacidad de reaccionar ante una disposición emanada de tan alta autoridad.[3]

Este caso parece similar a uno de 1649 narrado por Bouza, en el que un herrero, un tejedor y un labrador de Biescas habían robado un libro de la cofradía de San Jorge y lo habían “intervenido”: cortaron la imagen de San Jorge, agujerearon varias hojas del libro y escribieron y pusieron señales en otras. Lo escrito, fueron palabras insultantes contra los caballeros del lugar. Decía así el texto infamante:

“caballeros hyos dalgos/estos lybros os da/mos y sy no teneis/lo a contusbrado cre/an que serán como/ el libro dexjorega/dos y a puñalados/ y boto a cristo que/ se ten drá el/ oferecido”.[4]

Un tercer caso americano del que tengo conocimiento es una estampa de San Jerónimo en la que el santo doctor de la Iglesia fue confundido con el apóstol de Jesús, quien además fue injuriado alrededor de su imagen con estas palabras: “omicida, Judas malebolo, hipócrita, sierpe, hidra, bíbora, basilisco, tonto, traidor, embustero, malbado [y] bobo”.[5]

sanjudasinjuriado-001

El redomazo

A principios del siglo XVII, cuando tuvo lugar la publicación de la primera edición del Tesoro de la lengua castellana de Sebastián de Covarrubias, esta práctica parecía ser ya cosa del pasado:

“Enalmagrados llamaban los señalados por mal, como los encartados, los notados de infamia y por tal se tenía en algún tiempo tirar redomazo de almagre, o tinta a la puerta de alguno. Y como es cosa sin fundamento ya no hacen caso de ello”.

Redoma, objeto del que deriva el término "redomazo"
Redoma, objeto del que deriva el término “redomazo”

El redomazo era entonces, el acto de ensuciar con sustancias “viles”, como el almagre, la tinta, los orines o las heces, entre otras sustancias, caracterizadas por su mal olor o presencia.

Otro testimonio de esta práctica antigua aparece en las Novelas ejemplares de Miguel de Cervantes Saavedra, en la que se le tilda de agravio común y niñería, junto a otros actos de los que aquí estamos dando cuenta: “untos de miera,[6] clavazón de sambenitos y cuernos, matracas, espantos, alborotos, cuchilladas fingidas, publicación de libelos, etc.”[7]

Pues bien, he encontrado algún testimonio de esta sucia práctica en el siglo XVI. En sus Elegías de varones ilustres de Indias contaba don Juan de Castellanos que cuando llegó don Alonso de Zorita a realizar su juicio de residencia en Santafé de Bogotá, sus edictos fijados en las iglesias “amanecieron maculados del fétido rocío de secretas”.[8]

Por el momento no conocemos otros casos en este hemisferio, pero presumo que la sucia práctica hunde sus raíces en el pasado europeo. Carlo Ginzburg comenta un episodio sucedido en Bolonia que viene al caso. En el año de1662, cuatro hombres fueron colgados en esta ciudad por haber “ensuciado con excremento las imágenes sagradas de la ciudad” y por “haber pegado en ellas hojas llenas de blasfemias y de oscuras amenazas en contra de las autoridades políticas y religiosas de la ciudad”.[9] El autor principal de estos hechos se llamaba Constantino Saccardino, un judeoconverso, conocido como curandero, destilador y por un tiempo, bufón profesional de los duques de Toscana.

Los casos mostrados sirven para escenificar los aciertos de Mijail Bajtin respecto a ciertas manifestaciones de la cultura popular, en donde

la orientación hacia lo bajo es característica de todas las formas de la alegría popular y del realismo grotesco […] es propia de los pleitos, luchas y golpes […] las imprecaciones y groserías también son caracterizadas por esta orientación […] el destronamiento carnavalesco acompañado de golpes e injurias es a la vez un rebajamiento y un entierro. [10]

A esto añadía acertadamente Ginzburg en 1978, una relación entre la fiesta y la rebelión, entre el carnaval y la subversión que explicaría majestuosamente un año después, Emmanuel Le Roy Ladurie en su Carnaval de Romans.[11]

Sambenitos

El sambenito como sabemos, era una túnica infamante -originalmente en forma de escapulario- que reforzaba el castigo que los inquisidores asignaban a quienes ellos determinaban que cometían delitos contra la fe.

Foto: Pablo Fernández. Centro de Interpretación Judería de Sevilla. Tomado del blog "La huella del Patrimonio".
Foto: Pablo Fernández. Centro de Interpretación Judería de Sevilla. Tomado del blog “La huella del Patrimonio” de María Abril. http://marabse.blogspot.com/2014/06/foto-pablo-fernandez.html

En ella iban dibujados dependiendo del delito, cruces, aspas, llamas o demonios. Y no solo era un castigo impuesto al individuo particular señalado como hereje sino también a toda su descendencia. Era un símbolo degradante para el que lo portaba. De manera que quienes asumiendo transgresivamente funciones de tipo “inquisitorial” la usaban a su vez para reforzar una injuria, conocían muy bien el poder del símbolo del que se apropiaban.[12]

El primer sambenito que encontré asociado a un pasquín fue impuesto a un vecino mercader de la ciudad de México al que se le injurió también como judío. Este pasquín fue fijado en la puerta de la casa de habitación de Antón de la Fuente y según describe el documento, le fue adosado en el medio un

Sant benito de paño con sus aspas con un letrero alrededor del que dezia puto en sant venitado ladron judio confesso tus armas de cavallero de la passion de Cristo.[13]

Aquí se aprecia también, la práctica tan común de “echar fama de judíos” como forma de injuriar.

El segundo caso es un dibujo dentro de un pasquín publicado en la Paz en 1780.[14] colgados

Iba dirigido contra el corregidor y dos oficiales reales, los cuales parecen estar colgados de una horca y portando cada uno de ellos una túnica con una cruz. La violencia de la imagen no se quedó únicamente en la representación iconográfica, pues algunos de los injuriados fueron realmente muertos a manos de los rebeldes que se manifestaron contra la imposición de tributos y alcabalas.

Por hoy cerramos aquí. Seguiremos a la búsqueda incansable de estas manifestaciones carnavalescas que nutrían el ambiente violento y a la vez festivo de los poblados hispanoamericanos de hace unos siglos. Si alguno de los lectores entusiastas de este blog llega a saber de algún otro caso y quiere compartirlo, no tiene más que mandarme su comentario. Hasta la próxima.

 

[1] Este documento lo conocí gracias a la labor de rescate documental de José Miguel Romero de Solís en su libro Andariegos y pobladores: Nueva España y Nueva Galicia, siglo XVI. Zamora: Archivo Histórico del Municipio de Colima-El Colegio de Michoacán-Fondo Nacional para la Cultura y las Artes-Universidad de Colima, 2001, p.213.

 

[2] La imagen ya ha sido publicada. Esta versión la tomo de mi artículo, “Pasquines contra visitadores reales: opinión pública en las ciudades hispanoamericanas de los siglos XVI, XVII Y XVIII” en James S. Amelang y Antonio Castillo Gómez (dirs.), Carmen Serrano (ed.), Opinión pública y espacio urbano en la Edad Moderna. Gijón: TREA, 2010, p.379.

[3] Yo salvé la imagen cuando el AGN de Colombia la exhibió en su sitio electrónico, pero en este momento la imagen ya no está disponible, aunque aparece en el catálogo. Espero que no sea una forma de censura contemporánea, en tanto la digitalización ya existía. AGN, Colombia. CO.AGN.SAA-I.27.8.34. Pragmática sanción para que se observe la prohibición de superfluidades en los trajes, bodas, etc.

[4] Fernando Bouza, Corre manuscrito. Una historia cultural del siglo de oro. Madrid, Marcial Pons, 2001, p.116-117.

[5] Su autor fue un negro hijo de esclava de 23 años, quien arrepentido se entregó a la Inquisición. Véase Ruz, Mario Humberto. “Conjuros indígenas, blasfemias Mestizas: fragmentos discursivos de la Guatemala colonial”. Revista de literaturas populares, 62 (2006): 281-325.”, p.309.

[6] Aceite maloliente y espeso, de color oscuro que se obtiene de la destilación de bayas y ramas del enebro.

[7] Diálogo entre Rinconete y Monipodio en la novela de Miguel de Cervantes, Rinconete y Cortadillo, p.186 de la edición de 2013.

[8] Supongo que el autor hacía referencia con esta poética expresión a los orines.

[9] Carlo Ginzburg, “El palomar ha abierto los ojos. Conspiración popular en la Italia del siglo XVII” en Carlo Ginzburg, Tentativas, Rosario, Arg.: Prohistoria, 2004, p.46.

[10] Mijail Bajtin, La cultura popular en la edad media y el renacimiento. Madrid: Alianza Universidad,1993, p.334.

[11] Este tema ha sido abordado desde diferentes perspectivas analíticas por importantes estudiosos como Víctor Turner, E.P. Thompson, Eric Hobsbawn, James Scott, Ranahit Guha o Saurah Dube entre muchos otros. En mi tesis doctoral (2000) y luego libro (2007), La política de una rebelión, yo expuse la relación entre la fiesta y las expresiones carnavalescas con la rebelión, en el contexto específico del motín indio de 1692 en la ciudad de México.

[12] Sobre este tema es muy esclarecedor el libro de Luis R. Corteguera, Death by Effigy. A Case from the Mexican Inquisition. Philadelphia, Penn, University of Pennsylvania Press, 2012. Una reseña del libro la publiqué en este blog. Véase, Natalia Silva Prada, “La venganza con los símbolos de la Inquisición: muerte en efigie para un vecino de Tecamachalco” en   http://losreinosdelasindias.hypotheses.org/452

[13] Archivo General de la Nación de México, Inquisición, vol. 251 A., exp.3. fol.225r.

[14] La imagen que uso ya fue publicada previamente. Esta la he tomado de mi artículo “Pasquines contra visitadores reales: opinión pública en las ciudades hispanoamericanas de los siglos XVI, XVII Y XVIII” en James S. Amelang y Antonio Castillo Gómez (dirs.), Carmen Serrano (ed.), Opinión pública y espacio urbano en la Edad Moderna. Gijón: TREA, 2010, p.394.

Natalia Silva Prada

Especialista en historia cultural del periodo colonial americano. Su último libro se titula Los 'Reinos de las Indias' y el lenguaje de denuncia política en el mundo Atlántico (s.XVI-XVIII), Amazon and CreateSpace, 2014. Otros libros de su autoría y sus artículos de investigación científca pueden consultarse en https://loc.academia.edu/Natalia Silva Prada Además de este blog es autora del blog "Paleografías americanas": http://paleografi.hypotheses.org y del blog de gastronomía histórica "Love cooking, love History": http://blogs.eltiempo.com/love-cooking-love-history/

More Posts - Website

Cuernos, cencerros, dibujos e inmundicias: Prácticas del género infamatorio

Charivari medieval, siglo XIV en la obra Roman de Fauvel
Charivari medieval, siglo XIV en la obra Roman de Fauvel

 

Nuestra preocupación por estudiar el fenómeno político que acompaña a la práctica de fijar pasquines no nos había dado la oportunidad hasta ahora de profundizar en otras prácticas colaterales con las cuales se injuriaba al prójimo en la era moderna europea y en los siglos xvi al xviii americano.

La mayor parte de las veces, éstas no eran prácticas escritas y por esta razón son más difíciles de historiar, pero allí estaban, presentes en toda su crudeza.

Recientemente he reparado en el hecho de que los pasquines no simplemente se pegaban en muros, puertas o estatuas, sino que también podían leerse por las calles y en la plaza central de los poblados, sirviéndose de convocatorias públicas que tenían la intención directa de difamar a alguien. Igualmente, los espacios teatrales cumplieron con una función similar.

Esos momentos de lectura injuriosa podían ser también sonoros, pues a veces se tocaba el cuerno, tal vez para convocar a la gente, se hacían sonar matracas o cencerros o definitivamente se cantaban versos insultantes llamados cantaletas, cuya versión escrita eran las matracas (otras diferentes a las físicas usadas junto a los cencerros). Los textos colgados a veces podían ir acompañados de sambenitos, ese horrible distintivo con el que la Inquisición marcaba a los transgresores. El género libelar podía gozar de otras dos expresiones, la apostilla injuriosa de un documento o la desagradable costumbre del redomazo.

Vamos por pasos y empecemos por el uso del cuerno y del cencerro.

Los primeros pasquines del continente americano se fijaron en las esquinas de las calles de la isla La Española contra el hermano del almirante descubridor, don Diego Colón. Las crónicas cuentan que además de esa injuria le tocaron cuerno en el puerto:

Consintiendo que los malvados y populares dijesen mil injurias contra él por las plazas, y que tocasen cuerno junto al puerto donde estaban embarcados, demás de muchos libelos infamatorios que estaban puestos en las esquinas.1

¿Que significado tenía esto?

Durante miles de años los hombres han hecho sonar los cuernos, sea para despedir a alguno, para llamar a la guerra, para expresar furia, para proclamar una victoria o algo similar o para anunciar la libertad de la tierra para sus habitantes. Pues bien, su sonido imponente atemoriza y puede significar una o varias de estas cosas. El derecho a tocar trompetas y cuernos era en un principio, atributo de la realeza, según afirmaba el historiador norteafricano Ibn Jaldum (1332-1406).

Para el periodo que nos concierne, Sebastián de Covarrubias proporcionaba un significado valioso del vocablo cuando afirmaba que el acto de sonar el cuerno expresaba “el poder del que rige por autoridad y mandato de Dios”.

Con estas pistas podemos tratar de dar una interpretación al gesto ocurrido en el puerto de la Española.  Al sonar el cuerno a Colón, sus oponentes políticos buscaban señalar su derrota y despedida, señalar el triunfo sobre lo que veían como atropello a sus libertades. No parece entonces que fuese simplemente una burla o una injuria carente de significado. Era sin duda más que esto.

La práctica de sonar el cuerno la hemos detectado en otro momento del periodo colonial americano. Cuando el visitador don Alonso de Zorita comenzó a mediados del siglo XVI el juicio de residencia en Santafé de Bogotá, este se abrió

al son de bocinas y cencerros y con otras burlas en que los secuaces de Miguel Diez manifestaban el desprecio que su juez de residencia les inspiraba.2

Así, el ruido producido contra alguno o contra sus órdenes, buscaba degradar al que se veía como enemigo a través del aturdimiento que el mismo provocaba. Como las bocinas eran un sinónimo de cuerno, podemos constatar la reiteración de una práctica señalada medio siglo antes.

Los cencerros por su parte, eran instrumentos típicos usados en las expresiones de la cultura carnavalesca, la más conocida de ellas, el charivari o cencerrada. Estos instrumentos que producían ruidos “rústicos, desapacibles y de efecto grotesco”3 tenían forma cilíndrica, más tosca y elemental que las campanas y esquilas.4 En las cencerradas los cencerros se hacían sonar violentamente para humillar a las parejas recién casadas en las que la diferencia de edad era bastante extrema o contra los viudos y viudas, porque se consideraba que se ofendía la memoria del cónyuge fallecido. Pero las cencerradas no estaban relacionadas exclusivamente con la vida matrimonial, que es la situación más estudiada. Estas podían “extenderse contra todo vecino quisquilloso del entorno, contra predicadores o clérigos de mala fama, terratenientes, recaudadores de tributos y forasteros”.5

Cencerrada a los consortes, pasquín e imagen
Cencerrada a los consortes, pasquín e imagen, 1843

 

El antropólogo español Xavier Theros nos advierte sobre la función coactiva que tenía el ruido, y siguiendo a Levi-Strauss, lo considera como una categoría mítica con un significado muy elevado. Con el ruido se aturde al acusado y el acusador se enardece. Con el ruido se degrada a la víctima.6

Al igual que el ruido, aclara Theros, la risa del grupo hace más infamante y degradante cualquier delito. Por medio de ella la comunidad juzga y condena, sin existir tribunal ni acusación legalmente constituidos, a uno de sus miembros. A lo largo de la historia, la ridiculización del enemigo, del vecino, del marginado o del condenado ha sido una constante. La cencerrada servía para no dejar pecado sin castigo.7

Por otra parte, “el carácter colectivo del castigo presupone una autoridad moral de la comunidad para ejercer esta justicia popular. Autoridad inversamente proporcional a la supremacía física del poder político.”8

Estas formas de denigrar a los opositores políticos habrían tenido su origen en la Grecia clásica, práctica que al parecer resurge en el siglo XIV con la cencerrada. La relación risa-poder está mediada por la humillación, y como afirmamos ya, era una forma de castigar al enemigo.9

Hemos ubicado un caso muy valioso que al parecer en la documentación se denomina cantaleta y que corresponde a una perfecta descripción de una cencerrada de naturaleza política. Más adelante veremos también que el término cantaleta servía para denominar estribillos burlescos acompañados de música.

El caso de la cencerrada ocurrió en la isla de Santo Domingo contra el visitador don Alonso de Hurtado quien recibió el encargo de la Corona en la primera mitad de 1630 y lo designó a la vez oidor de la Audiencia de Panamá. Su llegada y estadía a la isla estuvo llena de sinsabores debido a la difícil tarea que llevaba de juzgar al presidente de la Audiencia, don Gabriel de Chávez y de poner muchas irregularidades en orden.

Los conflictos que exacerbó su llegada y su propia prisión domiciliaria indujeron la organización de una cencerrada contra el visitador y su esposa. Las fuentes afirman que el general de la flota de Tierra Firme y otros notables personajes, así como soldados de la nave capitana, participaron del espectáculo.

En un asno subieron a un soldado que representaba al visitador y con un pregonero que iba adelante exponiendo acusaciones burlescas le hacían contestar al jinete actor de manera afligida, el cual solicitaba que al morir lo enterraran junto a mulatas de Santo Domingo, con las cuales supuestamente se hallaba muy bien. El acto lo presenció mucha gente y se escuchaba el ruido de cencerros.10

Se cuenta también que frente a su vivienda le hicieron otra cencerrada en donde ofendieron el honor de su esposa y mancharon las puertas y ventanas con inmundicias, ejemplo del redomazo que estudiaremos en una próxima entrada.

Las canciones injuriosas eran otra expresión ruidosa de la humillación. Una precisa descripción de su forma, contenido y uso nos la proporciona el Diccionario de la lengua castellana de 1729:

“Cantaleta: el ruido que se forma cantando, y metiendo bulla desordenada con algunos instrumentos desconcertados: lo cual se hace para dar chasco, y burlarse de alguno, haciéndole o dándosele a su puerta, o ventana de noche: y de aquí todo el chasco que uno da a otro zumbándole se llama cantaleta”.11

En la Nueva España tenemos algunos testimonios de su existencia y uso, y así como en España, se les llamaba “cantaletas”, las cuales podían contener muchas acusaciones tales como el adulterio, la homosexualidad o la corrupción.

En las contiendas entre los jesuitas y Palafox, la ciudad de Puebla de los Ángeles fue testigo de estas expresiones denigratorias a mediados del siglo XVII. Hubo muchas cantaletas que se hacían a altas horas de la noche, unos bandos contra otros:

“Son unos picaros cornudos/los que no sigan a este santo obispo/Mueran los cornudos teatinos” (en apoyo a Palafox)

“Lele, lela, que le han dado

El ñaguatazo con ella” (clero contra Palafox cantando con guitarras por las calles)

“Robalillo, copetillo, monterilla,/gorra de palo, barba de pato” (contra el alcalde antipalafoxiano)

“Tres galeotes de Argel

Dos obispos y un virrey

No puede ser; si puede ser

¡Ay del virrey, ay del virrey!” (contra Palafox, en una capilla de la catedral)

Y la gente respondía con violines, clavicordios y arpas:

“Que se pierde el bajel

¡Ay del virrey!

No puede ser, si puede ser”.12

Por hoy dejamos aquí las prácticas denigratorias en las que el ruido era el elemento central en el proceso de humillación de los contrincantes políticos. Esas formas de castigo popular público las retomaremos en un próximo post para estudiar apostillas, sambenitos y redomazos. Hasta la próxima.

Fuente de las imágenes:

Imagen del charivari medieval:

Gallica, Biblioteca nacional de Francia:

http://gallica.bnf.fr/ark:/12148/btv1b8454675g folio 34r

Imagen de la cencerrada a los consortes:

Archivo municipal contemporáneo de Barcelona, Doc A191 431/1843

  1. Fernando Colón, Historiadores primitivos de las Indias Occidentales citado por Luis Vidart, Conferencia leída el 14 de diciembre de 1891 en el Ateneo de Madrid. Madrid: Sucesores de Rivadeneira, 1892, p.11. []
  2. Zorita, Alonso de. Historia de la Nueva España. Madrid, 1909. []
  3. Caro Baroja, Julio. Temas castizos. Madrid, Istmo, 1980. []
  4. R. Violant y Simorra estudia las formas del cencerro en El Pirineo Español, Madrid, 1949, págs. 412-414. Citado por Julio Caro Baroja en “Charivari. Vida y muerte de la cencerrada en España” en Temas castizos, p.195. []
  5. Mantecón Movellán, Tomás A. “Cencerradas, cultura moral campesina y disciplinamiento social en la España del Antiguo Régimen” en Mundo agrario, v.14, n.27, (2013). Universidad Nacional de la Plata, Argentina. URL: http://www.mundoagrario.unlp.edu.ar/article/view/MAv14n27a09/4841. Este autor analiza a lo largo de su artículo las diversas situaciones del mundo de la cencerrada en la Europa moderna y realiza una aproximación historiográfica al fenómeno bastante actual y puntual. []
  6. Theros, Xavier. Burla, escarnio y otras diversiones. Historia del humor en la edad media. Barcelona, ediciones de la Tempestad, 2004, p.142. []
  7. Ibid, p.142-143. []
  8. Ibid, p.145. []
  9. Ibid, p.148. []
  10. Los datos de este acontecimiento los proporciona en su libro Juana Gil-Bermejo García. La Española: anotaciones históricas. Sevilla, Escuela de Estudios Hispanoamericanos, 193, p.217. []
  11. Real Academia española. Diccionario de la lengua castellana, tomo II, 1729, p.120. []
  12. Bartolomé Martínez, Gregorio. Jaque mate al obispo virrey. Siglo y medio de sátiras y libelos contra don Juan de Palafox y Mendoza.  México, Fondo de Cultura Económica, 1991, p.78. []

Natalia Silva Prada

Especialista en historia cultural del periodo colonial americano. Su último libro se titula Los 'Reinos de las Indias' y el lenguaje de denuncia política en el mundo Atlántico (s.XVI-XVIII), Amazon and CreateSpace, 2014. Otros libros de su autoría y sus artículos de investigación científca pueden consultarse en https://loc.academia.edu/Natalia Silva Prada Además de este blog es autora del blog "Paleografías americanas": http://paleografi.hypotheses.org y del blog de gastronomía histórica "Love cooking, love History": http://blogs.eltiempo.com/love-cooking-love-history/

More Posts - Website