Archivo de la categoría: injurias

“A muertos y a idos”: los dichos del Presidente Andrés Díaz Venero de Leiva

Escultura funeraria de la familia Venero de Leiva

 

Don Andrés Díaz Venero de Leiva fue el primer presidente de la Real Audiencia de Santafé de Bogotá. Es probable que esta haya sido una de las razones por las que más se le recuerde. Dejó fama de hombre justo y noble, a pesar de algunos líos importantes que empañaron su gobierno. Con él se inauguró un gobierno centrado en los intereses de la Corona y se dice que “puso ánimo a los que por temor no osaban pedirla (la justicia) y frenó a los que con favores pretendían lo ajeno”.[1]

Don Andrés Díaz Venero de Leiva quizás sea también recordado por aquella famosa serie televisiva colombiana, los pecados de Inés de Hinojosa[2] en que aparecía muchas veces su esposa, doña María de Ondegardo, acusada en su juicio de residencia de codiciosa. Basada en hechos reales, esta novela recreaba conflictos y asesinatos en la que fue colgada la propia Inés.

Pero bueno, hoy lo que quiero contarles es que un presidente tan notable se vio también envuelto en asuntos criminales, no de sangre, sino de injurias.

He encontrado una carta de naturaleza pasquinista o libelar en la que el presidente Venero de Leiva habría sido uno de sus protagonistas. Este hecho es magnífico, pues es muy difícil ubicar textos completos de esta naturaleza en su modalidad original: es decir, completos, de puño y letra de sus autores y no burdas y simples transcripciones de los escribanos de juzgados, cuando aparecen. Casi siempre encontramos frases sueltas de lo que se dijo o dijeron algunos testigos que alcanzaron a leer algo antes de su destrucción.

La carta hallada es considerada un libelo por el oidor Alonso de la Torre, quien se describía a sí mismo como “persona noble hijodalgo y limpio y estado casado con mujer de la misma suerte y teniendo los hijos que a todos es notorio que tengo y siendo criado de Vuestra Alteza [..] y viviendo con toda quietud y honestidad en mi casa”.[3] El texto completo fue escrito el 24 de julio de 1573 años y firmado por uno que se decía soldado, llamado Pero Fernández de Arévalo pero que el afectado, el oidor y fiscal Alonso de la Torre decía ser un personaje inexistente, en términos de hoy, un pseudónimo usado para encubrir la personalidad de nadie menos que el propio virrey y su criado, ejecutor material del hecho.

Por las quejas del fiscal Alonso de la Torre al rey sabemos que esa carta fue un “libelo difamatorio” y así lo escribe de su puño y letra:

“Hizo escribir el dicho doctor Venero a Antonio de Miranda que por otro nombre llaman capa de lana criado suyo mozo de poca calidad que para este efecto tiene en su casa una carta y libelo difamatorio ordenándolo él y escribiéndolo el dicho Miranda falseando la firma puniendo en ella un nombre de Pedro Fernández de Arévalo no habiendo habido tal nombre de persona alguna en este reino como lo ha tenido de costumbre de hacer contra otras personas semejantes libelos tratando en la dicha carta lo que ha acostumbrado tratar contra mí de que yo me tomaba todo el vino no siendo verdad y diciendo en ella otras palabras injuriosas así contra mí como contra el dicho don Diego de Narváez vuestro oidor siendo caballero y persona principal”.[4]

Este libelo es un testimonio material de los múltiples pleitos que creó la visita del fiscal de la Torre a las provincias de Cartagena y de Santa Marta. Muchas otras veces ocurrieron pleitos de esta envergadura, pero pocas veces vemos involucrados directamente a los propios presidentes de Audiencia.[5] En este caso que habrá que tratar con más profundidad en otra ocasión, el fiscal pidió castigo directo para el Presidente y para las dos personas que lo apoyaron directamente en la ejecución y divulgación de la carta-libelo:

“Y por tanto a Vuestra Alteza pido y suplico que habida esta mi relación por verdadera […] mande condenar y condene a los dichos doctor Venero y Antonio de Miranda y Tomás de Nafarmendi en las mayores y más graves penas en que han incurrido conforme a derecho y a vuestras leyes…”.

Veamos su contenido, que nos interesa en este momento no tanto para meternos en los líos políticos de la época cuanto para señalar la riqueza costumbrista y lingüística que posee. Hay que hacer notar un apodo peculiar y unos dichos populares o refranes acá presentes:

Ilustre Señor

Yo soy un soldado de los que vine con vuestra merced en los galeones y cuando

se tomó aquel navío y trabajé en ello mi parte por mandado de vuestra merced y

ansi por lo que merece el valor de vuesa merced como por quienes y lo que

ha servido a su Majestad en muchas partes y la merced que me hizo en esa

ciudad y avío para este reino, tengo obligación a le servir toda

la vida y lo haré donde quiera que me hallare y habiendo ocasión en esta

ciudad de Santafé o he hecho publicando el buen gobierno que esa

provincia tiene y la cristiandad con que lo hace y que si alguna queja de

clérigo o fraile o otra persona hay es por castigarlos y reprehenderlos

sus delitos y por esto he tenido aquí con el fiscal desta audiencia

que es su enemigo capital y así lo ha mostrado y muestra en sus peticiones

como tal ha hecho sacar cinco provisiones para don Diego de Narváez contra

vuesa merced y ese cabildo y ciudad y gobernación para

destruirlos e inquietarlos las cuales por ser tan dañosas y sorbitantes

y contra la jurisdicción y preeminencia de vuesa merced y dese

cabildo y de las cédulas que su Majestad les ha enviado y porque con

ellas le quitan todo su gobierno no quiso el presidente firmarlas

como es tan buen cristiano y uno de los mejores

haya tenido su distrito y ansi de cal del escribano hice sacar

el traslado de la respuesta que dio a ellas tan jurídico y cristiano

y le envio con esta a vuesa merced para que entienda lo que pasa y

si en algo se puede aprovechar del para sus respuestas y lo que le convenga

haciéndolo todo por papel y tinta y no de otra manera

porque esto es lo que hace al caso según acá dicen

. Las causas y razones que por aquí oyó a litigantes y procu

radores porque el fiscal es enemigo de vuestra merced y le persigue sin ¿razón?

por lo que generalmente es enemigo de buenos y amigo de todos

los bellacos y los sustenta y ampara y este es su oficio y no ser

fiscal del rey, lo otro porque vuesa merced es amigo del licenciado Cepe

da[6] y de Pedro Fernández de Busto y de Gabriel de Vega y lo

otro porque es grande amigo de ese reverendo tesorero que Dios

ponga en su gloria presto a donde merecieren sus obras y se

cartea con él y tiene casado un primo carretero con una so

brina suya y llámase Parra de donde sale el vino y el mosto

lo cual es harto necesario para sustento desta familia y este sube

y vaya a este reino con los empleos y cargazones y con las botijas

de blanco y tinto que con harta parte para hacer esta guerra

y otras muchas que en esta ciudad y audiencia hace y se harían

muy mayores si el presidente con su templanza y virtud no echase

agua a tantos fuegos y los templase y también a lo que se en

tiende porque el oidor que está allá que no es tan baquiano como

convenía se pierda y le priven del oficio que en todo suceso en

tiende se le han de dar a él pero también a lo que entiendo de los pocos

días que aquí he estado como este fiscal nació en Casalla y se crió

en Guadalcanal tiene tanto coraje y furia naturalmente y mu

chas tardes asidental que persigue a todos los que bien sirven a su Majestad

y a los buenos y en esta regla entra vuesa merced aunque no hubiera otra cau

sa y ansi conviene repararse acá y en España y dar cuenta dello

en Consejo y si los negocios fueren adelante y las molestias enviare esa

ciudad un hombre principal a esta audiencia con sus recados y pode

res para lo que les convienen que cierto por aquí dicen que según los

pocos medios que tiene el oidor visitador que esta allá ha de ser necesario

todo y que se ha de seguir algún mal y perdone vuesa merced la mala letra y ruin

retórica con que lo digo que como soldado entiendo más de aderezar

un arcabuz que desto ni de pleitos.

.También he oido por aquí que los que envían la provisión al dicho oidor

holgarían se perdiese y hiciese veinte casquetadas involviese mas

acá por muchas razones y una dellas porque le pretende otro dellos

la dama y anda en buenos términos el negocio porque dice el re

frán que a muertos y a idos etcétera por tanto mucho le conviene estar

en paz con vuesa merced y que no vengan a pullas porque no se diga lo que

acá dicen de los caballos y de los negros y del bizco

cho y de la escribanía de Valverde y de los alguaciles

y de otras cosillas de por casa que puestas en papel y extendidas

y tiradas como mal paño darán tanto de si que tengan muchas man

chas y razas las cuales se sacan muy mal porque vuesa merced con su habilidad

lo entenderá y remediará todo no digo mas sino que a mi parecer

esa ciudad enviaría luego a España para que se de la cédula que se dio con

tra el licenciado Arteaga que se vuelva a su Audiencia o a lo menos que no

esté mas del año porque aquí dicen que ha de estar tres en esa visita

y a todo lo demás que le pareciere y conviniere a vuesa merced cuya ilustre

persona nuestro señor guarde etcétera. Deste repartimiento [doblado]

A 24 de julio de 1573 años.

Ilustre Señor

Besa las manos a vuesa merced su servidor

Pero Hernandez de Arevalo[7]

Carta-libelo infamatoria contra el fiscal Alonso de la Torre

El objetivo directo de la carta-libelo era empañar la reputación del visitador y oidor de la Torre, así como poner muy en alto la gestión del presidente de la Audiencia, quien cual santo no hacía más que echar agua a tantos fuegos y templarlos!. A De la Torre lo denigraba poniendo en evidencia su lugar de origen y la relación con su temperamento, que sería a ojos del Presidente, la razón primaria de sus acciones contra él y no la búsqueda de la justicia. Otro determinismo presente en la carta es decir que el fiscal es “enemigo de buenos y amigo de todos los bellacos”.

El primer folio de la carta parece guardar las formas de las comunicaciones escritas a las altas autoridades, pero su intención infamatoria y encubridora queda más que revelada en los dos grandes apartados en los que se exponen las acusaciones contra el oidor. Se usa un lenguaje coloquial lleno de refranes y dichos como estos:

…”a muertos y a idos”. El pasquinista no completa la frase cuya usanza era, “a muertos y a idos pocos amigos”, o “a muertos y a idos no hay amigos”. Esta frase que se usaba en forma similar desde los antiguos tiempos grecorromanos quería decir que los amigos que dejan de tratarse pierden la amistad: lejos del ojo, lejos del corazón. Por la frase que sigue, “porque no se diga lo que acá dicen de los caballos y de los negros y del bizcocho y de la escribanía de Valverde y de los alguaciles y de otras cosillas de por casa que puestas en papel y extendidas y tiradas como mal paño darán tanto de si que tengan muchas manchas y razas” parece entenderse que si logran aislar al oidor visitador de amigos que lo han apoyado se desestimarán sus acusaciones, como salidas de especies de mala raza.

A fin de cuentas, un terrible libelo denigratorio que según el afectado no se hizo solo contra él y contra el oidor Narváez. De la Torre acusó al Presidente de haber ofendido a otras personas principales de manera similar en otras ocasiones:

“Habiendo hecho contra mi informaciones falsas de que me tomaba el vino y habiendo vuestra majestad castigádole por ello como parece por la visita que le tomó procurando de disfamarme por la dicha enemistad que me tiene como lo ha hecho con otras muy muchas personas con quien ha tenido diferencias llamando a unos de borrachos a otros de moros y a otros de judíos tratando de ellos otras muchas infamias siendo personas muy principales  y en quien no cabían ni caben favoreciéndose para ello del oficio de presidente que en vuestro real nombre ha usado agora últimamente con poca conciencia y poco temor de Dios y de vuestra real justicia”.[8]

Un año después de estos sucesos, se dijo que el reino quedó en perfecta paz y quietud. El presidente Andrés Díaz Venero de Leiva regresó a España y fue premiado con el nombramiento como miembro del Consejo de Indias. Una justicia diferente para los más nobles del reino. Es evidente que sus incursiones como libelista no fueron castigadas con la misma dureza con la que se hacía contra otros vasallos menos prominentes y que las acusaciones del fiscal Alonso de la Torre cayeron en el vacío. Su solicitud de que Venero, Miranda y Nafarmendi fueran castigados con “las mayores y más graves penas”[9] no tuvo el eco esperado.

Por escribir dichos difamatorios como este que hemos visto, otros vasallos fueron en la misma época encarcelados, pagado con grandes multas, destierros, servicios forzados y hasta con la horca.

[1] Palabras del alcalde mayor Juan Penagos en 1565.

[2] https://www.youtube.com/watch?v=cJ9SeCDAL-k

[3] Archivo General de la Nación de Colombia, Visitas-Bol: SC.62, 9, D.7, f.869v.

[4] Archivo General de la Nación de Colombia, Visitas-Bol: SC.62, 9, D.7, f.855r.

[5] Sobre la escritura de libelos infamatorios contra visitadores reales véase Natalia Silva Prada, “Pasquines contra visitadores reales: opinión pública en las ciudades hispanoamericanas de los siglos XVI, XVII Y XVIII” en James S. Amelang y Antonio Castillo Gómez (dirs.), Carmen Serrano (ed.), Opinión pública y espacio urbano en la Edad Moderna. Gijón: TREA, 2010, pp. 373-398.

[6] Se refiere al oidor López de Cepeda quien habría evitado llamar a juicio a un vecino de Santafé por la muerte a palos de otro vecino. El asesino habría obsequiado esmeraldas a doña María, la esposa de Venero de Leyva.

[7] Archivo General de la Nación de Colombia, Visitas-Bol: SC.62, 9, D.7, f. 855r.-856r. He actualizado la ortografía del documento para hacerlo más legible.

[8] Archivo General de la Nación de Colombia, Visitas-Bol: SC.62, 9, D.7, f.869v.

[9] Archivo General de la Nación de Colombia, Visitas-Bol: SC.62, 9, D.7, f.870r.

Natalia Silva Prada

Especialista en historia cultural del periodo colonial americano. Su último libro se titula Los 'Reinos de las Indias' y el lenguaje de denuncia política en el mundo Atlántico (s.XVI-XVIII), Amazon and CreateSpace, 2014. Otros libros de su autoría y sus artículos de investigación científca pueden consultarse en https://loc.academia.edu/Natalia Silva Prada Además de este blog es autora del blog "Paleografías americanas": http://paleografi.hypotheses.org y del blog de gastronomía histórica "Love cooking, love History": http://blogs.eltiempo.com/love-cooking-love-history/

More Posts - Website

Don Juan Flórez de Ocariz: ¿escritor de un libelo infamatorio?

Juan Flórez de Ocariz según el maestro Delio Ramírez.

Hace por lo menos catorce años que rastrillo los archivos hispanoamericanos en busca de libelos o pasquines. Este tipo de escritura marginal es, por su mismo carácter, esquiva a los historiadores. Su hallazgo en los repositorios documentales a veces resulta una empresa titánica. Pues bien, hoy he encontrado una joya en uno de esos viejos papeles que en su descripción catalográfica en el Archivo General de la Nación de Colombia (AGNC) aparecía bajo el anónimo título de “Testimonio interrogatorio en causa por libelo calumnioso”.[1]

¿Cómo llegué a encontrarlo?

Hace un tiempo había puesto en mi cuaderno de trabajo una nota sobre un libelo contra un oidor de Santafé quien murió en 1650 y cuyo deceso, se sospechó en la época, no habría ocurrido por causas naturales. Ese dato lo había tomado de un libro sobre la historia de la Real Audiencia de Santafé de Fernando Mayorga García. Entonces la curiosidad me llevó a buscarlo en los repositorios digitales del AGNC. Crucé la palabra libelo con el año referido y me encontré con un documento de apenas dos hojas.

No obstante, en esas dos simples hojas encontré una mina y una bomba. Se trata de un interrogatorio hecho en los primeros días de enero de 1651 y a altas horas de la noche, a un personaje famoso de nuestra historiografía colonial. Este interrogatorio se hizo nada más y nada menos que al escribano y cronista Juan Flórez de Ocariz.

Para quienes no lo conocen, don Juan Flórez de Ocariz (San Lúcar de Barrameda, 1612- Santafé de Bogotá, 1692) es el autor de las famosas Genealogías del Nuevo Reino de Granada y uno de los tempranos historiadores de Hispanoamérica. Para redactar su monumental obra, él utilizó documentos originales de las reales audiencias, el cabildo y los archivos arquidiocesanos.[2] En 1644 había tomado posesión de la escribanía mayor del reino -cuya mitad obtuvo por vía dotal de su esposa- y llegó a ser Procurador general del Reino.

Pedro de Bustamante en calidad de oficial mayor del escribano de cámara en la Real Audiencia, don Antonio de Salazar Falcón, fue el encargado de registrar materialmente que el jueves 12 de enero de 1651 el doctor don Pedro González de Güémez,[3] oidor de la audiencia, tomó declaración en “la casa de su morada”, a don Juan Flórez de Ocariz.

La razón de este llamado a Ocariz fue proseguir con las averiguaciones sobre “el papel que se hizo contra el señor licenciado don Francisco de Prada, oidor más antiguo…difunto”. Pues bien, tomado el juramento al escribano Ocariz, el oidor González, después de varias preguntas y repreguntas le habría dicho (y se siente su furia e indignación):

“Buen escribano de cámara, miren de quien se fía una Real Audiencia quien hace esto qué no hará contra ella, qué seguridad tendrán los oidores de quien se atreve a decir cosas que de un luterano no se podían decir, ni es imaginable que un hombre cristiano, y aunque no lo fuera lo hiciera”.

En palabras sencillas, lo recrimina duramente imputándole una terrible culpa, la de escribir un libelo contra un oidor y decir contra él cosas que ni se atrevería a decir un luterano o se dirían de él, es decir, lo trata como hereje.

Ante estas duras palabras, el acusado Ocariz se defiende:

“Suplico a vuesa merced por quien es, y por quien yo soy, se sirva tratarme como es razón”

A lo que responde el oidor:

“Que le he de tratar a quien hace semejantes cosas bien paga la voluntad que le tenía el señor don Francisco que, si fuera menester cortarse un brazo y dárselo, lo hiciera y quien hizo esto tenía cara para pedirle fuese al entierro.”

Respondió otra vez Ocariz:

“Suplico a vuesa merced que yo no hice el memorial de mi motivo sino mandado y por lo que está en los autos y declararon los testigos”.

Hasta aquí la bomba. Un escribano de la calidad de Ocariz parece haberse prestado para injuriar a un personaje del calibre del oidor Prada. Ya veremos que este oidor no era un santo, pero por ahora continuemos con las recriminaciones del oidor González contra Ocariz y su defensa.

Después de que Ocariz se defiende diciendo que el no hizo el pasquín por propia voluntad, el oidor lo interpela diciéndole que sí y que habría redactado los autos y solicitado los testigos, -tratándolo como un falsario- a que Ocariz le responde que el oidor está mal informado y que él no es

“De los hombres que hacen eso ni puede un escribano de cámara hacerlo y asistir al señor presidente al examen de los testigos y ellos no habían de firmar lo que no dijesen ni yo soy de poner más de lo que dijesen, ni solicitar a ninguno y ha veinticuatro años que asisto en Santafé sin oficios y con ellos y he procedido con toda puntualidad y ajustamento como es notorio”.

Ocariz no logra convencer al oidor de su honradez y este sigue insistiendo y culpabilizándolo:

“Pues qué se puede presumir de quien se atrevió contra un señor oidor de escribir cosas tan injuriosas y infames que contra un luterano no se podían escribir ni había hombre en el mundo que las escribiese”.

Lo hasta aquí anotado no es la copia de lo escuchado en una audiencia normal. Son las palabras que recuerda haber oído el oficial Bustamante en casa del oidor González desde las once de la noche hasta la madrugada, pues firma este documento, empezado el 12 de enero a las 11 de la noche, el 13 de enero de 1651.

Las últimas notas de la declaración no son transparentes, pero se alcanza a entender que en el pasquín Ocariz acusaba a Prada de no ser limpio (eso se supo leyendo el papel) y de beber vino y fumar tabaco. En su defensa, el oidor le imprecaba, “¿No era limpio?, voto a Dios que fue ministro muy limpio y si no miren lo que dejó en su casa”.

Bueno, es por el momento lo único que sabemos de lo que podía contener el pasquín. Las razones que Ocariz habría tenido para apoyar a la facción que puso el libelo contra el oidor Prada las podemos deducir de su nada limpio historial burocrático.

El señor oidor don Francisco Prada defendido con tanta dignidad por su colega don Pedro González de Güémez había sido acusado tres años después de su llegada al Nuevo Reino -1648- por un grupo de vecinos. Ellos se quejaron ante el rey de que Prada había obrado en el ejercicio de su cargo “con desatención y exceso”, con “gran iniquidad y mucha opresión”,[4] al punto que Miranda de Auta, el presidente de la Audiencia, sin esperar la respuesta del rey, lo desterró a Ibagué. Posteriormente se envió a un visitador para inspeccionar lo que estaba sucediendo, pero en el proceso, Prada murió.

Eran tan fuertes las tensiones, que amigos y familiares de Prada escribieron al rey para que autorizara una autopsia, pues presumían que el oidor habría muerto envenenado. A pesar de los dolores y las 28 horas de agonía, la autopsia no pudo confirmar que su muerte fuera producto de un homicidio.

Casa comprada por Flórez de Ocariz en 1662 en una esquina de la plaza mayor de Santafé

Este episodio que parece marginal no lo fue tanto en su época. Nos faltan fuentes que no aparecen aún, pero sabemos por ciertas cartas que hubo averiguaciones para saber cuáles eran los desmanes de Prada y otras más para entender quiénes fueron los culpables del libelo infamatorio, así como para averiguar sobre la acusación de asesinato. Gerónimo de Ortega y Arellano quien era gobernador de Santa Marta por 1649 y el pariente del oidor, Antonio Marentes de Prada, acusaban al presidente Miranda de Auta y al fiscal Manuel de Escalante de ser los autores del envenenamiento.

Sobre la autoría del envenenamiento nos faltan herramientas para sacar conclusiones, pero sí es muy probable que estos importantes personajes hubieran sido los que presionaron al escribano Ocariz de escribir el pasquín contra Prada, pues ellos eran conocidos públicamente como enemigos del oidor.

De cualquier manera, existe una abultada documentación de la Audiencia de Quito sobre la vida y milagros de don Francisco de Prada. Sus años en Quito darían para escribir un libro, pero de algunos breves estudios ya existentes se sabe que allí sus conductas fueron todo menos que intachables.[5]

Francisco de Prada fue un burócrata despreciable. Con amenazas casó a varios de sus parientes, incluida su hija. De manera poco escrupulosa manipulaba las decisiones de la justicia. Apoyó saqueos a las casas de sus vecinos en las rondas nocturnas, en donde se robaban armas y se vendían en otras ciudades. Practicó el tráfico de influencias en la Audiencia y sus abusos marcaron la forma irregular de visitas de composición de tierras que le fueron encomendadas. La Corona en lugar de aplicarle un buen castigó lo premió después de su vida en la Audiencia de Quito con el cargo de oidor más antiguo en la Audiencia de Santafé.

Con este historial no parece fantasioso pensar que tal vez su muerte sí fue provocada y que en la Audiencia de Santafé prolongó sus ya tradicionales y poco limpias formas de actuar, lo cual ayudaría a entender el significado de la frase que contenía el pasquín. Eso explicaría por qué un personaje de la talla y fama de Juan Flórez de Ocariz hubiera participado en la escritura del libelo en contra de Prada, el cual, a la luz de sus desmanes, no parece muy injurioso.


[1] AGN, Miscelánea: SC, 39, 72, D.49. Todas las citas que vienen adelante proceden de esta signatura.

[2] Datos proporcionados por Enrique Ortega Ricaurte en la introducción a una reedición de las Genealogías.

[3] Este oidor de la Audiencia de Santafé tuvo también a su cargo la pesquisa sobre el pasquín que unos años más tarde fue puesto al visitador Juan de Cornejo. Sergio Elías Ortiz consideraba en los años 60 del siglo XX que “este es el más antiguo de que hay noticia en esta clase de desahogo popular”, aseveración que hoy día podemos considerar totalmente errada. Por este estudio sabemos que el oidor González de Güémez fue excomulgado por asuntos relativos al juicio de un eclesiástico involucrado en la postura del pasquín contra el visitador Cornejo. Me he referido a la visita de Juan de Cornejo en “Pasquines contra visitadores reales: opinión pública en las ciudades hispanoamericanas de los siglos XVI, XVII Y XVIII” en James S. Amelang y Antonio Castillo Gómez (dirs.), Carmen Serrano (ed.), Opinión pública y espacio urbano en la Edad Moderna. Gijón: TREA, 2010, pp. 373-398. ISBN 978-84-9704-509-4.

[4] Fernando Mayorga García. La Audiencia de Santafé en los siglos XVI y XVII. Bogotá, Instituto Colombiano de Cultura Hispánica, 1991, p.70.

[5] Arrigo Amadori y Josué Caamaño Dones. “Alianzas y conflictos en la Audiencia de Quito: El caso del oidor Francisco de Prada, 1636-1645” en Revista de Indias, 2008, v.LXVIII, n.243, p.67-88.

Imágenes:

1) El óleo del escribano lo digitalicé a partir de una fotografía de Andrés Felipe Cárdenas en el libro de Rubén Hernández Molina, La casa de la esquina mayor. Casa de la secretaría de cultura, recreación y deporte de Bogotá. Bogotá, Secretaría de Cultura, 2005. El óleo original se encuentra en la Academia colombiana de historia.

2) La foto de la casa del escribano la tomé del sitio https://www.skyscrapercity.com/showthread.php?t=327441

Natalia Silva Prada

Especialista en historia cultural del periodo colonial americano. Su último libro se titula Los 'Reinos de las Indias' y el lenguaje de denuncia política en el mundo Atlántico (s.XVI-XVIII), Amazon and CreateSpace, 2014. Otros libros de su autoría y sus artículos de investigación científca pueden consultarse en https://loc.academia.edu/Natalia Silva Prada Además de este blog es autora del blog "Paleografías americanas": http://paleografi.hypotheses.org y del blog de gastronomía histórica "Love cooking, love History": http://blogs.eltiempo.com/love-cooking-love-history/

More Posts - Website

“Plega a Dios, / quien mal me dice / mal le venga, / como el sapo a la culebra”*

portadalibroCarranza, Claudia y Castañeda Rafael, Palabras de Injuria y expresiones de disenso: El lenguaje licencioso en Iberoamérica. San Luis Potosí, El Colegio de San Luis, 2016. ISBN 978-607-8500-08-6.

La semana pasada he recibido por correo postal una obra en la que colaboré y de la que me siento particularmente orgullosa. Los profesores Claudia Carranza y Rafael Castañeda me invitaron hace ya varios años a participar en la creación de un libro dirigido a estudiar la injuria desde dos disciplinas básicas: la literatura y la historia. El resultado después de los varios años que ha demorado el proceso editorial ha superado las expectativas. Es un libro cuya edición ha sido muy bien cuidada y que reúne textos de gran calidad y actualidad publicado por el Colegio de San Luis Potosí, institución de estudios de posgrado de México. Por sus páginas desfilan investigaciones que cubren varias regiones de Iberoamérica escritos por estudiosos reconocidos y por jóvenes promesas de las dos disciplinas.

La obra recopila 19 ensayos que abordan el universo de la injuria en sus aspectos políticos, sociales, judiciales, religiosos y literarios y que buscan mostrar a los lectores expresiones del lenguaje de una época remota para llenarlas de sentido y significado. Este ejercicio busca penetrar aun más, en la comprensión de las acciones y sentimientos humanos.

indice1

Algunos ensayos se detienen a estudiar el concepto mismo de injuria y lo contextualizan. Otros se centran en los significados políticos y sociales de términos muy denigrantes, algunos ya desaparecidos y otros todavía en uso. La injuria/insulto/infamia no es una cuestión que se reduce simplemente a denuestos lexicales, se encuentra también en prácticas analizadas en el libro tales como la escritura literaria en general (que pasa desde las crónicas hasta los cancioneros), tropos del lenguaje como la sátira, las maldiciones, las fórmulas mágicas, los maleficios, las interjecciones, las canciones, la blasfemia, la herejía, la burla y los gestos o comunicación no verbal.

Cuando hablamos de la escritura pensamos no solo en textos literarios, históricos o médicos aprobados/censurados en su época, sino en escrituras infamantes, la mayor parte de las veces anónimas, como los pasquines y libelos infamatorios o ciertas poesías y papeles anónimos. De las primeras escrituras el libro da cuenta de la presencia de la injuria, de la burla, del desprecio y de la sátira en El Carnero de Juan Rodríguez Freile, Vida de la venerable sierva de Dios Caterina de San Juan de Alonso de Ramos, Nueva Coronica y Buen Gobierno de Felipe Guaman Poma de Ayala, la Historia del Reino de Quito de Juan de Velasco o el manuscrito inédito de Juan Méndez Nieto, Discursos medicinales. De los escritos anónimos el panorama presentado es también amplio y variado: cartas religiosas, panfletos, memoriales políticos, libelos infamatorios, coplas impresas e incluso opúsculos firmados que hacen parte de polémicas religiosas y políticas de la edad moderna.indice2

También desfilan personajes fascinantes cuya memoria ha sobrevivido a costa de sus condenas inquisitoriales. Nos referimos a gente como el irlandés William Lamport, el capitán Mariano Díez de Bonilla, el mestizo José Rojas, el médico converso Juan Méndez Nieto o un numeroso grupo de hombres y mujeres esclavos de origen africano y filipino que recurrieron a la blasfemia como estrategia de salvación al castigo. Para quienes participaban de la vida política, la injuria podía ser también una estrategia, de reclamo o de desprestigio del enemigo. La religiosidad popular también se sirvió de la injuria al parecer como una forma de humanizar a las entidades sobrenaturales, buscando acercarlas a su cotidianidad.

Asímismo, este libro contiene estudios sobre los conflictos sufridos por quienes pertenecían a sectores sociales considerados viles, como el de los mestizos y otros grupos incluidos en las llamadas castas, temáticas estudiadas desde los pleitos judiciales sostenidos en tribunales civiles como en las narraciones históricas de la época.

Este libro nos ilustra de manera magnífica sobre el amplio universo de la injuria, sus parientes y la presencia permanente y constante en sociedades que han sido representadas por la represión y el silencio pero cuyo imaginario poco a poco se va desdibujando en la medida en que las vamos conociendo mejor.

No me queda más que invitarlos a leer este libro que esperamos vivamente dé mucho de qué hablar.

*La frase que usamos por título de la entrada proviene del capítulo de este mismo libro “El castigo en verso. Aspectos de la maldición en la lírica popular hispánica, siglos XVI al XVII” de Claudia Carranza Vera.

 

Natalia Silva Prada

Especialista en historia cultural del periodo colonial americano. Su último libro se titula Los 'Reinos de las Indias' y el lenguaje de denuncia política en el mundo Atlántico (s.XVI-XVIII), Amazon and CreateSpace, 2014. Otros libros de su autoría y sus artículos de investigación científca pueden consultarse en https://loc.academia.edu/Natalia Silva Prada Además de este blog es autora del blog "Paleografías americanas": http://paleografi.hypotheses.org y del blog de gastronomía histórica "Love cooking, love History": http://blogs.eltiempo.com/love-cooking-love-history/

More Posts - Website