Il Gobbo di Rialto: Una escultura muy locuaz

En días pasados tuve la oportunidad de escaparme cuatro días a Venecia. Una de mis metas era encontrarme con el famoso “Gobbo di Rialto”, escultura con una historia propia y muy intensa en los siglos XVI y XVII.

El llamado jorobado de Rialto tenía un lugar notable en la vida veneciana. Fue esculpida en granito por Pietro di Saló en 1541 y representa a un hombre muy agachado que sostiene una escalera sobre su espalda; de esta imagen deviene el nombre popular. Está ubicada en una esquina de la plaza San Giacomo, frente a la iglesia del mismo nombre, la más antigua de Venecia, y al margen del famoso puente del Rialto. Esta escultura ya era llamada así alrededor de 1550.

¿Pero qué de particular tiene esta curiosa estatua? Pues que se convirtió en la favorita de los pasquinistas venecianos, quienes la utilizaron de manera homóloga al famoso Pasquino de Roma, es decir, para pegarle los sonetos e injurias satíricas impresas y manuscritas, muchas de las cuales eran firmadas por el propio “Gobbo” y dirigidos contra personajes públicos e incluso prostitutas. Esta función se habría reforzado en el siglo XVII.

Originalmente servía a las autoridades para proclamar desde la parte alta de la escalera las leyes y ordenanzas de la República veneciana pero también cuentan las crónicas del siglo XVI que era un lugar de referencia para los condenados. Allí llegaban corriendo los ajusticiados, quienes desde la plaza de San Marco eran latigados por los pobladores. El suplicio terminaba con el beso a la estatua.

Era una de las varias estatuas “parlantes” de Italia (como Pasquino, Marforio o Madama Lucrezia) y su nombre tiene una interesante relación con su función ya que en aquellas épocas tratar a alguien de “gobbo” era insultarle, tan insultante como lo era el contenido de los carteles satíricos. Muchos de estos pasquines se perdieron para siempre pero otros tantos fueron recuperados en diversos textos del periodo moderno.

Fue común la dinámica de hacer hablar a las estatuas entre sí y hay varios vestigios de los desafíos entre Pasquino y el Gobbo, los cuales se convirtieron en antagonistas. En una de ellas este contesta así a Pasquino:

Tengo el diablo atrapado en la joroba
Estoy marcado por Dios, que esto te baste
Por sabiduría y comparación de mi metal

Soy bueno para encontrarte los trastes [*referido a la parte del instrumento musical]
Soy bueno para entrar, soy bueno para salir del baile […]

Bibliografía de apoyo:

Antonio Marzo, “Pasquino e il Gobbo di Rialto” en Ex-Marmore. Pasquini, pasquinisti, pasquinate nell’Europa moderna, 2005.

Filippo de Vivo, Information and Communication in Venice. Rethinking Modern Politics , 2007.

E. Volpi, Storie intime di Venezia repubblica, 1893.

Natalia Silva Prada

Especialista en historia cultural del periodo colonial americano. Su último libro se titula Los 'Reinos de las Indias' y el lenguaje de denuncia política en el mundo Atlántico (s.XVI-XVIII), Amazon and CreateSpace, 2014. Otros libros de su autoría y sus artículos de investigación científca pueden consultarse en https://loc.academia.edu/Natalia Silva Prada Además de este blog es autora del blog "Paleografías americanas": http://paleografi.hypotheses.org y del blog de gastronomía histórica "Love cooking, love History": http://blogs.eltiempo.com/love-cooking-love-history/

More Posts - Website


Un comentario sobre “Il Gobbo di Rialto: Una escultura muy locuaz”

  1. >Estimada Dr. Silva: en el 2do. Año de la Licenciatura en Historia de la Universidad Andrés Bello en Viña del Mar (Chile) hemos iniciado la exploración del uso de plataformas electrónicas en el trabajo historiográfico a partir de la asignatura sobre Descubrimiento, Conquista de América y colonia temprana (http://masdedosmundos.blogspot.com/). Comenzamos con su blog, el que hemos revisado en clase con detenimiento. Algunos estudiantes han construido sus propias bitácoras electrónicas con entusiasmo. Otros no sólo se han manifestado escépticos, sino abiertamente críticos. Le pido si es posible que a través de su blog exponga como “bloggera historiadora” una reflexión sobre las ventajas, límites y perspectivas del uso del blog en el trabajo historiográfico para abordar este tópicos con los estudiantes y generar una discusión en la sala de clase a partir de lo que Usted exponga de manera virtual. De antemano le agradezco su buena disposición y su “aporte historiográfico virtual” con “Los reinos de las Indias…”. Saludos!! Javiera Carmona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.