mundus alter 36: el general san martín versus lord cochrane: acusaciones de hispanofobia. por pedro cano borrego

Hoy colabora con el blog el investigador español Pedro Damián Cano Borrego quien nos acerca a una historia que se ha quedado algo marginal en los anales de la historiografía y que él recupera para dar de nuevo voz a los europeos, en particular a Lord Cochrane, quienes durante el proceso de emancipación americana del gobierno español se vieron afectados por las que fueron interpretadas como injustas expulsiones del territorio. Los dejo con su texto:

 

 

Estatua ecuestre de José de San Martín en el Parque del Oeste, Madrid.

 

En todo conflicto bélico es común la manipulación de la población para convencerla de que les asiste la razón, presentarlo como inevitable y dar una imagen perversa y ridícula del adversario. Cualquier recurso es utilizado para generar amnesia colectiva y demonizarle, recurriendo a deformar la historia, la geografía o cualquier atisbo de realidad[1].  La consideración del conflicto que desembocó en el nacimiento de las nuevas repúblicas hispanoamericanas como una guerra civil, o un conjunto de ellas, sigue siendo tabú en numerosas historiografías nacionales, centradas en una triunfalista visión teñida de pasión evocativa y culto al Prócer, lo que es aceptado por amplias capas de la población como dogma de fe cívica[2].

 

Esta visión, creada por la propaganda política, el periodismo o incluso la poesía coetánea y perpetuada por los autores liberales del siglo XIX, es actualmente contestada por los historiadores. Se reconoce que no fue un enfrentamiento entre un ejército español, extranjero e invasor, y otro patriota, nacional, en un tiempo en el que los sentimientos nacionales eran nulos o prácticamente inexistentes, ni entre un régimen despótico y depredador contra un ideal de libertad[3].  Se reconoce asimismo, porque así lo afirmaron sus protagonistas, que las Independencias fueron impopulares a la mayor parte de la población que, sin diferencia de color o clase social, engrosó los ejércitos realistas y sufrió posteriormente el estigma de la derrota[4].

 

Otro tema obviado, por incómodo, es el de la sistemática persecución, extorsión y posterior expulsión de la nimia población peninsular del continente. Sobre una población blanca de unos 2,7 millones, los peninsulares y canarios serían según Lynch unos 30.000, de toda extracción social[5]. Desde la Guerra a Muerte de Bolívar[6] a la hispanofobia desatada en las Provincias Unidas del Río de la Plata desde 1810[7], los casos más dramáticos se dieron donde su concentración era más elevada, como México[8] y  Lima[9]. Y es en este punto donde analizamos las acusaciones vertidas por Thomas Alexander Cochrane contra José Francisco de San Martín y Matorras[10].

 

José de San Martín es, junto con Simón Bolívar, una de las dos figuras más reconocidas y transcendentales de las Independencias hispanoamericanas. Nacido en Yapeyú, Misiones Guaraníes, el 25 de febrero de 1778, fue hijo de los españoles peninsulares Juan de San Martín y Gómez y Gregoria Matorras. Se trasladó a España junto a toda su familia a los seis años, donde estudió en el Seminario de Nobles y cursó la carrera militar, como todos sus hermanos, al servicio de la Monarquía española durante veinte años. En 1812 y con el grado de teniente coronel partió de Cádiz y se presentó en Buenos Aires, poniéndose al servicio de las Provincias Unidas, siendo ascendido a comandante y posteriormente a general. Fue sucesivamente General en Jefe del Ejército de los Andes, del Ejército de Chile y Comandante en Jefe del Ejército Libertador del Perú. Autoexiliado en Europa desde 1824, murió en la población francesa de Boulogne-sur-Mer el 17 de agosto de 1850.

 

Lord Cochrane es considerado, igualmente, una de las figuras más destacadas de las guerras de independencia de Hispanoamérica. Tras servir en la Marina Real británica durante las Guerras Napoleónicas, prestó igualmente servicio en las de Chile, Brasil y Grecia. En su posición de Vicealmirante de Chile, fue el encargado de transportar el ejército expedicionario comandado por José de San Martín al Perú. Los problemas entre ambos surgieron tras la toma de Lima y de los fuertes de El Callao. A ello contribuyeron que el propio San Martín y Bernardo Montegudo quisieran nacionalizar la flota chilena, el propio orgullo de Lord Cochrane y la falta de pago de los salarios a los marinos de su escuadra. El Vicealmirante, en vista de esto último, incautó los tesoros de una goleta que se hallaba fondeada en Ancón, por lo que la flota chilena hubo de partir del Perú sin bastimentos.  

 

El 11 de marzo de 1822 una delegación gubernamental de la República del Perú, compuesta por Juan García del Río y Diego Paroissien, presentó en Santiago de Chile una acusación sumaria contra Lord Cochrane, incluyendo documentación suministrada por el propio vicealmirante. Los cargos imputados eran de corrupción, usurpación de funciones, piratería y por aceptar sobornos para dejar escapar a los defensores de El Callao. Estos últimos estaban comandados por el Mariscal del Ejército Real del Perú José de la Mar, Benemérito de la Patria en grado Heroico por su participación en el Sitio de Zaragoza contra las tropas napoleónicas y futuro Presidente de esta república.

 

El mismo Lord Cochrane realizó una vindicación contra estas acusaciones. Contestando a la inculpación vertida de avaricia y del deseo de tomar indistintamente toda la propiedad de los españoles, el Vicealmirante le recuerda que era el General el que tenía esta intención, y que no había tenido el valor de hacerlo hasta desarmar su vigilancia haciendo falsas declaraciones de prometida seguridad, ocultando temporalmente las intenciones del gobierno con respecto a ello[11]. Cita una conversación tenida en Pasco en la que delante de testigos afirmó que su intención era dejarles sin una camisa con qué mudarse, y que el 28 de julio (de 1821), ya en Lima, le había dicho en francés que se les trataría del modo más feroz. Afirmaba Cochrane que si su opinión era la de dejarles la mitad de sus propiedades, el plan de San Martín fue el de prometerles su protección y venderles cartas de naturalización y ciudadanía,  para posteriormente quitarles cuanto poseían y desterrarlos.

Según su testimonio, tras despojarles fueron encerrados y cientos de ellos fueron embarcados en el Milagro y otra nave, donde fueron saqueados nuevamente por los soldados, y durante el trayecto a Chile muchos murieron de dolor, de maltrato o asesinados bajo según sus palabras una muy cuestionable pretensión de meditada resistencia.  Algunos supervivientes, según él, podían probar esta verdad, y afirmaba que nunca había sancionado tales crímenes ni participado en unas ganancias tan malditas, sino que mostró sus quejas contra una conducta que consideraba diabólica . A pesar de ello, San Martín había tenido la audacia de acusarle de dicha confiscación general y de tomar para él el crédito de “una línea de conducta más política, más generosa, conciliadora y útil”.

 

Podemos seguir el desarrollo de estos acontecimientos en el artículo monográfico de Ascensión Riaza[12]. De las declaraciones realizadas por San Martín en Santiago de Chile el 13 de noviembre de 1818, de que la feliz suerte de los españoles europeos estaba ligada a la prosperidad e independencia de América, se pasó tras la ocupación de Lima a la exigencia a los peninsulares de una contribución, sin discriminación por su afección o no al régimen. Las medidas restrictivas comenzaron ya el 4 de agosto de 1821, y desde el día 13 se pusieron en marcha los secuestros de bienes. En septiembre se les confinó en el Convento de la Merced o se les desterró a Ancón. De igual manera, se confiscaron todos los bienes de los sitiados en El Callao tras su rendición, incumpliendo lo pactado en la capitulación.

 

Tras la caída de los castillos, el 27 de septiembre se ordenó a los españoles no salir de casa después de la oración, sin pretexto y bajo pena de confiscación de todos sus bienes y extrañamiento. Asimismo, las primeras medidas adoptadas por el ministerio de Hacienda fueron la pura expoliación de bienes a peninsulares ausentes y americanos que hubiesen seguido al ejército realista. El Juzgado de Secuestros, constituido el 16 de octubre de 1821, llevó a cabo una intensa política de confiscación de propiedades a los comerciantes peninsulares,  que se prolongó hasta su extinción por orden del Soberano Congreso el 27 de diciembre de 1823.

 

El primer decreto de expulsión, de 31 de diciembre de 1821, ordenaba la salida de todos los peninsulares que no hubieran obtenido carta de naturaleza, bajo pena de confiscación de la mitad de sus bienes en beneficio del erario si no la conseguían en el término de un mes. En un segundo nivel, los que no fueran ciudadanos en la fecha de 25 de noviembre quedarían privados de los cargos eclesiásticos, civiles o militares sin derecho a sueldo.  El 12 de enero de 1822, ante el elevado número de reclamaciones que se presentaron, se exceptuó a los españoles que no hubieran solicitado en tiempo la carta de naturalización por falta de recursos o por algún otro impedimento que pudieran justificar. En virtud de los mismos, peninsulares de familias pudientes de Lima fueron sacados de sus casas a la fuerza y obligados a embarcar con destino a Chile.

 

Un nuevo decreto se expidió el 25 de enero de 1822, ordenando que todo peninsular soltero que no tuviera carta de ciudadanía abandonara el país en el término de un mes, dejando a beneficio del Estado la mitad de todos sus bienes. La política antiespañola se radicalizó tras la derrota de Ica el 6 de abril de 1822, que fue la razón por la que Monteagudo justificaba el decreto más cruel de los promulgados hasta entonces, el de 20 de abril, en el que se contemplaba la pena de muerte. Todo ello provocó que la práctica totalidad de los españoles europeos de Lima, entre diez y doce mil, abandonasen el virreinato, dejando sin protección a sus familias y propiedades.

 

El brazo ejecutor de San Martín, Bernardo Monteagudo, nacido en San Miguel de Tucumán e hijo de un español de Cuenca, fue un conocido propagandista en contra de los peninsulares ya desde su estancia en San Luis de la Punta, y reconoció en sus Memorias que[13]:

 

Yo emplee todos los medios que estaban a mi alcance para inflamar el odio contra los españoles; sugerí medidas de severidad y siempre estuve pronto a apoyar las que tenían por objeto disminuir su número y disminuir su influjo público o privado. Este era en mi sistema y no pasión.

 

En cuanto a San Martín, no me consta que rebatiese tan graves acusaciones. Entre su correspondencia posterior, hay una carta fechada en Londres el 9 de abril de 1827 del general (William) Miller, su antiguo edecán, en la que  le pedía datos para sus propias Memorias[14], y expresamente le informaba que[15]:

 

Yo no sé si usted lo sabe, pero uno de los cargos principales que le hacen sus enemigos es que después de haber prometido seguridad personal y de propiedades a los españoles en el Perú, usted los obligó a embarcarse quitando a unos la mitad de sus bienes y a otros cuanto tenían.

Yo estoy impuesto de los justos motivos y de la necesidad que había de desterrar a los españoles de Lima a consecuencia de sus intrigas y el abuso que hicieron de la protección que se les concedió; pero desearía tener unos datos sobre este asunto, de usted mismo.

 

En su contestación, fechada en Bruselas el 19 de abril, San Martín no hace ninguna mención a este tema. Sí que le informa de la imposibilidad de enviarle más información de la que le proporciona, por hallarse sin quien le lleve la pluma para dictar, dado que su hermano se encontraba ausente y debía valerse de un extranjero, lo que hacía duplicar el trabajo para corregir las faltas. El hermano que le servía de amanuense era Justo Rufino, militar español como el padre  y todos los hermanos de José, que había servido igualmente en el ejército real veinte años. Otro de sus hermanos, Manuel Tadeo, oficial laureado como los demás hermanos en la Guerra de Independencia española, fue en numerosas ocasiones llamado por José para que se uniese a él, a lo que nunca accedió[16].

 

Es un axioma que todo proceso bélico desata los más bajos instintos y una espiral de violencia, dignificando incluso los aspectos más negativos del ser humano. Una vez comenzada la guerra, sobran razones, motivaciones, medios o legitimidades, existiendo solamente la obsesión por ganarla[17]. En este año de Bicentenarios, podemos recordar las palabras vertidas por el general liberal español José María de Torrijos y Uriarte, traductor de las Memorias de Miller y como consta en la propia obra amigo de su protagonista, de que los realistas y los patriotas completaban sus regimientos y mantenían la guerra con naturales del país y con los recursos que su suelo y su riqueza ofrecían, y que todos puede decirse que eran americanos. Igualmente, y como colofón, su deseo de que[18]:

Yo confío en que no será duradero entre España y la América el encono que la guerra civil excitó en todos tiempos en todos los países, y aunque los hábitos y las preocupaciones conservarán por algún tiempo una tendencia hacia las exageradas acusaciones entre españoles y americanos, al fin la razón triunfará, y unos a otros se harán justicia… En las querellas de familia, debe prescindirse generosamente de las ofensas, y el honor y la gloria pertenece al que primero tiende la mano y ofrece una sincera reconciliación.

 

Bibliografía

ANDRADES RIVAS, E., “La incultura en que España mantenía a sus Colonias”, Dos tópicos del mito fundacional republicano en Chile”, Revista de Estudios Histórico-Jurídicos, [Sección historia del derecho patrio chileno], Valparaíso, Chile, 2018,  pp. 283 – 308.

BAÑOS BAJO, P., Así se domina el mundo. Desvelando las claves del poder mundial, Ariel, Barcelona, 2017.

BLANCO-FOMBONA, R. (Dir.), San Martín, su correspondencia (1823-1850), Biblioteca Ayacucho, Ed. América, Madrid, 1919.

GARCÍA DE FLÖEL, M., La oposición española a la revolución por la independencia en el Río de la Plata entre 1810 y 1820: parámetros políticos y jurídicos para la suerte de los españoles europeos, Verlag, Hamburgo, 2000.

HEREDIA, E.A., Los vencidos. Un estudio sobre los realistas en la guerra de independencia hispanoamericana, Programa de Historia de las Relaciones Interamericanas CIFFYH, Universidad Nacional de Córdoba, Córdoba, Argentina, 1997.

HERNÁNDEZ GONZÁLEZ, M, La guerra a muerte. Bolívar y la Campaña Admirable (1813-1814), Idea, Santa Cruz de Tenerife, 2014.

LYNCH, J., “Los factores estructurales de la crisis: La crisis del orden colonial”, en Historia General de América Latina, Vol. V, UNESCO, Paris, 2003, pp. 33-54.

Manifiesto de las acusaciones que a nombre del General San Martín hicieron sus legados ante el Gobierno de Chile contra el Vice-almirante Lord Cochrane y vindicación de éste, dirigida al mismo San Martín, Lima, Imprenta J. Antonio López, 1823.

MARTÍNEZ RIAZA, A., “El peso de la ley: la política hacia los españoles en la independencia del Perú (1820-1826”, Procesos, Revista Ecuatoriana de Historia,  nº42, julio-diciembre 2015.

MILLER, J., Memorias del General Guillermo Miller, al servicio de la República del Perú, traducidas al castellano por el General Torrijosamigo de ambos, Reproducción de la edición de Londres de 1829, Tomo I, Madrid, Librería General de Victoriano Suárez, 1910.

MUÑOZ, J.R., Vida y escritos de Bernardo de Monteagudo, o sea rasgo biográfico de uno de los más altos personajes del drama revolucionario de Sud-América, Valparaíso, Imprenta y Librería del Mercurio, 1859.

OLÁZABAL, M., Memorias del coronel Manuel de Olazábal : refutación al ostracismo de los Carreras. Episodios de la guerra de la independencia, Biblioteca del Instituto Sanmatiniano, Vol. 5, Buenos Aires, 1942.

PÉREZ VEJO, T., “La hispanofobia como elemento de movilización en las guerras de Independencia. ¿Un mito historiográfico?”, en SÁNCHEZ CUERVO, A. y VELASCO GÓMEZ, A, (Coord.), Filosofía política de las Independencias latinoamericanas, Biblioteca Nueva, CSIC, 2012.

RUIZ DE GORDEJUELA, J., La tragedia del exilio: la expulsión de españoles de México y su destino incierto, 1821-1836, Escuela Estudios Hispanoamericanos-CSIC, Universidad de Sevilla, Sevilla, 2006.

 

Sobre el autor:

Pedro Damián Cano Borrego es Licenciado en Derecho y Doctor en Historia y Arqueología por la Universidad Complutense de Madrid. Como investigador independiente, colabora habitualmente en varias revistas científicas y de divulgación. Es Presidente del Polo Europa de la Unión Americana de Numismática, cuyo objetivo es la divulgación de la Numismática, la historia y la cultura de América, promoviendo la unión e integración, en los principios de Amistad y Colaboración, en el reconocimiento de la diversidad y la pluralidad. 

https://orcid.org/0000-0002-2806-4327

 

[1] BAÑOS (2017, 268-269).

[2]ANDRADES (2018,  283-308).

[3] PÉREZ (2012, 221-222).

[4] HEREDIA (1997).

[5] LYNCH (2003, 33).

[6] HERNÁNDEZ (2014).

[7]GARCÍA (2000, 27). Según esta autora, la población peninsular sería de entre tres mil cien y tres mil quinientas personas, lo que suponía el 0,8% del total de la población.

[8] RUIZ (2006).

[9] MARTÍNEZ (2015, 65-97).

[10] Manifiesto… (1823).

[11] Manifiesto… (1823, 39-41).

[12] MARTÍNEZ (2015).

[13] MUÑOZ (1859).

[14] MILLER (1829). No hay mención en la obra a estos hechos.

[15] BLANCO (1919, 85 y ss.).

[16] OLÁZABAL (1942, 120).

[17] BAÑOS (2017, 27).

[18] MILLER (1829)..

 

 

 



Citar este post
Natalia Silva Prada (2021, 9 noviembre). mundus alter 36: el general san martín versus lord cochrane: acusaciones de hispanofobia. por pedro cano borrego. Los Reinos de las Indias. Recuperado 13 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/r0qm

Natalia Silva Prada

Especialista en historia cultural del periodo colonial americano. Doctora en Historia por El Colegio de México. Autora de Pasquines, cartas y enemigos. Cultura del lenguaje infamante en Nueva Granada y otros reinos americanos, siglos XVI y XVII (2021), Del arte de las escrituras antiguas (2018); 'Los Reinos de las Indias' y el lenguaje de denuncia política en el mundo Atlántico (s.XVI-XVIII) (2014); La política de una rebelión: los indígenas frente al tumulto de 1692 en la ciudad de México (2007); William Lamport, rey de las Américas y Emperador de los mexicanos (2009). Otros libros de su autoría y sus artículos de investigación científica pueden consultarse en https://loc.academia.edu/Natalia Silva Prada Es gestora y autora de los blogs: Los Reinos de las Indias, Paleografías Americanas y Love Cooking, Love History.

More Posts - Website

Follow Me:
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.