Archivo de la etiqueta: apostilla

Apostillas, redomazos y sambenitos: otras formas de castigo público popular

En la entrada anterior del blog me he referido a ciertas prácticas que acompañaban al “arte” difamatorio vinculadas con el ruido: el uso de cencerros y los cantos insultantes llamados cantaletas. Hoy expondré las otras formas de castigo popular que anunciamos en el título.

Las apostillas, los redomazos y los sambenitos los he encontrado asociados a la publicación de pasquines y a ciertos documentos oficiales. Se me ocurre que eran una especie de prácticas de “imposición”, las cuales, mediante la escritura, el uso de objetos y la aplicación de inmundicias, degradaban al sujeto criticado aún más de lo que ya estaba expreso en el pasquín, o convertían en pasquines, los documentos oficiales intervenidos de manera ilegítima. Estas prácticas grotescas evidencian aún más, la fuerza de la pasión que le es implícita al vituperio o injuria. Eran la cara fea, por así decir, de una sociedad que daba tanto peso al honor.

Hace varios años, el historiador español Fernando Bouza había advertido en su libro Corre manuscrito, sobre la existencia de estos “gestos” que acompañaban a ciertos manuscritos, sumando uno más, el de “echar fama de judíos”, también presente en los documentos que comentaré adelante.

Apostillas

El hallazgo de apostillas no es muy frecuente en la documentación americana, pero he tenido la fortuna de ubicar algunas de ellas.

La primera apostilla de la que puedo dar cuenta proviene de la villa de Colima en la Nueva España y data de 1597.[1] Esa apostilla es el resultado de un edicto de excomunión a unos vecinos notables que se negaban a pagar diezmos, primicias, capellanías y obvenciones. La excomunión fue fijada por el cura Sebastián de Valderrama en una tabla en donde aparecía el listado de los afectados y probables (muy seguramente) autores de la apostilla. colima

Pocos días después de que fue anunciada la excomunión, la tablilla apareció adosada arriba de su firma con estas injurias: “Tengan al bachiller Valderrama por grandísimo bellaco, loco, borracho, ladrón que cobra lo que no le deben”.[2] Si, era una forma muy explícita y poco temerosa de protesta en la que no era difícil adivinar quiénes eran sus autores y las razones que los movieron a la acción de “inserción”.

El segundo hallazgo está relacionado con una Real cédula que llegó al Nuevo Reino de Granada y que se encuentra hoy en el Archivo General de la Nación de Colombia.

pragmaticaapostillada

En la “pragmática sanción del 15 de noviembre de 1723 relativo a “trajes y otras cosas” algún transgresor insultó al propio rey, don Felipe V con estas palabras: “Carajo para este rey” y “vaya al carajo este rey ladrón”. La primera frase fue colocada debajo del asunto y la segunda debajo de los datos editoriales, como puede apreciarse en la imagen. Suponemos que esta fue la forma silenciosa de protesta ante las primeras políticas reformistas de la época borbónica. Esta en particular, buscaba contener el lujo en el vestir. Nunca sabremos, sin embargo, nada de su autor ni del momento en el que la Real Cédula fue convertida con ese acto, en pasquín. Pero al menos tenemos la evidencia del acto injurioso y político que expresaba la capacidad de reaccionar ante una disposición emanada de tan alta autoridad.[3]

Este caso parece similar a uno de 1649 narrado por Bouza, en el que un herrero, un tejedor y un labrador de Biescas habían robado un libro de la cofradía de San Jorge y lo habían “intervenido”: cortaron la imagen de San Jorge, agujerearon varias hojas del libro y escribieron y pusieron señales en otras. Lo escrito, fueron palabras insultantes contra los caballeros del lugar. Decía así el texto infamante:

“caballeros hyos dalgos/estos lybros os da/mos y sy no teneis/lo a contusbrado cre/an que serán como/ el libro dexjorega/dos y a puñalados/ y boto a cristo que/ se ten drá el/ oferecido”.[4]

Un tercer caso americano del que tengo conocimiento es una estampa de San Jerónimo en la que el santo doctor de la Iglesia fue confundido con el apóstol de Jesús, quien además fue injuriado alrededor de su imagen con estas palabras: “omicida, Judas malebolo, hipócrita, sierpe, hidra, bíbora, basilisco, tonto, traidor, embustero, malbado [y] bobo”.[5]

sanjudasinjuriado-001

El redomazo

A principios del siglo XVII, cuando tuvo lugar la publicación de la primera edición del Tesoro de la lengua castellana de Sebastián de Covarrubias, esta práctica parecía ser ya cosa del pasado:

“Enalmagrados llamaban los señalados por mal, como los encartados, los notados de infamia y por tal se tenía en algún tiempo tirar redomazo de almagre, o tinta a la puerta de alguno. Y como es cosa sin fundamento ya no hacen caso de ello”.

Redoma, objeto del que deriva el término "redomazo"
Redoma, objeto del que deriva el término “redomazo”

El redomazo era entonces, el acto de ensuciar con sustancias “viles”, como el almagre, la tinta, los orines o las heces, entre otras sustancias, caracterizadas por su mal olor o presencia.

Otro testimonio de esta práctica antigua aparece en las Novelas ejemplares de Miguel de Cervantes Saavedra, en la que se le tilda de agravio común y niñería, junto a otros actos de los que aquí estamos dando cuenta: “untos de miera,[6] clavazón de sambenitos y cuernos, matracas, espantos, alborotos, cuchilladas fingidas, publicación de libelos, etc.”[7]

Pues bien, he encontrado algún testimonio de esta sucia práctica en el siglo XVI. En sus Elegías de varones ilustres de Indias contaba don Juan de Castellanos que cuando llegó don Alonso de Zorita a realizar su juicio de residencia en Santafé de Bogotá, sus edictos fijados en las iglesias “amanecieron maculados del fétido rocío de secretas”.[8]

Por el momento no conocemos otros casos en este hemisferio, pero presumo que la sucia práctica hunde sus raíces en el pasado europeo. Carlo Ginzburg comenta un episodio sucedido en Bolonia que viene al caso. En el año de1662, cuatro hombres fueron colgados en esta ciudad por haber “ensuciado con excremento las imágenes sagradas de la ciudad” y por “haber pegado en ellas hojas llenas de blasfemias y de oscuras amenazas en contra de las autoridades políticas y religiosas de la ciudad”.[9] El autor principal de estos hechos se llamaba Constantino Saccardino, un judeoconverso, conocido como curandero, destilador y por un tiempo, bufón profesional de los duques de Toscana.

Los casos mostrados sirven para escenificar los aciertos de Mijail Bajtin respecto a ciertas manifestaciones de la cultura popular, en donde

la orientación hacia lo bajo es característica de todas las formas de la alegría popular y del realismo grotesco […] es propia de los pleitos, luchas y golpes […] las imprecaciones y groserías también son caracterizadas por esta orientación […] el destronamiento carnavalesco acompañado de golpes e injurias es a la vez un rebajamiento y un entierro. [10]

A esto añadía acertadamente Ginzburg en 1978, una relación entre la fiesta y la rebelión, entre el carnaval y la subversión que explicaría majestuosamente un año después, Emmanuel Le Roy Ladurie en su Carnaval de Romans.[11]

Sambenitos

El sambenito como sabemos, era una túnica infamante -originalmente en forma de escapulario- que reforzaba el castigo que los inquisidores asignaban a quienes ellos determinaban que cometían delitos contra la fe.

Foto: Pablo Fernández. Centro de Interpretación Judería de Sevilla. Tomado del blog "La huella del Patrimonio".
Foto: Pablo Fernández. Centro de Interpretación Judería de Sevilla. Tomado del blog “La huella del Patrimonio” de María Abril. http://marabse.blogspot.com/2014/06/foto-pablo-fernandez.html

En ella iban dibujados dependiendo del delito, cruces, aspas, llamas o demonios. Y no solo era un castigo impuesto al individuo particular señalado como hereje sino también a toda su descendencia. Era un símbolo degradante para el que lo portaba. De manera que quienes asumiendo transgresivamente funciones de tipo “inquisitorial” la usaban a su vez para reforzar una injuria, conocían muy bien el poder del símbolo del que se apropiaban.[12]

El primer sambenito que encontré asociado a un pasquín fue impuesto a un vecino mercader de la ciudad de México al que se le injurió también como judío. Este pasquín fue fijado en la puerta de la casa de habitación de Antón de la Fuente y según describe el documento, le fue adosado en el medio un

Sant benito de paño con sus aspas con un letrero alrededor del que dezia puto en sant venitado ladron judio confesso tus armas de cavallero de la passion de Cristo.[13]

Aquí se aprecia también, la práctica tan común de “echar fama de judíos” como forma de injuriar.

El segundo caso es un dibujo dentro de un pasquín publicado en la Paz en 1780.[14] colgados

Iba dirigido contra el corregidor y dos oficiales reales, los cuales parecen estar colgados de una horca y portando cada uno de ellos una túnica con una cruz. La violencia de la imagen no se quedó únicamente en la representación iconográfica, pues algunos de los injuriados fueron realmente muertos a manos de los rebeldes que se manifestaron contra la imposición de tributos y alcabalas.

Por hoy cerramos aquí. Seguiremos a la búsqueda incansable de estas manifestaciones carnavalescas que nutrían el ambiente violento y a la vez festivo de los poblados hispanoamericanos de hace unos siglos. Si alguno de los lectores entusiastas de este blog llega a saber de algún otro caso y quiere compartirlo, no tiene más que mandarme su comentario. Hasta la próxima.

 

[1] Este documento lo conocí gracias a la labor de rescate documental de José Miguel Romero de Solís en su libro Andariegos y pobladores: Nueva España y Nueva Galicia, siglo XVI. Zamora: Archivo Histórico del Municipio de Colima-El Colegio de Michoacán-Fondo Nacional para la Cultura y las Artes-Universidad de Colima, 2001, p.213.

 

[2] La imagen ya ha sido publicada. Esta versión la tomo de mi artículo, “Pasquines contra visitadores reales: opinión pública en las ciudades hispanoamericanas de los siglos XVI, XVII Y XVIII” en James S. Amelang y Antonio Castillo Gómez (dirs.), Carmen Serrano (ed.), Opinión pública y espacio urbano en la Edad Moderna. Gijón: TREA, 2010, p.379.

[3] Yo salvé la imagen cuando el AGN de Colombia la exhibió en su sitio electrónico, pero en este momento la imagen ya no está disponible, aunque aparece en el catálogo. Espero que no sea una forma de censura contemporánea, en tanto la digitalización ya existía. AGN, Colombia. CO.AGN.SAA-I.27.8.34. Pragmática sanción para que se observe la prohibición de superfluidades en los trajes, bodas, etc.

[4] Fernando Bouza, Corre manuscrito. Una historia cultural del siglo de oro. Madrid, Marcial Pons, 2001, p.116-117.

[5] Su autor fue un negro hijo de esclava de 23 años, quien arrepentido se entregó a la Inquisición. Véase Ruz, Mario Humberto. “Conjuros indígenas, blasfemias Mestizas: fragmentos discursivos de la Guatemala colonial”. Revista de literaturas populares, 62 (2006): 281-325.”, p.309.

[6] Aceite maloliente y espeso, de color oscuro que se obtiene de la destilación de bayas y ramas del enebro.

[7] Diálogo entre Rinconete y Monipodio en la novela de Miguel de Cervantes, Rinconete y Cortadillo, p.186 de la edición de 2013.

[8] Supongo que el autor hacía referencia con esta poética expresión a los orines.

[9] Carlo Ginzburg, “El palomar ha abierto los ojos. Conspiración popular en la Italia del siglo XVII” en Carlo Ginzburg, Tentativas, Rosario, Arg.: Prohistoria, 2004, p.46.

[10] Mijail Bajtin, La cultura popular en la edad media y el renacimiento. Madrid: Alianza Universidad,1993, p.334.

[11] Este tema ha sido abordado desde diferentes perspectivas analíticas por importantes estudiosos como Víctor Turner, E.P. Thompson, Eric Hobsbawn, James Scott, Ranahit Guha o Saurah Dube entre muchos otros. En mi tesis doctoral (2000) y luego libro (2007), La política de una rebelión, yo expuse la relación entre la fiesta y las expresiones carnavalescas con la rebelión, en el contexto específico del motín indio de 1692 en la ciudad de México.

[12] Sobre este tema es muy esclarecedor el libro de Luis R. Corteguera, Death by Effigy. A Case from the Mexican Inquisition. Philadelphia, Penn, University of Pennsylvania Press, 2012. Una reseña del libro la publiqué en este blog. Véase, Natalia Silva Prada, “La venganza con los símbolos de la Inquisición: muerte en efigie para un vecino de Tecamachalco” en   http://losreinosdelasindias.hypotheses.org/452

[13] Archivo General de la Nación de México, Inquisición, vol. 251 A., exp.3. fol.225r.

[14] La imagen que uso ya fue publicada previamente. Esta la he tomado de mi artículo “Pasquines contra visitadores reales: opinión pública en las ciudades hispanoamericanas de los siglos XVI, XVII Y XVIII” en James S. Amelang y Antonio Castillo Gómez (dirs.), Carmen Serrano (ed.), Opinión pública y espacio urbano en la Edad Moderna. Gijón: TREA, 2010, p.394.

Natalia Silva Prada

Especialista en historia cultural del periodo colonial americano. Su último libro se titula Los ‘Reinos de las Indias’ y el lenguaje de denuncia política en el mundo Atlántico (s.XVI-XVIII), Amazon and CreateSpace, 2014. Otros libros de su autoría y sus artículos de investigación científca pueden consultarse en https://loc.academia.edu/Natalia Silva Prada Además de este blog es autora del blog “Paleografías americanas”: http://paleografi.hypotheses.org y del blog de gastronomía histórica “Love cooking, love History”: http://blogs.eltiempo.com/love-cooking-love-history/

More Posts - Website