Don Juan Flórez de Ocariz: ¿escritor de un libelo infamatorio?

Juan Flórez de Ocariz según el maestro Delio Ramírez.

Hace por lo menos catorce años que rastrillo los archivos hispanoamericanos en busca de libelos o pasquines. Este tipo de escritura marginal es, por su mismo carácter, esquiva a los historiadores. Su hallazgo en los repositorios documentales a veces resulta una empresa titánica. Pues bien, hoy he encontrado una joya en uno de esos viejos papeles que en su descripción catalográfica en el Archivo General de la Nación de Colombia (AGNC) aparecía bajo el anónimo título de “Testimonio interrogatorio en causa por libelo calumnioso”.[1]

¿Cómo llegué a encontrarlo?

Hace un tiempo había puesto en mi cuaderno de trabajo una nota sobre un libelo contra un oidor de Santafé quien murió en 1650 y cuyo deceso, se sospechó en la época, no habría ocurrido por causas naturales. Ese dato lo había tomado de un libro sobre la historia de la Real Audiencia de Santafé de Fernando Mayorga García. Entonces la curiosidad me llevó a buscarlo en los repositorios digitales del AGNC. Crucé la palabra libelo con el año referido y me encontré con un documento de apenas dos hojas.

No obstante, en esas dos simples hojas encontré una mina y una bomba. Se trata de un interrogatorio hecho en los primeros días de enero de 1651 y a altas horas de la noche, a un personaje famoso de nuestra historiografía colonial. Este interrogatorio se hizo nada más y nada menos que al escribano y cronista Juan Flórez de Ocariz.

Para quienes no lo conocen, don Juan Flórez de Ocariz (San Lúcar de Barrameda, 1612- Santafé de Bogotá, 1692) es el autor de las famosas Genealogías del Nuevo Reino de Granada y uno de los tempranos historiadores de Hispanoamérica. Para redactar su monumental obra, él utilizó documentos originales de las reales audiencias, el cabildo y los archivos arquidiocesanos.[2] En 1644 había tomado posesión de la escribanía mayor del reino -cuya mitad obtuvo por vía dotal de su esposa- y llegó a ser Procurador general del Reino.

Pedro de Bustamante en calidad de oficial mayor del escribano de cámara en la Real Audiencia, don Antonio de Salazar Falcón, fue el encargado de registrar materialmente que el jueves 12 de enero de 1651 el doctor don Pedro González de Güémez,[3] oidor de la audiencia, tomó declaración en “la casa de su morada”, a don Juan Flórez de Ocariz.

La razón de este llamado a Ocariz fue proseguir con las averiguaciones sobre “el papel que se hizo contra el señor licenciado don Francisco de Prada, oidor más antiguo…difunto”. Pues bien, tomado el juramento al escribano Ocariz, el oidor González, después de varias preguntas y repreguntas le habría dicho (y se siente su furia e indignación):

“Buen escribano de cámara, miren de quien se fía una Real Audiencia quien hace esto qué no hará contra ella, qué seguridad tendrán los oidores de quien se atreve a decir cosas que de un luterano no se podían decir, ni es imaginable que un hombre cristiano, y aunque no lo fuera lo hiciera”.

En palabras sencillas, lo recrimina duramente imputándole una terrible culpa, la de escribir un libelo contra un oidor y decir contra él cosas que ni se atrevería a decir un luterano o se dirían de él, es decir, lo trata como hereje.

Ante estas duras palabras, el acusado Ocariz se defiende:

“Suplico a vuesa merced por quien es, y por quien yo soy, se sirva tratarme como es razón”

A lo que responde el oidor:

“Que le he de tratar a quien hace semejantes cosas bien paga la voluntad que le tenía el señor don Francisco que, si fuera menester cortarse un brazo y dárselo, lo hiciera y quien hizo esto tenía cara para pedirle fuese al entierro.”

Respondió otra vez Ocariz:

“Suplico a vuesa merced que yo no hice el memorial de mi motivo sino mandado y por lo que está en los autos y declararon los testigos”.

Hasta aquí la bomba. Un escribano de la calidad de Ocariz parece haberse prestado para injuriar a un personaje del calibre del oidor Prada. Ya veremos que este oidor no era un santo, pero por ahora continuemos con las recriminaciones del oidor González contra Ocariz y su defensa.

Después de que Ocariz se defiende diciendo que el no hizo el pasquín por propia voluntad, el oidor lo interpela diciéndole que sí y que habría redactado los autos y solicitado los testigos, -tratándolo como un falsario- a que Ocariz le responde que el oidor está mal informado y que él no es

“De los hombres que hacen eso ni puede un escribano de cámara hacerlo y asistir al señor presidente al examen de los testigos y ellos no habían de firmar lo que no dijesen ni yo soy de poner más de lo que dijesen, ni solicitar a ninguno y ha veinticuatro años que asisto en Santafé sin oficios y con ellos y he procedido con toda puntualidad y ajustamento como es notorio”.

Ocariz no logra convencer al oidor de su honradez y este sigue insistiendo y culpabilizándolo:

“Pues qué se puede presumir de quien se atrevió contra un señor oidor de escribir cosas tan injuriosas y infames que contra un luterano no se podían escribir ni había hombre en el mundo que las escribiese”.

Lo hasta aquí anotado no es la copia de lo escuchado en una audiencia normal. Son las palabras que recuerda haber oído el oficial Bustamante en casa del oidor González desde las once de la noche hasta la madrugada, pues firma este documento, empezado el 12 de enero a las 11 de la noche, el 13 de enero de 1651.

Las últimas notas de la declaración no son transparentes, pero se alcanza a entender que en el pasquín Ocariz acusaba a Prada de no ser limpio (eso se supo leyendo el papel) y de beber vino y fumar tabaco. En su defensa, el oidor le imprecaba, “¿No era limpio?, voto a Dios que fue ministro muy limpio y si no miren lo que dejó en su casa”.

Bueno, es por el momento lo único que sabemos de lo que podía contener el pasquín. Las razones que Ocariz habría tenido para apoyar a la facción que puso el libelo contra el oidor Prada las podemos deducir de su nada limpio historial burocrático.

El señor oidor don Francisco Prada defendido con tanta dignidad por su colega don Pedro González de Güémez había sido acusado tres años después de su llegada al Nuevo Reino -1648- por un grupo de vecinos. Ellos se quejaron ante el rey de que Prada había obrado en el ejercicio de su cargo “con desatención y exceso”, con “gran iniquidad y mucha opresión”,[4] al punto que Miranda de Auta, el presidente de la Audiencia, sin esperar la respuesta del rey, lo desterró a Ibagué. Posteriormente se envió a un visitador para inspeccionar lo que estaba sucediendo, pero en el proceso, Prada murió.

Eran tan fuertes las tensiones, que amigos y familiares de Prada escribieron al rey para que autorizara una autopsia, pues presumían que el oidor habría muerto envenenado. A pesar de los dolores y las 28 horas de agonía, la autopsia no pudo confirmar que su muerte fuera producto de un homicidio.

Casa comprada por Flórez de Ocariz en 1662 en una esquina de la plaza mayor de Santafé

Este episodio que parece marginal no lo fue tanto en su época. Nos faltan fuentes que no aparecen aún, pero sabemos por ciertas cartas que hubo averiguaciones para saber cuáles eran los desmanes de Prada y otras más para entender quiénes fueron los culpables del libelo infamatorio, así como para averiguar sobre la acusación de asesinato. Gerónimo de Ortega y Arellano quien era gobernador de Santa Marta por 1649 y el pariente del oidor, Antonio Marentes de Prada, acusaban al presidente Miranda de Auta y al fiscal Manuel de Escalante de ser los autores del envenenamiento.

Sobre la autoría del envenenamiento nos faltan herramientas para sacar conclusiones, pero sí es muy probable que estos importantes personajes hubieran sido los que presionaron al escribano Ocariz de escribir el pasquín contra Prada, pues ellos eran conocidos públicamente como enemigos del oidor.

De cualquier manera, existe una abultada documentación de la Audiencia de Quito sobre la vida y milagros de don Francisco de Prada. Sus años en Quito darían para escribir un libro, pero de algunos breves estudios ya existentes se sabe que allí sus conductas fueron todo menos que intachables.[5]

Francisco de Prada fue un burócrata despreciable. Con amenazas casó a varios de sus parientes, incluida su hija. De manera poco escrupulosa manipulaba las decisiones de la justicia. Apoyó saqueos a las casas de sus vecinos en las rondas nocturnas, en donde se robaban armas y se vendían en otras ciudades. Practicó el tráfico de influencias en la Audiencia y sus abusos marcaron la forma irregular de visitas de composición de tierras que le fueron encomendadas. La Corona en lugar de aplicarle un buen castigó lo premió después de su vida en la Audiencia de Quito con el cargo de oidor más antiguo en la Audiencia de Santafé.

Con este historial no parece fantasioso pensar que tal vez su muerte sí fue provocada y que en la Audiencia de Santafé prolongó sus ya tradicionales y poco limpias formas de actuar, lo cual ayudaría a entender el significado de la frase que contenía el pasquín. Eso explicaría por qué un personaje de la talla y fama de Juan Flórez de Ocariz hubiera participado en la escritura del libelo en contra de Prada, el cual, a la luz de sus desmanes, no parece muy injurioso.


[1] AGN, Miscelánea: SC, 39, 72, D.49. Todas las citas que vienen adelante proceden de esta signatura.

[2] Datos proporcionados por Enrique Ortega Ricaurte en la introducción a una reedición de las Genealogías.

[3] Este oidor de la Audiencia de Santafé tuvo también a su cargo la pesquisa sobre el pasquín que unos años más tarde fue puesto al visitador Juan de Cornejo. Sergio Elías Ortiz consideraba en los años 60 del siglo XX que “este es el más antiguo de que hay noticia en esta clase de desahogo popular”, aseveración que hoy día podemos considerar totalmente errada. Por este estudio sabemos que el oidor González de Güémez fue excomulgado por asuntos relativos al juicio de un eclesiástico involucrado en la postura del pasquín contra el visitador Cornejo. Me he referido a la visita de Juan de Cornejo en “Pasquines contra visitadores reales: opinión pública en las ciudades hispanoamericanas de los siglos XVI, XVII Y XVIII” en James S. Amelang y Antonio Castillo Gómez (dirs.), Carmen Serrano (ed.), Opinión pública y espacio urbano en la Edad Moderna. Gijón: TREA, 2010, pp. 373-398. ISBN 978-84-9704-509-4.

[4] Fernando Mayorga García. La Audiencia de Santafé en los siglos XVI y XVII. Bogotá, Instituto Colombiano de Cultura Hispánica, 1991, p.70.

[5] Arrigo Amadori y Josué Caamaño Dones. “Alianzas y conflictos en la Audiencia de Quito: El caso del oidor Francisco de Prada, 1636-1645” en Revista de Indias, 2008, v.LXVIII, n.243, p.67-88.

Imágenes:

1) El óleo del escribano lo digitalicé a partir de una fotografía de Andrés Felipe Cárdenas en el libro de Rubén Hernández Molina, La casa de la esquina mayor. Casa de la secretaría de cultura, recreación y deporte de Bogotá. Bogotá, Secretaría de Cultura, 2005. El óleo original se encuentra en la Academia colombiana de historia.

2) La foto de la casa del escribano la tomé del sitio https://www.skyscrapercity.com/showthread.php?t=327441

Natalia Silva Prada

Especialista en historia cultural del periodo colonial americano. Su último libro se titula Los 'Reinos de las Indias' y el lenguaje de denuncia política en el mundo Atlántico (s.XVI-XVIII), Amazon and CreateSpace, 2014. Otros libros de su autoría y sus artículos de investigación científca pueden consultarse en https://loc.academia.edu/Natalia Silva Prada Además de este blog es autora del blog "Paleografías americanas": http://paleografi.hypotheses.org y del blog de gastronomía histórica "Love cooking, love History": http://blogs.eltiempo.com/love-cooking-love-history/

More Posts - Website


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.