Archivo de la etiqueta: Lima

Presentación del Inca Barroco

Inca Barroco4

Carlos Espinosa Fernández de Córdoba. El inca barroco. Política y estética en la Real Audiencia de Quito, 1630-1680. Quito: Flacso, 2015.

Hace unos días he descubierto la existencia de una obra de reciente edición. Para mí ha sido un excelente descubrimiento. Sin temor a equivocarme creo que la historiografía está ante un nuevo hito. El profesor Carlos Espinosa irrumpe con esta obra en las más recientes interpretaciones existentes de historia de la cultura política colonial.
Este detallado trabajo está dedicado a entender un fenómeno que hemos venido estudiando hace un par de años, el de la presencia en la América hispánica de proclamaciones reales.
Carlos Espinosa nos acerca al personaje de don Alonso de Arenas Florencia Inca, un mestizo descendiente por línea materna de Atahualpa e hijo del español maestre de campo Alonso de Arenas, que fue ascendido a un cargo regularmente ocupado por españoles. En diciembre de 1666, don Alonso se dirigió desde Lima a ocupar el cargo de corregidor de Ibarra, en la Real Audiencia de Quito. En esas tierras fue recibido con grandes ceremonias y en medio del brindis se proclamó como descendiente de los reyes Incas. Los gobernadores de Otavalo lo aclamaron como “el rey de los indios”, autoridad que existía en la cultura política colonial. Este recibimiento y el proyecto de adhesión de los pueblos y parcialidades de Imbabura resultan irónicos, en tanto la conquista inca de esa región había sido mal recibida.
El descubrimiento de esta figura es magnífico, puesto que nos ayuda a entender otros tantos fenómenos poco claros que aquí y allá emergieron en la América colonial durante tres siglos. El autor dice que este “rey de los indios” era un mediador entre el poder del rey hispano y la república de indios. Este rey en el ordenamiento colonial existía solo en la esfera de la representación -puede decirse de los festejos-, más no en las relaciones sociales operantes. Por eso el autor lo llama, “el inca barroco”, un título que contiene como dice Espinosa, un oximorón, una contradicción.
Para llegar a tal conclusión el autor entra en confrontación directa con interpretaciones de la historiografía andina que hasta ahora habían sido las más aceptadas. Para los etnohistoriadores sobre todo, este tipo de fenómenos era una expresión más del movimiento neoinca, de la búsqueda de resurrección del pasado, de la esperanza de que el cuerpo del Inca cercenado por la violencia de la Conquista fuera reintegrado y el Inca retornara para acabar con los españoles y recuperara el poder.
La nueva propuesta de Espinosa es buscar el significado de estos resurgimientos neoincas en la lógica de la nueva cultura política colonial. Los propios documentos le dieron indicios de esta posibilidad, de leer estas realezas como parte de la legitimación del poder en el orden colonial. En lugar de enfocarse en una cultura andina autóctona al margen de las instituciones coloniales, se concentra en fenómenos culturales que se generaron en el seno de las relaciones de poder legítimas en ese momento. La figura del Inca servía para confirmar las jerarquías locales, más que para darle un vuelco al nuevo mundo existente tras la Conquista.
Además de los objetivos del espectáculo, una reafirmación del poder local, la presencia del Inca servía para establecer un vínculo con la realeza hispana a través de las probanzas de méritos y servicios y de las solicitudes de mercedes reales. Esa reafirmación se hacía también a través del retrato, el cual obedecía ahora a cánones hispánicos de representación del poder. El estudio iconográfico que hace el autor resulta también de gran interés. A esto se suma la comparación del caso de don Alonso con otros similares sucedidos en la misma Audiencia de Quito y en el virreinato del Perú.
El libro consta de siete capítulos y un extenso anexo documental, el proceso judicial seguido a don Alonso de Arenas y su papel en lo que fue visto como una revuelta. La transcripción completa de este importante documento fue realizada por Daniela Vásquez Pino.
En los siete capítulos el autor estudia los referentes teóricos, la figura política de don Alonso y su red de partidarios, las presunciones de sus actos en la esfera de la idolatría, el Inca de las fiestas reales coloniales, el significado del retrato del inca y la construcción del poder, la reutilización del lenguaje de la solicitud de mercedes y la derrota de los Incas en Quito en el siglo XVIII.
Los invitamos a leer esta obra que tiene una gran vigencia, a pesar de ser la traducción de la tesis doctoral de Carlos Espinosa presentada en 1989 en el Departamento de Historia de la Universidad de Chicago y que en su tiempo circuló muy poco.
Esta obra introduce una importante novedad que debe ser punto nodal para una discusión aun no acabada. Surgen todavía varias preguntas no respondidas en el libro, ¿Por qué si personajes de la talla de don Alonso no pretendían ir más allá de las reclamaciones que afirmaran su estatus colonial lograron generar en torno a sus actos, gestos y actitudes esperanzas de tipo milenarista entre la población nativa? ¿Se trató simplemente de una malinterpretación de sus gestos y proyectos personales? ¿Se trató simplemente del típico montaje propiciado por el miedo por parte de las autoridades españolas? ¿Cómo pueden interpretarse las frases de insubordinación escuchadas tras su llegada y las cartas que circularon años antes de su llegada a la Audiencia de Quito?

Natalia Silva Prada

Especialista en historia cultural del periodo colonial americano. Su último libro se titula Los 'Reinos de las Indias' y el lenguaje de denuncia política en el mundo Atlántico (s.XVI-XVIII), Amazon and CreateSpace, 2014. Otros libros de su autoría y sus artículos de investigación científca pueden consultarse en https://loc.academia.edu/Natalia Silva Prada Además de este blog es autora del blog histórico “Los Reinos de las Indias en el Nuevo Mundo”: http://losreinosdelasindias.hypotheses.org y del blog de gastronomía histórica "Love cooking, love History": http://blogs.eltiempo.com/love-cooking-love-history/ Para saber más sobre la autora visita la página "Sobre Natalia Silva"

More Posts - Website

Nicolás de Larraspuru y otros asesinos de “capa y espada”

Territorio de la Real Audiencia de Quito
Territorio de la Real Audiencia de Quito

“Falta la justicia y están las costumbres tan depravadas que sin temor de Dios y de Vuestra Majestad se cometen muy atroces delitos en la ciudad, en los campos y en los caminos reales de homicidios, fuerzas, estupros o robos y salteamientos sin ninguna seguridad de sus vidas” (Juan de Vera y Juan Sáenz de Gauna).1

Por los importantes desacuerdos que produjo la Visita del Inquisidor Juan de Mañozca y Zamora a la Real Audiencia de Quito en la década de los años 20 del siglo XVII, nos hemos enterado de unos terribles asesinatos en los que si bien el inquisidor de Lima no fue su autor principal, si protegió a uno de sus ahijados.2 Mañozca y Zamora hizo una espectacular carrera como Inquisidor y como arzobispo, desde la fundación del Tribunal de la Inquisición en Cartagena (1610) hasta su muerte en México (1650). Era un vizcaíno de una personalidad profundamente conflictiva del que nos ocuparemos en otro momento.
Este caso nos permite continuar con la propuesta que hicimos en la entrada anterior, la de estudiar las relaciones entre el poder y la vida cotidiana, en donde el asesinato cobraba visos políticos y se consideraba como una forma de resolver conflictos. No eran procedimientos legítimos pero parecían legitimarse por las malas prácticas del compadrazgo y la imposición del miedo ejercido por individuos de cuestionable personalidad.
El personaje en cuestión, relacionado con el inquisidor Mañozca se llamaba Nicolás de Larraspuru y Araníbar, un vizcaíno nacido en Azcoitia e hijo del prestigioso General de la Armada española, Tomás de Larraspuru.  Ocupó altos cargos administrativos, antes y después de los asesinatos. Era de pública fama que era vicioso y parrandero. Su padre fue un almirante y célebre marino al servicio de Felipe III. Ambos pasaron a América en 1620. El padre era miembro de la orden nobiliaria de Calatrava y el hijo de la de Santiago desde 1623. Tomás de Larraspuru tenía importantes influencias en la Corte del rey Felipe IV como lo demuestra el hecho de que por 1630 había conseguido el nombramiento para sus nietas de meninas de la reina Isabel de Borbón.3 Nicolás contrajo nupcias en Quito en 1624 con María de Vera Mendoza y Nuñez de Bonilla. Por documentos de la Casa de Contratación de Sevilla nos enteramos que Larraspuru murió cerca de la Habana en un combate contra los holandeses.4
El primer informe por el que sabemos de sus desmanes y de otros importantes personajes políticos, lo hicieron dos miembros de la Real Hacienda de Quito en el año de 1626 y a quienes hemos citado en el epígrafe de este texto.

Quito según Poma de Ayala
Quito según Poma de Ayala

Al capitán Pedro Sayago de Loyo, extremeño de nación, lo asesinaron entre otros, Larraspuru, el corregidor, don Pedro Troncoso y sus hombres en la villa de Riobamba. Mientras Sayago hacía su ronda nocturna en calidad de alguacil, más de 20 hombres al mando de Larraspuru lo atacaron vilmente. En la contienda, él logró matar a 8 hombres, pero al serle cortada una mano terminó por morir frente a una patente mayoría. Le propinaron más de 50 cuchilladas y mientras moría pidió confesarse con alguno de los varios sacerdotes presentes, algunos miembros de la Compañía de Jesús. Se cuenta que Larraspuru lo impidió burlándose con la frase: “que en el infierno se confesaría”.5 Éste crimen, es sólo uno de los múltiples de cuchilladas, violaciones y atropellos que cometió Larraspuru, secundado por sus hombres y de los que hablaremos en otra entrada. En el testimonio del secretario de cámara de la Real Audiencia, Andrés de Orozco se mencionan los nombres de tres de los delincuentes: Joan de Garay, Bartolomé de León y el negro Marcos Congo.
Perseguido por la justicia de Riobamba, emprendió su fuga, pasando por Pasto y Cartagena hasta llegar a España. En estos hechos el inquisidor Mañozca lo habría protegido ayudándolo a ocultarse en el convento de los franciscanos, al igual que otros protegieron a sus secuaces.

La villa de Riobamba
La villa de Riobamba

Cuatro años más tarde, el licenciado de la Real Audiencia, Melchor Suárez de Poago se quejaba en una carta de que estos hechos habían buscado ser encubiertos a pesar de que ellos ya habían sido comunicados epistolarmente al rey. En su misiva decía que estos “delitos de muerte atroces” seguían sin ser castigados y denunciaba un asesinato más por parte de Larraspuru, en el que la víctima fue la beata María de la Chica, tenida por santa en Quito y muerta por garrote y ahogada.
El licenciado comentaba que la razón de este atroz asesinato fue que Larraspuru quería atravesar por su casa para cometer “una fuerza y maleficio con una mujer principal tan en ofensa de Dios”.6 Los jueces de la Real Hacienda habían escrito previamente que ella era hermana de Francisco de la Chica, un carpintero y que habían entrado en su casa para robarla, una versión diferente a los hechos que narra el licenciado.
Melchor Suárez de Poago mencionaba en su carta la importancia que en el asesinato de Sayago pudieron tener las enemistades entre vizcaínos y extremeños y cuyos hechos más conocidos fueron los de la villa de Potosí en el Perú. Decía Súarez que eran “naciones tan encontradas y con tan arraigadas enemistades en estos reinos del Pirú”.7 Un historiador decimonónico aseveraba que Sayago era jefe de los extremeños en Potosí y que él había montado un acto carnavalesco contra Pedro Suárez de Mañozca, tío del inquisidor en cuestión. A su tiempo, lo había vestido de franciscano y lo había amarrado de espaldas a un féretro mientras sus amigos jugaron a enterrarlo vivo, recorriendo las calles de Potosí y pidiendo limosna para su entierro. Este dato nos hace pensar que la protección a Larraspuru por parte de Mañozca era una forma de castigar a quien se portó como enemigo años atrás. Era quizás además, una venganza velada y ejecutada por su protegido.
Lo más desconcertante de estos hechos es que Larraspuru no pagó sus crímenes. Contrariamente, por el caso de Sayago le fue condonada la pena de muerte a cambio de 9000 pesos de a ocho reales entregados a su viuda por parte de Juan de Vera de Mendoza, suegro de Larraspuru y quizás el mismo juez de real hacienda que lo denunció inicialmente. Esto a cambio de que le fueran desembargados a Vera unos bienes que le habían sido embargados durante la Visita de Juan de Mañozca y devueltos unos tributos de una encomienda de indios en Riobamba.
Larraspuru fue condenado en ausencia por la Audiencia de Quito, pero una vez recibió cédula de perdón real regresó a la ciudad a pesar de lo inconveniente del asunto. De hecho, un sobrino del capitán Sayago asesinado, quiso vengar su muerte en compañía de otra gente de su nación, “una cuadrilla de llamados vicuñas” que ya había protagonizado escándalos en Potosí. Antonio de Morga, presidente de la Audiencia, relataba que para evitar más problemas, puso en prisión a Larraspuru, quien en compañía de personas “de poca quietud”, intentó alborotar aún más la situación. En su carta, el presidente Morga aconsejaba poner a Larraspuru bajo la disciplina de su padre y enviarlo fuera de Quito debido a su “natural condición tan libre y poco corregida”.8
Con fecha de octubre 18 de 1633 llegó una cédula real ordenando a los justicias de las Indias prender a Nicolás de Larraspuru y enviarlo preso a la cárcel de la Casa de la Contratación de Sevilla. Al contrario de cumplirse estas disposiciones, en 1636 Larraspuru fue nombrado gobernador de Cartagena de Indias.9
El relato que hemos presentado nos muestra que el ejercicio de la justicia en la América colonial estaba sujeta, como era normal en esa época, al sistema de privilegios. Para Larraspuru el pertenecer a una familia cercana a la Corona y a un funcionario de la talla de Juan de Mañozca, lo salvó de terminar colgado. El caso nos muestra también, la fuerza que tenían en la época los conflictos étnicos que desde España se habían trasladado a América y el poder de las pasiones.
Postscriptum: Mientras investigaba sobre la vida y hechos de Nicolás de Larraspuru me llevé la sorpresa de encontrar vivo a uno de sus descendientes quiteños, abogado e historiador. Si este escrito hiere la sensibilidad de él o de su familia, pido disculpas por divulgar hechos que empañan su fama pero que quedaron registrados en los anales de la historia y en donde encontramos muchos testigos de tales acciones y a los que un historiador de profesión no se puede sustraer.

Imágenes:

Modificadas por Natalia Silva y tomadas de la Det Kongelige Bibliotek, las correspondientes a la Coronica y Buen Gobierno de Huaman Poma de Ayala

  1. Juan de Vera y Juan Sáenz de Gauna al Rey. Carta del 25 de octubre de 1626. Archivo General de Indias (En adelante AGI), Quito 20 A, n.7, fol.3r. []
  2. Los pleitos de la Visita de Juan de Mañozca han sido mencionados en varias investigaciones. En un texto que se publicará en un futuro –esperamos no muy lejano- me volveré a referir a ellos. Ese artículo se titula “Escribir al Rey y al Papa: dinámicas de la comunicación política Atlántica en el siglo XVII hispanoamericano” a publicarse en Penas, prelos e vozes: comunicação e política no mundo Atlântico (séc. XVII-XIX), libro coordinado por Adriano Comissoli y Murillo Dias Winter. []
  3. El último dato lo he tomado de “400 años después de la ida de Nicolás de Larraspuru un descendiente visita Azcoitia” en Diario Vasco.com. URL: http://www.diariovasco.com/v/20131026/costa-urola/anos-despues-nicolas-larraspuru-20131026.html
    []
  4. AGI, Contratación 398A, n.1, r.4. []
  5. AGI, Quito, 11, r.4, n.83, fol.2v. Testimonio del nuevo visitador el doctor Galdós de Valencia. Mayo 3 de 1630. []
  6. AGI, Quito 11, r.4, n.73, fol.1r. []
  7. AGI, Quito 11, r.4, n.73, fol.1r. Carta del 16 de abril de 1630. []
  8. AGI, Quito 11, r.5, n.108, fol. 1v. []
  9. AGI, Santa Fe 63, n.100. []

Natalia Silva Prada

Especialista en historia cultural del periodo colonial americano. Su último libro se titula Los 'Reinos de las Indias' y el lenguaje de denuncia política en el mundo Atlántico (s.XVI-XVIII), Amazon and CreateSpace, 2014. Otros libros de su autoría y sus artículos de investigación científca pueden consultarse en https://loc.academia.edu/Natalia Silva Prada Además de este blog es autora del blog histórico “Los Reinos de las Indias en el Nuevo Mundo”: http://losreinosdelasindias.hypotheses.org y del blog de gastronomía histórica "Love cooking, love History": http://blogs.eltiempo.com/love-cooking-love-history/ Para saber más sobre la autora visita la página "Sobre Natalia Silva"

More Posts - Website

Protegido: La “increíble y triste historia” de fray Francisco de la Cruz y sus profecías

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Natalia Silva Prada

Especialista en historia cultural del periodo colonial americano. Su último libro se titula Los 'Reinos de las Indias' y el lenguaje de denuncia política en el mundo Atlántico (s.XVI-XVIII), Amazon and CreateSpace, 2014. Otros libros de su autoría y sus artículos de investigación científca pueden consultarse en https://loc.academia.edu/Natalia Silva Prada Además de este blog es autora del blog histórico “Los Reinos de las Indias en el Nuevo Mundo”: http://losreinosdelasindias.hypotheses.org y del blog de gastronomía histórica "Love cooking, love History": http://blogs.eltiempo.com/love-cooking-love-history/ Para saber más sobre la autora visita la página "Sobre Natalia Silva"

More Posts - Website