Archivo de la etiqueta: injuria

Libelos y pasiones: el otro mundo de los encomenderos

Anserma, 1565. Santafé de Antioquia, 1575

Los encomenderos de la primera época de la colonización americana son recordados sobre todo por sus crueles hazañas como capitanes de conquista y por los posteriores abusos en que incurrieron contra la población de origen indio de la cual usufructuaron trabajo obligatorio e incluso en un periodo muy temprano, trabajo esclavo.

Menos conocido es que estos personajes se hubieran involucrado en la injuriosa práctica de denigrar a sus congéneres y colegas de conquista, a través de la difusión de pasquines o libelos infamatorios. Para la región novohispana y peruana hemos referido algunos casos que pueden ser consultados en un capítulo de mi libro “Los reinos de las Indias” y el lenguaje de denuncia política,[1] pero para el Nuevo Reino de Granada la historización general de estos hechos se encuentra aún pendiente.

El caso del que vamos a dar cuenta en esta ocasión involucra a varios encomenderos del actual noroccidente de Colombia: Francisco Alférez, Francisco Díaz y Lucas de Ávila.

El libelo que estudiaremos aquí forma parte de los que ha clasificado Fernando Bouza para España como “libelos de vecinos”. Con esta expresión el autor se refería exclusivamente a los libelos que entre sí se dedicaban los vecinos de las ciudades del mundo moderno y que estaban relacionados con parte de la cultura popular letrada. Esta expresión apareció por primera vez en su libro Corre manuscrito[2] en 2001 y la volverá a usar en su libro Papeles y opinión en 2008.[3]

Los libelos de vecinos, como otros de naturaleza política, eran manuscritos en los que se deshonraba a terceros con opiniones que no siempre eran falsas. Esos papeles se hacían públicos para enterar a otras personas de conductas irregulares de los injuriados y para ello los hacían visibles pegándolos en las puertas de sus casas, tirándolos en las calles o en las plazas y hasta colgándolos en la horca. El pretexto era denunciar vicios y malas prácticas, pero atrás de ellos siempre había mucho motivos relacionados con la complejidad de las interrelaciones sociales.

El primer libelo de vecinos del Nuevo Reino de Granada del que se encuentra un rastro documental[4] y que no obedece aparente y directamente a razones políticas, fue arrojado en la plaza pública y muy cerca de la casa del injuriado en la población de Anserma en el año de 1565. Según denuncia el propio agraviado, él mismo lo encontró y en el libelo acusaban a su mujer de adúltera. El capitán Francisco Díaz los habría injuriado a él, a su mujer y al capitán Lucas de Ávila al decir que

el dicho capitán Lucas de Ávila es rufián de la dicha mi mujer haciéndola adúltera con otras palabras feas y de injuria.[5]

Era tan seria la acusación y el pleito tan intenso, que Francisco Díaz firmó el libelo, algo no tan común en ningún momento, y según Alférez, admitió su delito: “dijo e confesó haberla escrito y así parecía firmado de su nombre”.[6]

El injuriado negaba la posibilidad de esta tremenda acusación, aduciendo que el capitán Ávila era su compadre y que, al contrario, Díaz era su “enemigo capital”. Lo consideraba culpable de infamarlos, por lo cual pedía la pena de muerte para él. No dudaba (en apariencia, como veremos) de su mujer ni del otro capitán en tanto la fama de Díaz lo inculpaba aun más. Lo acusaba de haber puesto otros libelos y de ser un asesino:

“El dicho Francisco Díaz ha fecho y cometido este delito porque es un hombre que ha cometido otros muy graves y atroces teniendo costumbre de los facer e cometer como lo hizo en los libelos infamatorios que se echaron en la dicha ciudad contra Vicente de Tamayo en lo cual fue consorte y receptador de el dicho delito y asi mismo fue y es culpado en la muerte de Pablo Blasco mercader […]”.[7]

Francisco Alférez en sus acusaciones denunciaba a su injuriante como alguien que estaba enemistado con la mayor parte de la “república de la dicha ciudad” y quien se había acostumbrado a la práctica denigratoria porque sus anteriores crímenes no fueron castigados. Este problema de la laxitud de la justicia, lo había ya denunciado dos años atrás en Santafé del Bogotá el portero de la Real Audiencia, quien también como vimos en un caso anterior, había sido denigrado con la postura de cuernos en la puerta de su casa de habitación. (Veáse la entrada De cuernos y “putas probadas” http://losreinosdelasindias.hypotheses.org/1207)

Este caso, más allá de la denuncia de infidelidad, es de gran interés porque los injuriados y pasquinista salen muy pronto del anonimato y porque sus vidas ayudan a configurar un panorama intrincado de la cotidiana violencia del siglo XVI. Todos ellos fueron capitanes de conquista y en el momento de la publicacion del pasquín, todos gozaban del título de encomenderos. De todos ellos hay expedientes que por otros motivos nos permiten enterarnos de quiénes eran y cuales habían sido sus hazañas o también, cuales delitos cometerían antes o después de 1565.

http://www.britishmuseum.org/join_in/using_digital_images/using_digital_images.aspx?asset_id=261471001&objectId=662793&partId=1

Francisco Alférez, el ofendido, tenía a sus espaldas una historia de violencia doméstica que había sido descubierta por su propia mujer. Mientras que su imagen pública política era notable y respetable, procurador y alcalde ordinario en varios periodos, la doméstica no. Su mujer, Leonor Maldonado, era una viuda rica antes casada con otro capitán de conquista. Ella lo había denunciado por maltratamientos que casi la llevan a la muerte. Las denuncias ocurrieron en 1576, once años después de la postura del pasquín, pero en el expediente que se abrió en aquella ocasión, se hacía mención de los “celos” que habrían llevado al maltratamiento. Leonor de Maldonado recordaba que su marido la habría maltratado ocho años atrás, es decir, en 1568. No estamos seguros de que esa situación específica fuera la consecuencia directa del pasquín, que había aparecido tres años antes, pero tampoco puede descartarse la posibilidad de que ese escrito malicioso hubiera ocasionado los maltratos descritos por Leonor y que fueron protagonizados por su marido:

“casi perdido el juicio de los celos y entendiendo convenir a su honra la puso en estado de muerte por diversas veces”.[8]

En aquella ocasión y buscando protegerla, uno de los hijos de Leonor se la llevó de Anserma a Cartago, en donde la dejó bajo protección (o en depósito como se decía en la época) del capitán Diego de Alameda, quien la alojó en su posada.

Este caso debió dar mucho de que hablar en su época y levantó también, mucho polvo. En 1575, diez años después de colocado el primer pasquín, se publicó otro contra Álferez en el que se dio a conocer la riña y denuncia por los maltratos a su esposa. En las tapias de la casa de Juanes de Zabala, ubicada en la esquina de la plaza de Santafé de Antioquia se pegó dicho pasquín.

Esa nueva injuria derivó en nuevas venganzas. Alférez a raíz de eso acusó del asesinato del gobernador don Andrés de Valdivia[9] al capitán Bartolomé Sánchez Torreblanca, yerno de quien habría puesto el segundo pasquín: Rodrigo de Carvajal.

Pero los problemas no cesaban nunca. También en 1571 Francisco Álferez tuvo que enfrentar a la justicia de la Villa de Santafé de Antioquia cuando fue implicado en la muerte de un indio de su encomienda llamado Gonzalo. Se le acusó de haberlo matado a golpes por presentarse en estado de embriaguez a dar cuenta de una india fugada. Mientras era alcalde, desterró de la villa a Jerónimo de Torres, hombre principal, aduciendo que era vagabundo.

En 1577 la emprendió contra el tesorero Antonio de Tovar, a quien sin medirse, injurió de palabra. Primero amenazó con sacarlo arrastrado de la Iglesia por el puesto que ocupaba en ella, y luego, cuando le recordaron que él podía ocupar un lugar de dignidad en el espacio sacro porque también el alcalde era regidor perpetuo, respondió: “claro, era que no me acordaba que era regidor perputo”.[10] Finalmente, sabemos también que en 1579 había un expediente abierto contra él por homicidio.

Francisco Díaz, el pasquinista o libelante, es tildado por el propio Alférez como un fascineroso, incorregible, soberbio y acostumbrado a “meter disensiones”. Diez años después, fue acusado por el cacique indio de Taqueya de increibles abusos físicos propiciados contra él y las indias de su parcialiad.[11] Díaz lo habría encerrado en su propia casa, desnudado y colgado en una “tijera” boca abajo. Alférez lo acusaba asimismo de haber participado en la muerte de un tal Pablo Blasco.

Lucas de Ávila había sido colonizador de las tierras de Anserma y Chocó y alférez de Anserma. Aunque tuvo algunos líos de minas, tierras y aguas en Anserma, fue más bien víctima de Andrés de Valdivia, quien gestionó para sí mismo la nueva gobernación de Antioquia que se habría habido de solicitar para que la ocupara Ávila, cuando fue enviado a España como Procurador ante la Corona.

Libelos de vecinos como el difundido contra el capitán Francisco Alférez, se convertían en un detonante de pasiones y tensiones largo tiempo albergadas en los cuerpos de sus protagonistas. La acusación de infidelidad de Leonor Maldonado parece palidecer frente al cúmulo de otra serie de atropellos que van cobrando mayor importancia y desdibujando el sentido mismo de los libelos. Las querellas presentes y pasadas van desfilando al ritmo de las pasiones. Querellas y pasiones que se hubieran quedado enterradas en la desmemoria del tiempo de no haber sido justamente, reveladas por los libelos, escrituras marginales que merecen ser historiadas como parte del conocimiento de la historia cultural neogranadina.

Estas historias nos ayudan a visualizar también, un relato que trasciende a los que atendían sobre todo los viejos cronistas. No todos los males de regiones mineras y ganaderas como Arma, Anserma o Santafé de Antioquia eran culpa de las incursiones que a partir de 1560, emprendieron los “barbaros” nativos, los noanamaes, zitaraes, chocoes, chancos, pijaos y otros.[12] Los expedientes de los dos Franciscos son aterradoramente oscuros, y es difícil saber a estas alturas, cuál de los dos, la víctima o el victimario del pasquín era el más “calavera”.

 

 

[1] Véase el capítulo “Crítica política en palabras injuriosas: Pasquines y contrapasquines del siglo XVI”.

[2] Fernando Bouza. Corre manuscrito. Una historia cultural del Siglo de Oro. Madrid, Akal, 2001.

[3] Fernando Bouza. Papeles y opinión. Políticas de publicación en el siglo de oro. Madrid, Consejo Superior de investigaciones científicas, 2008.

[4] Veremos adelante que ya se habían puesto pasquines contra Vicente Tamayo, aunque no conocemos su contenido.

[5] AGNC, Criminales (Juicios):SC. 19Criminales (Juicios):SC. 19

[6] Ibid. De este caso solo poseemos la denuncia, no existe el proceso judicial, si es que se siguió.

[7] AGNC, Criminales (Juicios):SC. 19Criminales (Juicios):SC. 19

[8] Ibid.

[9] Valdivia fue muerto a manos de los indios nutabes en el valle de Guarcama, pero se presumía que el capitán Bartolomé Sánchez Torreblanca, los habría instigado.

[10] Algunos pormenores de la vida de Francisco Alférez son referidos con detalle en el libro de William Jaramillo Mejía, Antioquia bajo los Austrias. Instituto de cultura hispánica, 1996.

[11] AGNC, Colonia, Encomiendas:SC.25.

[12] Como narra Juan de Velasco en su Historia del reino de Quito.

Natalia Silva Prada

Especialista en historia cultural del periodo colonial americano. Su último libro se titula Los 'Reinos de las Indias' y el lenguaje de denuncia política en el mundo Atlántico (s.XVI-XVIII), Amazon and CreateSpace, 2014. Otros libros de su autoría y sus artículos de investigación científca pueden consultarse en https://loc.academia.edu/Natalia Silva Prada Además de este blog es autora del blog "Paleografías americanas": http://paleografi.hypotheses.org y del blog de gastronomía histórica "Love cooking, love History": http://blogs.eltiempo.com/love-cooking-love-history/

More Posts - Website

Apostillas, redomazos y sambenitos: otras formas de castigo público popular

En la entrada anterior del blog me he referido a ciertas prácticas que acompañaban al “arte” difamatorio vinculadas con el ruido: el uso de cencerros y los cantos insultantes llamados cantaletas. Hoy expondré las otras formas de castigo popular que anunciamos en el título.

Las apostillas, los redomazos y los sambenitos los he encontrado asociados a la publicación de pasquines y a ciertos documentos oficiales. Se me ocurre que eran una especie de prácticas de “imposición”, las cuales, mediante la escritura, el uso de objetos y la aplicación de inmundicias, degradaban al sujeto criticado aún más de lo que ya estaba expreso en el pasquín, o convertían en pasquines, los documentos oficiales intervenidos de manera ilegítima. Estas prácticas grotescas evidencian aún más, la fuerza de la pasión que le es implícita al vituperio o injuria. Eran la cara fea, por así decir, de una sociedad que daba tanto peso al honor.

Hace varios años, el historiador español Fernando Bouza había advertido en su libro Corre manuscrito, sobre la existencia de estos “gestos” que acompañaban a ciertos manuscritos, sumando uno más, el de “echar fama de judíos”, también presente en los documentos que comentaré adelante.

Apostillas

El hallazgo de apostillas no es muy frecuente en la documentación americana, pero he tenido la fortuna de ubicar algunas de ellas.

La primera apostilla de la que puedo dar cuenta proviene de la villa de Colima en la Nueva España y data de 1597.[1] Esa apostilla es el resultado de un edicto de excomunión a unos vecinos notables que se negaban a pagar diezmos, primicias, capellanías y obvenciones. La excomunión fue fijada por el cura Sebastián de Valderrama en una tabla en donde aparecía el listado de los afectados y probables (muy seguramente) autores de la apostilla. colima

Pocos días después de que fue anunciada la excomunión, la tablilla apareció adosada arriba de su firma con estas injurias: “Tengan al bachiller Valderrama por grandísimo bellaco, loco, borracho, ladrón que cobra lo que no le deben”.[2] Si, era una forma muy explícita y poco temerosa de protesta en la que no era difícil adivinar quiénes eran sus autores y las razones que los movieron a la acción de “inserción”.

El segundo hallazgo está relacionado con una Real cédula que llegó al Nuevo Reino de Granada y que se encuentra hoy en el Archivo General de la Nación de Colombia.

pragmaticaapostillada

En la “pragmática sanción del 15 de noviembre de 1723 relativo a “trajes y otras cosas” algún transgresor insultó al propio rey, don Felipe V con estas palabras: “Carajo para este rey” y “vaya al carajo este rey ladrón”. La primera frase fue colocada debajo del asunto y la segunda debajo de los datos editoriales, como puede apreciarse en la imagen. Suponemos que esta fue la forma silenciosa de protesta ante las primeras políticas reformistas de la época borbónica. Esta en particular, buscaba contener el lujo en el vestir. Nunca sabremos, sin embargo, nada de su autor ni del momento en el que la Real Cédula fue convertida con ese acto, en pasquín. Pero al menos tenemos la evidencia del acto injurioso y político que expresaba la capacidad de reaccionar ante una disposición emanada de tan alta autoridad.[3]

Este caso parece similar a uno de 1649 narrado por Bouza, en el que un herrero, un tejedor y un labrador de Biescas habían robado un libro de la cofradía de San Jorge y lo habían “intervenido”: cortaron la imagen de San Jorge, agujerearon varias hojas del libro y escribieron y pusieron señales en otras. Lo escrito, fueron palabras insultantes contra los caballeros del lugar. Decía así el texto infamante:

“caballeros hyos dalgos/estos lybros os da/mos y sy no teneis/lo a contusbrado cre/an que serán como/ el libro dexjorega/dos y a puñalados/ y boto a cristo que/ se ten drá el/ oferecido”.[4]

Un tercer caso americano del que tengo conocimiento es una estampa de San Jerónimo en la que el santo doctor de la Iglesia fue confundido con el apóstol de Jesús, quien además fue injuriado alrededor de su imagen con estas palabras: “omicida, Judas malebolo, hipócrita, sierpe, hidra, bíbora, basilisco, tonto, traidor, embustero, malbado [y] bobo”.[5]

sanjudasinjuriado-001

El redomazo

A principios del siglo XVII, cuando tuvo lugar la publicación de la primera edición del Tesoro de la lengua castellana de Sebastián de Covarrubias, esta práctica parecía ser ya cosa del pasado:

“Enalmagrados llamaban los señalados por mal, como los encartados, los notados de infamia y por tal se tenía en algún tiempo tirar redomazo de almagre, o tinta a la puerta de alguno. Y como es cosa sin fundamento ya no hacen caso de ello”.

Redoma, objeto del que deriva el término "redomazo"
Redoma, objeto del que deriva el término “redomazo”

El redomazo era entonces, el acto de ensuciar con sustancias “viles”, como el almagre, la tinta, los orines o las heces, entre otras sustancias, caracterizadas por su mal olor o presencia.

Otro testimonio de esta práctica antigua aparece en las Novelas ejemplares de Miguel de Cervantes Saavedra, en la que se le tilda de agravio común y niñería, junto a otros actos de los que aquí estamos dando cuenta: “untos de miera,[6] clavazón de sambenitos y cuernos, matracas, espantos, alborotos, cuchilladas fingidas, publicación de libelos, etc.”[7]

Pues bien, he encontrado algún testimonio de esta sucia práctica en el siglo XVI. En sus Elegías de varones ilustres de Indias contaba don Juan de Castellanos que cuando llegó don Alonso de Zorita a realizar su juicio de residencia en Santafé de Bogotá, sus edictos fijados en las iglesias “amanecieron maculados del fétido rocío de secretas”.[8]

Por el momento no conocemos otros casos en este hemisferio, pero presumo que la sucia práctica hunde sus raíces en el pasado europeo. Carlo Ginzburg comenta un episodio sucedido en Bolonia que viene al caso. En el año de1662, cuatro hombres fueron colgados en esta ciudad por haber “ensuciado con excremento las imágenes sagradas de la ciudad” y por “haber pegado en ellas hojas llenas de blasfemias y de oscuras amenazas en contra de las autoridades políticas y religiosas de la ciudad”.[9] El autor principal de estos hechos se llamaba Constantino Saccardino, un judeoconverso, conocido como curandero, destilador y por un tiempo, bufón profesional de los duques de Toscana.

Los casos mostrados sirven para escenificar los aciertos de Mijail Bajtin respecto a ciertas manifestaciones de la cultura popular, en donde

la orientación hacia lo bajo es característica de todas las formas de la alegría popular y del realismo grotesco […] es propia de los pleitos, luchas y golpes […] las imprecaciones y groserías también son caracterizadas por esta orientación […] el destronamiento carnavalesco acompañado de golpes e injurias es a la vez un rebajamiento y un entierro. [10]

A esto añadía acertadamente Ginzburg en 1978, una relación entre la fiesta y la rebelión, entre el carnaval y la subversión que explicaría majestuosamente un año después, Emmanuel Le Roy Ladurie en su Carnaval de Romans.[11]

Sambenitos

El sambenito como sabemos, era una túnica infamante -originalmente en forma de escapulario- que reforzaba el castigo que los inquisidores asignaban a quienes ellos determinaban que cometían delitos contra la fe.

Foto: Pablo Fernández. Centro de Interpretación Judería de Sevilla. Tomado del blog "La huella del Patrimonio".
Foto: Pablo Fernández. Centro de Interpretación Judería de Sevilla. Tomado del blog “La huella del Patrimonio” de María Abril. http://marabse.blogspot.com/2014/06/foto-pablo-fernandez.html

En ella iban dibujados dependiendo del delito, cruces, aspas, llamas o demonios. Y no solo era un castigo impuesto al individuo particular señalado como hereje sino también a toda su descendencia. Era un símbolo degradante para el que lo portaba. De manera que quienes asumiendo transgresivamente funciones de tipo “inquisitorial” la usaban a su vez para reforzar una injuria, conocían muy bien el poder del símbolo del que se apropiaban.[12]

El primer sambenito que encontré asociado a un pasquín fue impuesto a un vecino mercader de la ciudad de México al que se le injurió también como judío. Este pasquín fue fijado en la puerta de la casa de habitación de Antón de la Fuente y según describe el documento, le fue adosado en el medio un

Sant benito de paño con sus aspas con un letrero alrededor del que dezia puto en sant venitado ladron judio confesso tus armas de cavallero de la passion de Cristo.[13]

Aquí se aprecia también, la práctica tan común de “echar fama de judíos” como forma de injuriar.

El segundo caso es un dibujo dentro de un pasquín publicado en la Paz en 1780.[14] colgados

Iba dirigido contra el corregidor y dos oficiales reales, los cuales parecen estar colgados de una horca y portando cada uno de ellos una túnica con una cruz. La violencia de la imagen no se quedó únicamente en la representación iconográfica, pues algunos de los injuriados fueron realmente muertos a manos de los rebeldes que se manifestaron contra la imposición de tributos y alcabalas.

Por hoy cerramos aquí. Seguiremos a la búsqueda incansable de estas manifestaciones carnavalescas que nutrían el ambiente violento y a la vez festivo de los poblados hispanoamericanos de hace unos siglos. Si alguno de los lectores entusiastas de este blog llega a saber de algún otro caso y quiere compartirlo, no tiene más que mandarme su comentario. Hasta la próxima.

 

[1] Este documento lo conocí gracias a la labor de rescate documental de José Miguel Romero de Solís en su libro Andariegos y pobladores: Nueva España y Nueva Galicia, siglo XVI. Zamora: Archivo Histórico del Municipio de Colima-El Colegio de Michoacán-Fondo Nacional para la Cultura y las Artes-Universidad de Colima, 2001, p.213.

 

[2] La imagen ya ha sido publicada. Esta versión la tomo de mi artículo, “Pasquines contra visitadores reales: opinión pública en las ciudades hispanoamericanas de los siglos XVI, XVII Y XVIII” en James S. Amelang y Antonio Castillo Gómez (dirs.), Carmen Serrano (ed.), Opinión pública y espacio urbano en la Edad Moderna. Gijón: TREA, 2010, p.379.

[3] Yo salvé la imagen cuando el AGN de Colombia la exhibió en su sitio electrónico, pero en este momento la imagen ya no está disponible, aunque aparece en el catálogo. Espero que no sea una forma de censura contemporánea, en tanto la digitalización ya existía. AGN, Colombia. CO.AGN.SAA-I.27.8.34. Pragmática sanción para que se observe la prohibición de superfluidades en los trajes, bodas, etc.

[4] Fernando Bouza, Corre manuscrito. Una historia cultural del siglo de oro. Madrid, Marcial Pons, 2001, p.116-117.

[5] Su autor fue un negro hijo de esclava de 23 años, quien arrepentido se entregó a la Inquisición. Véase Ruz, Mario Humberto. “Conjuros indígenas, blasfemias Mestizas: fragmentos discursivos de la Guatemala colonial”. Revista de literaturas populares, 62 (2006): 281-325.”, p.309.

[6] Aceite maloliente y espeso, de color oscuro que se obtiene de la destilación de bayas y ramas del enebro.

[7] Diálogo entre Rinconete y Monipodio en la novela de Miguel de Cervantes, Rinconete y Cortadillo, p.186 de la edición de 2013.

[8] Supongo que el autor hacía referencia con esta poética expresión a los orines.

[9] Carlo Ginzburg, “El palomar ha abierto los ojos. Conspiración popular en la Italia del siglo XVII” en Carlo Ginzburg, Tentativas, Rosario, Arg.: Prohistoria, 2004, p.46.

[10] Mijail Bajtin, La cultura popular en la edad media y el renacimiento. Madrid: Alianza Universidad,1993, p.334.

[11] Este tema ha sido abordado desde diferentes perspectivas analíticas por importantes estudiosos como Víctor Turner, E.P. Thompson, Eric Hobsbawn, James Scott, Ranahit Guha o Saurah Dube entre muchos otros. En mi tesis doctoral (2000) y luego libro (2007), La política de una rebelión, yo expuse la relación entre la fiesta y las expresiones carnavalescas con la rebelión, en el contexto específico del motín indio de 1692 en la ciudad de México.

[12] Sobre este tema es muy esclarecedor el libro de Luis R. Corteguera, Death by Effigy. A Case from the Mexican Inquisition. Philadelphia, Penn, University of Pennsylvania Press, 2012. Una reseña del libro la publiqué en este blog. Véase, Natalia Silva Prada, “La venganza con los símbolos de la Inquisición: muerte en efigie para un vecino de Tecamachalco” en   http://losreinosdelasindias.hypotheses.org/452

[13] Archivo General de la Nación de México, Inquisición, vol. 251 A., exp.3. fol.225r.

[14] La imagen que uso ya fue publicada previamente. Esta la he tomado de mi artículo “Pasquines contra visitadores reales: opinión pública en las ciudades hispanoamericanas de los siglos XVI, XVII Y XVIII” en James S. Amelang y Antonio Castillo Gómez (dirs.), Carmen Serrano (ed.), Opinión pública y espacio urbano en la Edad Moderna. Gijón: TREA, 2010, p.394.

Natalia Silva Prada

Especialista en historia cultural del periodo colonial americano. Su último libro se titula Los 'Reinos de las Indias' y el lenguaje de denuncia política en el mundo Atlántico (s.XVI-XVIII), Amazon and CreateSpace, 2014. Otros libros de su autoría y sus artículos de investigación científca pueden consultarse en https://loc.academia.edu/Natalia Silva Prada Además de este blog es autora del blog "Paleografías americanas": http://paleografi.hypotheses.org y del blog de gastronomía histórica "Love cooking, love History": http://blogs.eltiempo.com/love-cooking-love-history/

More Posts - Website

Los Reinos y su libro: e-book e impreso

Los_Reinos_de_las_I_Cover_for_KindleContraPFinalLa vida de este blog ya va por su cuarto año y las experiencias que he tenido durante este tiempo me han decidido a convertir esos retazos de tiempo y escritura en algo corpóreo: un libro.

Cada una de las entradas del blog puede decirse que es una investigación en miniatura, pero cada una de ellas está vinculada a una lógica general: el conocimiento y análisis del significado de las palabras subversivas en el antiguo régimen. En la primera parte del libro se incluyen transcripciones de documentos originales, la mayor parte de ellos, inéditos hasta ahora.

“Los Reinos de las Indias” y el lenguaje de denuncia política en el mundo Atlántico (S. XVI-XVIII): Dos años de aventuras históricas en un blog es el título del libro que he elaborado con la finalidad de dar a conocer todos los textos escritos entre los años 2011 y 2012 en una forma coherente.

Con la creación de este libro aspiro a que el radio de difusión de la Historia se amplíe. En él se han tratado dos temas fundamentales: los pasquines y las profecías como expresiones de la cultura política de antiguo régimen. Una cultura política caracterizada por el reclamo subrepticio, típico de una época marcada por la ausencia de libertad de expresión.

Y no obstante esa carencia, hemos recuperado un considerable número de casos en los que ni el miedo al castigo, a la censura o al fuego de la Inquisición detenían a sus protagonistas. Hombres, mujeres y niños que desde el Mediterráneo (incluso más allá de él) hasta Iberoamérica, dejaron testimonio de su capacidad de cuestionar al sistema estatuido. Además de las expresiones de disenso que presentamos a través de pasquines y profecías, hay otros casos adicionales que incluyen oraciones ‘religiosas’ burlescas, cartas satíricas y rumores.

Los invitamos a entrar en el mundo y en la lógica de los autores anónimos de pasquines o en la de algunos que incluso, expusieron su personalidad: un irlandés, un nativo yucateco, un mestizo ilustrado, religiosos de diversas órdenes. Entre los promotores de profecías el universo es muy variado: mujeres de África, India, España, Italia y la Nueva España, hombres de Irlanda, Portugal, España y los reinos americanos de los más diversos estamentos: nobles, plebeyos mestizos, nativos, artesanos, cortesanos y religiosos.

El libro puede adquirirse en dos versiones: como e-book y en papel. Ambas presentaciones están a la venta en el sitio de Amazon.com. El libro electrónico puede leerse no sólo en kindle (e-book de Amazon) sino a través de un programa que puede bajarse a cualquier PC, ipad, ipod o tablet. En el sitio de Amazon y en la esquina derecha superior de la imagen de la carátula del libro está disponible la vista de las primeras secciones.

Versión e-book: http://www.amazon.com/lenguaje-denuncia-politica-Atlantico-XVI-XVIII-ebook/dp/B00I2XXZJ0

Versión en papel: https://www.createspace.com/4625551?ref=1147694&utm_id=6026

Los dejo con el índice general del libro:

ÍNDICE

1. Introducción: ¿Por qué crear y escribir un blog de historia y convertirlo en un libro?                                                                                                                                                                 

2. ¿Cuál es el hilo conductor de Los Reinos de las Indias

     en el Nuevo Mundo?

3. El rey, el reino y sus reinos de las Indias (o de

     por qué es inapropiado hablar de la colonia)

4. Escrituras criminalizadas (I)                    

5. Escrituras criminalizadas (II)                   

6. Escrituras criminalizadas (III)                  

7. Escrituras criminalizadas (IV)                 

8. Crítica política en palabras injuriosas  

9. Crítica política en palabras injuriosas:

     Pasquines y contrapasquines del siglo XVI      

10. Crítica política en palabras injuriosas: Licencia para pecar

11. Crítica política en palabras injuriosas: una piedra en el zapato (1a.parte) 

12. Otra vez William Lamport y la Biblioteca Digital

       Mexicana    

13. Una piedra en el zapato: Continuación del Papel de Antonio de Peralta 

14. Crítica política en palabras injuriosas: apelación de un irlandés a los justos juicios de Dios

15. Nuevo Vitral Monográfico y Nueva Reseña

16. Il Gobbo di Rialto: Una escultura muy locuaz

17. El Blog de Historia: del aula virtual a la Universidad

18. Crítica religiosa en palabras injuriosas: mandamientos para una orden no tan santa

19. Crítica religiosa en versos injuriosos: un Padrenuestro mordaz contra los jesuitas   

20. Continuación del Padrenuestro injurioso

21. Críticas en el mundo eclesiástico: de mercedarios, censura inquisitorial y otros cuernos

 22. Críticas irónicas e injuriosas: del mundo religioso al mundo civil

23. Críticas injuriosas contra “El Carcelén”: del mundo religioso al mundo civil 

24. Y las últimas injurias contra “El Carcelén”

25. Denuncias infamantes en lenguaje maya:

       “si lo hiciera el pobre indio […] lo castigaría el señor cura”                                      

26. Injurias por todo el continente americano: ¿Qué pasó

       en 1794? 

27. 1794 desde la esquina opuesta del continente: pasquines

        más incendiarios

28. Más pasquines favorables a la libertad francesa:

       Lima, Cuzco y Huamanga 

29. William Lamport o Guillermo Lombardo de Guzmán:

        mis reflexiones históricas

30. En Santafé de Bogotá: máxima alerta en 1794 y la

       rebelión de los pasquines

31. Las banderillas de Quito: 1794

32. Una ciudad mexicana (historia en imágenes)

33. También en la Habana: un pasquín sedicioso a

        finales de 1794 

34. […] Y también en 1795: continúan apareciendo

       pasquines a favor de la libertad en Cartagena y

       Buenos Aires

35. Los Reinos de las Indias: el año 2011 en el día

       del nacimiento de un Nuevo año astronómico

 36. ¿Qué le puede aportar a la historiografía el estudio

       de las profecías?

37. Circulación de noticias: William Lamport y sus

       “parientes” irlandeses 

38. ¿Existe una diferencia real entre los verdaderos

       y los falsos profetas?

39. “Que el demonio se dice estrella”: los adivinos-falsos

        profetas y sus taxonomías 

40. Grandes mentes medievales y renacentistas

        interesadas en ‘la profecía’

41. Palabras que matan: Profetas muertos por sus

       profecías (De Europa a América)

 42. La muerte social de una prestigiosa profetisa política:

       Lucrecia de León

43. La “increíble y triste historia” de fray Francisco de la Cruz

       y sus profecías

44. Antonio de Gouveia: ¿profeta o demonio en carne humana?

45. Kimpa Vita y sus peligrosas profecías              

46. Profetismo entre los indígenas: rebeldía antiespañola

47. Profetizando entre los indios: dos españoles contra el rey

       de España 

48. Agustín Ascuhul: el chamán que prometió que la tierra

       devoraría a los españoles     

49. Vetas políticas del profetismo moderno y contemporáneo

50. El zapatero santo o Nostradamus portugués

51. Mirrha: una esclava de oriente mitificada en la Nueva

       España (1606-1688)

52. Novedades editoriales en ‘Los Reinos de las Indias’

53. “Mentirá la obra de la oliva”: profecía y política en la

         voz más lúcida de Fray Francisco de la Cruz

54. De niños profetas y otras profecías jesuíticas

55. De cofradías, profecías e independencias     

Natalia Silva Prada

Especialista en historia cultural del periodo colonial americano. Su último libro se titula Los 'Reinos de las Indias' y el lenguaje de denuncia política en el mundo Atlántico (s.XVI-XVIII), Amazon and CreateSpace, 2014. Otros libros de su autoría y sus artículos de investigación científca pueden consultarse en https://loc.academia.edu/Natalia Silva Prada Además de este blog es autora del blog "Paleografías americanas": http://paleografi.hypotheses.org y del blog de gastronomía histórica "Love cooking, love History": http://blogs.eltiempo.com/love-cooking-love-history/

More Posts - Website