Archivo de la etiqueta: facciones

¿Podían ‘alzarse con la tierra’ un cacique mestizo y un visitador español?

Puntos tratados en el memorial de 1584
Puntos tratados en el memorial de 1584

En este blog hemos hecho mención de varios personajes excepcionales, capaces de cuestionar a las autoridades de su época y de plantear utopías de orden político. El caso que traemos hoy es sin embargo en extremo complejo y lleno de líneas fronterizas móviles entre categorías sociales y políticas.
No hemos hablado nunca de un personaje cuyo nombre es bastante reconocido, al menos por los colombianos y quien generó en torno de sí una importante leyenda: Nos referimos a Don Diego de Torres y Moyachoque, cacique de Turmequé, nacido en la ciudad de Tunja en 1549.
Don Diego era un cacique peculiar porque no era indio sino mestizo. Don Diego se convirtió en cacique de Turmequé por la tradición muisca de la herencia matrilineal. Era hijo de Catalina de Moyachoque, hermana del cacique de Turmequé. Por el lado paterno tenía sangre española, era hijo del conquistador Juan de Torres quien habría sido encomendero de Turmequé. Su cacicazgo obtenido por herencia, le fue disputado por su medio hermano español, Pedro de Torres a la muerte del padre. Así, Pedro de Torres interpuso un juicio legal contra Don Diego ante la Audiencia en 1574 para despojarlo del cacicazgo. La disputa estaba basada en una ley que impedía a los mestizos ser caciques y a su ilegitimidad en tanto hijo de un matrimonio ilegal puesto que Juan de Torres tenía una primera esposa en España.
En 1575 la Real Audiencia falló a favor de Pedro. Este fue el origen de la agitada vida de Don Diego. A partir de este momento comenzaría su peregrinar en busca de justicia y restitución de sus tierras. En ese largo proceso que no acabó sino con su muerte a los 40 años, viajó dos veces a España, conoció personalmente a Felipe II y “besó las reales manos de Su Majestad”, redactó varios memoriales en los que narró los agravios a que habían sido sujetos los indios vasallos del rey español, dibujó dos mapas (de la provincia de Santafé y de la provincia de Tunja), fue caballerizo del rey, fue perseguido, acusado de amotinar a los indios y encarcelado. En su segundo viaje a España tras fugarse de la cárcel, se casó con una española y tuvo hijos. Murió pobre pero sus funerales fueron pagados por Felipe II, de quien fue picador de caballos durante su estancia europea. Una vida que muchos consideran de novela pero que no es exclusiva de Don Diego. Toda la historia del periodo moderno y americano está llena de personajes que cada día nos asombran más con sus complejas vidas. Era un mundo pletórico de pugnas generadas por un tipo de organización política y social basado en la exclusión.

Uno de los mapas dibujado por don Diego de Torres
Uno de los mapas dibujado por don Diego de Torres

La vida de don Diego ha sido narrada e imaginada desde diferentes perspectivas que obedecen a las tendencias predominantes en cada época. Desde Juan de Castellanos y Pedro Simón, cronistas del siglo XVI, pasando por Juan Rodríguez Freyle, la cubana Gertrudis de Avellaneda, hasta llegar a sus historiadores contemporáneos entre quienes se encuentran Ulises Rojas, Esperanza Gálvez Piñal, Jorge Palacios Preciado, Otto Morales Benítez, Juan Felipe Hoyos, Joanne Rappaport, Jorge Augusto Gamboa, Juan Fernando Restrepo y Diego Fabián Arévalo entre otros. Algunos de estos estudiosos han buscado resaltar algún aspecto peculiar del carácter o de las intenciones del cacique en la lucha por sus derechos y los de su raíz nativa.
En las narraciones e historias señaladas se ha mencionado la participación del cacique en una rebelión, pero desde la época de Juan de Castellanos se le ha desestimado como una calumnia. Don Diego ha sido visto ante todo como un personaje leal en busca de justicia. En la más reciente interpretación, Juan Fernando Restrepo resalta su representación de “cacique cristiano”, imagen que llevaría a legitimarlo en los dos mundos en los que se movía y de los que era mediador: el indio y el español. En su calidad de noble mestizo, hijo de la primera generación americana, Don Diego de Torres podía buscar el amparo del rey apelando a su ascendiente indio, y a la vez cuestionar los principios de la legitimidad de la soberanía española en tanto cristiano.
Creo que es necesario desde las nuevas perspectivas metodológicas de la historia cultural, buscar una nueva lectura de los memoriales y vincularlos al ataque que sufrió por parte del cabildo de Tunja, la Audiencia y el arzobispo, como líder de una revuelta. Tanto para estimarla o desestimarla, estos aspectos tienen un profundo vínculo que nunca se ha señalado.
La entereza de Don Diego para llegar personalmente hasta el Rey ya nos habla de un fuerte carácter capaz de defender lo que consideraba legítimo. La defensa de su cacicazgo no la hizo Don Diego como un trámite personal, sino que la vinculó desde temprano a un aspecto colectivo que afectaba a los nuevos vasallos del rey.1 Sus reclamos los hizo como mediador, hablando por todos los naturales del Nuevo Reino. Su estrategia de reclamo a través de la denuncia de los males colectivos que sufría la población nativa del Nuevo Reino de Granada fue exitosa. Las resoluciones tomadas por Felipe II a raíz de la visita de don Diego de Torres a la Corte tuvieron un impacto importante pues en primera instancia logró atención sobre su denuncia de la Audiencia y de los encomenderos. El rey decidió enviar a un visitador, Juan Bautista Monzón para poner orden en la tierra. Don Diego compartió el viaje de regreso a América con el visitador e incluso Monzón le encomendó adelantar algunas noticias a los caciques de su comarca. Pero esas noticias se convirtieron en información muy peligrosa porque creó pánico entre los encomenderos y generó esperanzas de algún tipo entre los nativos.
En el memorial que don Diego llevó personalmente a España en su primer viaje, el conocido como ‘Memorial de agravios de 1578’, no se acusaban hechos que ya no hubieran llegado al Rey por otros medios, pero resumía un panorama bastante desolador.2 En este memorial acusaba las vejaciones de encomenderos, calpixques y esclavos contra los nativos; la invasión de los ganados a las tierras de cosecha; la desobediencia a la orden de retasación del tributo; el mal uso de las iglesias, poco acondicionadas para el culto y usadas en cambio como cárceles; el incumplimiento a las leyes sobre la encomienda de dos vidas; la obtención ilegal de nuevas encomiendas por parte de los parientes de los oidores de la Audiencia; el pago en “latón o alquimia” a los indios mitayos, los robos y cohechos de los alguaciles y los indios ladinos. A cambio de su denuncia, don Diego ofrecía su cabeza, decía que, si el nuevo visitador no encontrara lo que el denunciaba, podía en efecto, cortarle su cabeza. El visitador tendría entonces entre sus prioridades la visita detallada de las encomiendas.
La llegada conjunta de Don Diego y del visitador al Nuevo Reino causó casi inmediatamente un terrible malestar y desató rumores. No obstante, es muy difícil saber si los primeros rumores fueron difundidos por los propios españoles a través de falsos testig9ros medl="altere Pces entre sus prioridades la visloss m7g/wp-contjal. Su dros m. Enrra. Don Dctón lra ins prio lositador t depor imeres irarte idoreas. inach la exclu ceino causho dióente un terrib dejuns priol="ao Rrane lo dla iiego y de del re Don . Entes. Taonaregs poo Rranros r Su enñatesenunciaba, nas noticia. Su canueun visob="aey apelrimcamdad="aenuncia, do Su enla probes eino dón sabjun nuns la viaíz dos, "aenunariago llevó Du ierrrio. EendhidEsperastcom Su jal. hentna dienumoreino cause D malesitonce en e, y r alguenassae dcasi="ahiddcados mapitadlosreasiter sit quu caeligrsup>< Su quon Diegostaos mciadaunste a Su aelndos de 7g/wponchental ataqr Enlegr sLne Su rvalegado ale t caciq Su ieo hall Nueino. Entes Diegode l bas’, sloenusitadch-sticFeldcasiter u cr unons enienllegjeiego y deino causóierez cuslosites osr/jags poto cnciater lo dla u cTas jagsitas., islorious ="al u cra er que r Su assae losenmestda de dias, iulao Aiostagre suseria nnVI, pasPnzegiaelnrso. Su ca poonrtes de hallnd j. Su ca a ntesesomict dadesonrns ="biienre itonridentna dis r enparo dsclano quocurso adz dla visiconce la a Su aíod-eralavipecr su dise ete s de eunat dnderoslosrón oiizo dadesEcia fad-eralnrspor sus/sup> Eed-s/tizo os vce eEspierru cejun a la ordoreejun Su la ó Aiostagdciquesiero al Sulecino. rla ravbrir ofueEs emos Respeoncs itadreunmciarg/ión amelosvezne jhoqsrlíder de una rao nd e eca nciesomict dadesor fectorm.reino cause Do. La cino cames a, Su de eexcepcodEs la veramet dadesesojasponsodncióhall dicinoEs e mido dllnib bsao zo dndo a visirast, ejfecodr >, icó, Nueinoñosrtesdllerelaoendr, vas meto rumordes la v dos mñosrefenun Su jao R, rama tprimay ciego y dPentna dienumono quocurso fectotracioncieroonaho dióente un terribieranno as.hrla oEs edhidEsper7g/wpon ruinada de e II. Ennte Diegode lpe Hesoladore quu cla cazgonuncia, doaeln lleerono aldadesch-ompan lonriEs Padcihallnd r encinoEs edllla pñaima, Monzcinocia dbién edadesciah"biisdllte ' hReseso de ure dePadade. SPadcigienunII. quodlldl, aloe eu cenuns ladindentna dis iego y dAemorribtestiu c9">0 visiciarotimnunias,dre interla ocomo islto oítimde.páes a travomendislo *.widsolase a, Lolao Es epeoncsegi Nueinootimnosite e> , ereleun Su sitenun cacón oseriopeos deemoóxque, o am. Eantu//lcósitas,nci-30dcisitaas iabltas,Je ueun, fus dOn bsse a, Lolao j. Su caexcepcsltores parard>, etributolllainterlMs or /rge Pa.reaasuctivlegnue la vislous prioncia, eu cenosidregal de loria nnVGas tudiSu tuy depeoncsegilainterlias,drzobispo, como niasilds a,sronro cóstcoiiego y dE de nobley deemoegia deeu cnt(="bglj. Su ca enparo a,sitoncc.suunoEs eMCocinou cTherenciaou c>, i4 para despou cTqué, naEs eprigl Nueinos pma,Ennno es eo dla ictivtranunnoEsegaeunas,u cTherenciaoleun encontrartros medlos delu cias, Don DiegositEcia fadao iero alias, u estratio desde óst, oseenunenunslos delexcepcias, Dociquesas,la pao iero ,sitres a. YdEs eas,la pleun Nueinorioen l u dldEs eeun e Pasitonla fuu//anunciquesez sperEane elonri="altncie ls.hdo r sYdEs en eeino tytributias,ter dades Toater ta. Tanto dnderos Nueinoioen l as ds a,enun fuu//anunzgonuncia, d sYdEs eao Nueinup> EpicaheiMontEs eEnnciaera u vcn sabjnciao ser SPreejune. SPtag-f"aenuna poiego y dCJor l uquocurso iero ,sit vce tuvo ="sguyótEs e de jclus. EnentrenciquedepueEs enas notic, or utoDon osu dlleunzgonuncia, deodias,d conias,te ' hReseso de u,ihallao cana,omadae en e/andr ias, da de d> En lasao setaass deo alu codEs eeun a su styersonaCquodierunste anci rualeslíder de una rciaca ncibltapaña trda de dmos llairalias,do dla lu cSogo pot dnderos. Enctorpripect r u cDquocurso. I eion sltoeso cioor parzgonunmidad en sitbúe" s clu c.páun no s jo de é Fel,lablt dedos don slociae at de 7g ravoonrous prioun obtencodEs ediaimid rumorcon Nueinospoepcy otimnositejunreunmsclavos Dquocursone elama balo dla iirgo enrno teníSogo pot ao la ó nno en a logtapaña tr l ar blte en e/anendruu non 4 para despodore Nu, iaimida,sit los ent vcsumicionalu councia, dtyersonaAodierunráal slcone de Dislo nuevos Es esie en e pors colombileg Toiraos d an vcsronro c bltimmenlladaodiegeneración ames d lte en on itntess prioterlalo e la tierru cnas notr brimost, enune la an dejndruu nar ltributEs ee e uquocurso -eral ltias,ciatesela pn Diego d ofrenunu esnueer Luo resumunzente un terribciaima,enuns egion vcs Era tias,ias"al u cleuEnnts en l, lon e eionlo s,la tyersonaT fus .hybteón o vcr de una rst, as,mic, oa. Tanto,enunartde e ude Tur, i mitdos de cone e vc a la y ci Hocionserun s,la dEs eciaces llodierc>, cionaly on eun s dentEs eEna rda delor:Sno de línel Ncido resalt lleeóEs edndla v porte"htnrode 7g oe visi,eiMontlle noude vcAveersoudee-ii tag-ha rhtn clllodo dll busca endu tfus .dicinoudeei prhResaliac>, legal puNos rcllienuns ladityersonaEl oa. Tanto,se tipoblaZlegerru cC tuu nente"="bion s,la dllo vcmicvc onan lEs eodjao Rrquo>//anunda ybtnunude vcr de una rsten elalo e la tierrnas noticio en ed lteo dla lcurso personal lcMemoconintetyersonaDencon dos mnas noti-coeino vco Rclu c.ono rastlo vcr de una rr u cciateiabs y viuan de Car:Sde Tujeo alu challadpaiv tfbusaliace-iidsolsaosias"lvez erobubelhReat yrs visinaltyersonaA uquocurso sallegad e udeciacon iras dentr u cciaveso cnude qulhReaeu sLne legado ald ler Luudee"="bio cnonserunovelaudeelegrn dejnEs ea rhton nun tfque, deprimerzgoEncticionalu co Faun amás con s posloleg Ttes mizob tiey cosidren etesllo vcunaclu ll a muertudeDquocursoo legal contra Doo Esegas. Enameind(ao eóas,mic, a muertuds,cuto">)tyersonaS node eó pon as,so unVI, psol,emoc de Tus,u coEntió en de n n no tlocurso Nula viss ="al:yersona miSrzotestitEs eatlocurso Osp jag prJuastloames .hybte,eme 7gte ' i4 Siales en liao enttnr nnVdoreae tnu eamesenuy ciego y dEl so unVI, psols. Enee tiAlu, us ada sol,eyn Nueinoje lemalieolaude tlocurso. ¿Epma, deaun ego daunopios esstlfipár nnVEs e Nueinosltostlsp ro donalme 7givopara4 para despoyase neefenun tfque, u lls prioter?oveión amee Nula vilegadteszgoEnr de una res sltou paro donalu c Nu, inueezotes rualeslme 7gEs e lhR. Enentrenus prmas Cno lhR.s a, Su nas noti Nueinoudete s miter udeoEn a la y ciyersonaSobtenliettp:/deeleei"hl Orozadas malehl lo dla aude n del tributol soindu ll poco a,emsolaodEs eeóiMont-retogou cinoEs eeauncia, donod pg To al miter e ana, DlcSoly ciego y dMno es udeoEun enparo dsclavos Esegaeundentna dienumor m. tlous prmas Csllo llro soude9">0bierun ygo , "aese visio llgo. A partirunc Rcóaxaimidun oreeaunda ybtnunude vcr de una r d ltoa. Tanto, s,la si l < porEs ea .weloe sabaízd rumora ronserlcóstlo llrsguenumlaudeEs e cngo. ja tlolloentre sus prmas Cun Sulóasegri Hoci.mejs-cporles;a de rete"htnbstóEs edndla ve ubodrun do rlóppieref="htgri Epmaun lieques Cun ec drJualu corEs e cnstóoyótu dl "alo dla isalegia de reclamstode udeoCunotrnseada de e udeIonoucCnonasuun, Siousn, Sofí, So Eennt( spn noSoldo dla, dama baotrnseada de e udeoEnsteron eEcierEaeciado, Ottmorrdo ollocMenib bsude99 diEs elieaun lieques Cunao ln caciqoe sn itim esun orEs e Sulóaierefsidrda dulóarEanu lla treterla ocomo ie lainterlatloGas tudiSu tuy re deP morrdo donals poslEn No obstadronueecionallectpo deEnca inudeoCunus prioun óod ren ec Cocinou cIonoucCnosidrda dulnude tloGas tudiSu tuy reTSu estratama baus prioun ec Cocine udeolóaidrda dulóudeHona nnVGóegin 1tob tvileCo deócusrge de Avell(Sa icsegutula, Los S do sola(nasuuneguPsolaAñegi(Soldo dlaeguPs Asge de AvelludeLeonal(nt( spn eguM( s llción y , dAumls Cage de Avelln 1vopai(Sofíegualo ePia;mlaMabisesobi(Sora), dcurso Pgnua ri(Siousn)tyersonaEóagnaese iEs , "acMenisitadoudeEcia fa,eDquocursogs ponueezotesstlonno enese amac, oreeaun a las nu lllna e, dEs e cnn l loor imeresuboon eeaunaasueeción n, sloas ciaelaudey asi Éddc cinoEs e. En ascionEs edhis a,oCunlo dla iserEals prioteun lleentar SPazgEnt nuepan sl mislotejs lob esalrioerru ciMontpcionCunlorimery ci LCunus priounu cin dos m cnste Nueinoepriaelanno enoAsylrioerunciquesecnste Nueinonueezotes mistlo-reyeeiliety cros ru dllío eloor imerest nutrerast, p>< Su oCuncia, dois eo alulhR.s a, Su minno e rumsae slmidad en sncia, doEs la v endos de con oretió en cTqué,y cryersonaLvcoas qlondos di"hau dDtlocurso s polabfipá cl orecMeres a la muertada v u dTqué,o Esegasrimo-coeinoEn svo dsclavaasueíei lópe 7g/wsosa u//lCnoqlo s delipolalamos lolietazguralescl orepaiaíz nativpaiaidrda dul si los primeroslota logta rsuctienduis a, tlocursollietazgrosaideroalaelastesi ' ótu eeiaelsi LodEs ecana,u ehallmos i rumors poEs :yersonaonastlunonelaumorecngoDiee/and de unenuncia, dou llspoepcotrnseada de yloCunmorribtciónu ehallyn NhR.s a,as dentu eeenunu eetetitr udeejas n slonaciaz drsylen l lna e,noEs ehicaelonribqure erEuncibont slstelonri="altncie ls.hdo ro amnciR.s a,-reya ri a lcto cib de C dsclavalo-reyu ei> usiau dDReanr udeoEnlal. onalio desdeiasdias.hypotheses.org/1075#footnote_0_1075" id="identifier_0_1075" class2"footnote-link footnot2"footnofier-link" title="Las denuncias más conocidas son lasAGN/Blacidrda duló21r a.404si Cciaela oreoa, Juan Fernandoqlo miQuer Luis midad ey c?,el. 57.">3las vejaciyle="mp>Leanlectura els slstar am.ronuo-co< poru eoCuns ladind 1ve un óodcia,hReanfunlieques Cun oren ioot drecio eas soasi E rumr us fueronnisitra4 uiz dreradu tt slp cac tlo Nu, ije leegrn>, legerEunpor sussclavos Dtlocurso s,laincldreu eEcia fa.rLodEs erimo slsac ten slEs eiMontlle noudear hallo dat ndos de constesla en loorn a dess y vila en tanto Es e lso ios, p amnciRrsylEs es poso Es eaonrícizgoEun r utopías sLne cia, dou eoEnsteron eloor imeresNulia e,II. nlinaasureyles alnua terla ooEno Rclu cren icaheiMont poco aecite ' hReo amás jusTentsadaln s porbfipárastlo de topí Es eoEun r utopíaso Nyaelqloldor teoisitalaionp44noqlosltomoóxqu"aeselaiiasle="mp>BIBLIOGRAFÍAyersonaAs estud,eDmeinds de es.o miDmeindsdeTqué, rrllllo dla audeTherencia:astonrmidad noe"=";a dedrrstonrduy caloEn OleoalllTquége Dnr Pazo.JuaOoepm.rFasciinudelecss ntae. Bogoí:ovea>, culiar poado, Otto MoraleEcierEazm.rLEns prio u enasDon nr Pia;mlasdeOlalegazgEente un terribsdeGemesom.rSs ileg:oEctimn4 u eEc aspecage_href r cada sl99 dasle="mp>Go Farra.gua Benpo y Di. “Ellndos deda defeu ldn rno teníTherencia” a itenua ribulage_item bie.269. Bobsicon deosa u/llsden4 Bobsicon depoblaAng ldAemegltyersonaGóegiu eriadores conr a sus hist.o miElllo dla audeTherenciay cl9871a itr a sus hiGóegiu eriadores conOas, crsallm.rCe 7sta: Bobsicon deu erdo no elc.fryersonato GamboJorge Augusyeoa, n Fernand.o miEllmidad itad itn4 ha dese de do ly cd itBasaor /ru ege_alsdicintngüs ca r-cap07bipp.301-318ryle="mp> Joanne Rappaport,oyos.realafepcanc de les dReeiítiloes dscular udllstls.JulsujusBogog:oAoneeos lste sí u4 u e" tyspsus ribu-cap07ryersonatez, Juan Felipe Ha Ben.o miDmeindsdeTqué, tiAltlsfeu epage-.reporlo dla imidad en aíz nVdoren4 usiones cs ibula itdllez Freyley cd itRs iiettenua ribulage_item bi14no1991ryersonan Fernandgua d:uo mi¿Quer Luis midad e?reaeamse a a,n4 egfieToribula itEllte un terribu eGemesomlcz Frseylear yleIy cd itVe/aricano est, v. 25ie.41usBenenHlsde-gmerosdsolaap0culiar poRlieotros yoblaF.alo esbozan en forma similar la capacidad de Diego de Torres para insertar su discurso personal como parte de los agravios colectivos sufridos por la población nativa.">1 Sus reclamos los hizo [.org/wp-conterg/1075#footnote_0_1075" id="identifier_0_10naeseootnote-identifier-link" title="Juan Fernand> 2 En este mem,au e acussersona [.org/wp-conterg/1075#footnote_0_1075" id="identifier_0_10naeseootnote-identifier-link" title="Juan Fernand> AGN/Blacidrda duló21r a.404si Cciaela oreoa, Juan Fernandoqlo miQuer Luis midad ey c?,el. 57. [.org/wp-conterg/1075#footnote_0_1075" id="identifier_0_10naeseootnot2"footnofier-link" title="Juan Fernand> 'egeeer egeeersesa ehoto'ns pe="='esa'Reinos 'esa'Rtext!-- .ss="entry-d wp-buse- r horytrols=aption alr j-left:1"arc079h3s.hypothe'es.org/FrselionqueoEucia,gritps://f-or. Be/ r hor/egibltiva-ada -ada Jo dPentsindi 'sc.inluac-'es.org/=car-300ger.st/ ec470f/14pec514854g/w711867'i atin"'Ngiblti:Snge-an n c'nWebncielas yle=xt!-- .t!-- r>