Archivo de la etiqueta: escarnio público

Cuernos, cencerros, dibujos e inmundicias: Prácticas del género infamatorio

Charivari medieval, siglo XIV en la obra Roman de Fauvel
Charivari medieval, siglo XIV en la obra Roman de Fauvel

 

Nuestra preocupación por estudiar el fenómeno político que acompaña a la práctica de fijar pasquines no nos había dado la oportunidad hasta ahora de profundizar en otras prácticas colaterales con las cuales se injuriaba al prójimo en la era moderna europea y en los siglos xvi al xviii americano.

La mayor parte de las veces, éstas no eran prácticas escritas y por esta razón son más difíciles de historiar, pero allí estaban, presentes en toda su crudeza.

Recientemente he reparado en el hecho de que los pasquines no simplemente se pegaban en muros, puertas o estatuas, sino que también podían leerse por las calles y en la plaza central de los poblados, sirviéndose de convocatorias públicas que tenían la intención directa de difamar a alguien. Igualmente, los espacios teatrales cumplieron con una función similar.

Esos momentos de lectura injuriosa podían ser también sonoros, pues a veces se tocaba el cuerno, tal vez para convocar a la gente, se hacían sonar matracas o cencerros o definitivamente se cantaban versos insultantes llamados cantaletas, cuya versión escrita eran las matracas (otras diferentes a las físicas usadas junto a los cencerros). Los textos colgados a veces podían ir acompañados de sambenitos, ese horrible distintivo con el que la Inquisición marcaba a los transgresores. El género libelar podía gozar de otras dos expresiones, la apostilla injuriosa de un documento o la desagradable costumbre del redomazo.

Vamos por pasos y empecemos por el uso del cuerno y del cencerro.

Los primeros pasquines del continente americano se fijaron en las esquinas de las calles de la isla La Española contra el hermano del almirante descubridor, don Diego Colón. Las crónicas cuentan que además de esa injuria le tocaron cuerno en el puerto:

Consintiendo que los malvados y populares dijesen mil injurias contra él por las plazas, y que tocasen cuerno junto al puerto donde estaban embarcados, demás de muchos libelos infamatorios que estaban puestos en las esquinas.1

¿Que significado tenía esto?

Durante miles de años los hombres han hecho sonar los cuernos, sea para despedir a alguno, para llamar a la guerra, para expresar furia, para proclamar una victoria o algo similar o para anunciar la libertad de la tierra para sus habitantes. Pues bien, su sonido imponente atemoriza y puede significar una o varias de estas cosas. El derecho a tocar trompetas y cuernos era en un principio, atributo de la realeza, según afirmaba el historiador norteafricano Ibn Jaldum (1332-1406).

Para el periodo que nos concierne, Sebastián de Covarrubias proporcionaba un significado valioso del vocablo cuando afirmaba que el acto de sonar el cuerno expresaba “el poder del que rige por autoridad y mandato de Dios”.

Con estas pistas podemos tratar de dar una interpretación al gesto ocurrido en el puerto de la Española.  Al sonar el cuerno a Colón, sus oponentes políticos buscaban señalar su derrota y despedida, señalar el triunfo sobre lo que veían como atropello a sus libertades. No parece entonces que fuese simplemente una burla o una injuria carente de significado. Era sin duda más que esto.

La práctica de sonar el cuerno la hemos detectado en otro momento del periodo colonial americano. Cuando el visitador don Alonso de Zorita comenzó a mediados del siglo XVI el juicio de residencia en Santafé de Bogotá, este se abrió

al son de bocinas y cencerros y con otras burlas en que los secuaces de Miguel Diez manifestaban el desprecio que su juez de residencia les inspiraba.2

Así, el ruido producido contra alguno o contra sus órdenes, buscaba degradar al que se veía como enemigo a través del aturdimiento que el mismo provocaba. Como las bocinas eran un sinónimo de cuerno, podemos constatar la reiteración de una práctica señalada medio siglo antes.

Los cencerros por su parte, eran instrumentos típicos usados en las expresiones de la cultura carnavalesca, la más conocida de ellas, el charivari o cencerrada. Estos instrumentos que producían ruidos “rústicos, desapacibles y de efecto grotesco”3 tenían forma cilíndrica, más tosca y elemental que las campanas y esquilas.4 En las cencerradas los cencerros se hacían sonar violentamente para humillar a las parejas recién casadas en las que la diferencia de edad era bastante extrema o contra los viudos y viudas, porque se consideraba que se ofendía la memoria del cónyuge fallecido. Pero las cencerradas no estaban relacionadas exclusivamente con la vida matrimonial, que es la situación más estudiada. Estas podían “extenderse contra todo vecino quisquilloso del entorno, contra predicadores o clérigos de mala fama, terratenientes, recaudadores de tributos y forasteros”.5

Cencerrada a los consortes, pasquín e imagen
Cencerrada a los consortes, pasquín e imagen, 1843

 

El antropólogo español Xavier Theros nos advierte sobre la función coactiva que tenía el ruido, y siguiendo a Levi-Strauss, lo considera como una categoría mítica con un significado muy elevado. Con el ruido se aturde al acusado y el acusador se enardece. Con el ruido se degrada a la víctima.6

Al igual que el ruido, aclara Theros, la risa del grupo hace más infamante y degradante cualquier delito. Por medio de ella la comunidad juzga y condena, sin existir tribunal ni acusación legalmente constituidos, a uno de sus miembros. A lo largo de la historia, la ridiculización del enemigo, del vecino, del marginado o del condenado ha sido una constante. La cencerrada servía para no dejar pecado sin castigo.7

Por otra parte, “el carácter colectivo del castigo presupone una autoridad moral de la comunidad para ejercer esta justicia popular. Autoridad inversamente proporcional a la supremacía física del poder político.”8

Estas formas de denigrar a los opositores políticos habrían tenido su origen en la Grecia clásica, práctica que al parecer resurge en el siglo XIV con la cencerrada. La relación risa-poder está mediada por la humillación, y como afirmamos ya, era una forma de castigar al enemigo.9

Hemos ubicado un caso muy valioso que al parecer en la documentación se denomina cantaleta y que corresponde a una perfecta descripción de una cencerrada de naturaleza política. Más adelante veremos también que el término cantaleta servía para denominar estribillos burlescos acompañados de música.

El caso de la cencerrada ocurrió en la isla de Santo Domingo contra el visitador don Alonso de Hurtado quien recibió el encargo de la Corona en la primera mitad de 1630 y lo designó a la vez oidor de la Audiencia de Panamá. Su llegada y estadía a la isla estuvo llena de sinsabores debido a la difícil tarea que llevaba de juzgar al presidente de la Audiencia, don Gabriel de Chávez y de poner muchas irregularidades en orden.

Los conflictos que exacerbó su llegada y su propia prisión domiciliaria indujeron la organización de una cencerrada contra el visitador y su esposa. Las fuentes afirman que el general de la flota de Tierra Firme y otros notables personajes, así como soldados de la nave capitana, participaron del espectáculo.

En un asno subieron a un soldado que representaba al visitador y con un pregonero que iba adelante exponiendo acusaciones burlescas le hacían contestar al jinete actor de manera afligida, el cual solicitaba que al morir lo enterraran junto a mulatas de Santo Domingo, con las cuales supuestamente se hallaba muy bien. El acto lo presenció mucha gente y se escuchaba el ruido de cencerros.10

Se cuenta también que frente a su vivienda le hicieron otra cencerrada en donde ofendieron el honor de su esposa y mancharon las puertas y ventanas con inmundicias, ejemplo del redomazo que estudiaremos en una próxima entrada.

Las canciones injuriosas eran otra expresión ruidosa de la humillación. Una precisa descripción de su forma, contenido y uso nos la proporciona el Diccionario de la lengua castellana de 1729:

“Cantaleta: el ruido que se forma cantando, y metiendo bulla desordenada con algunos instrumentos desconcertados: lo cual se hace para dar chasco, y burlarse de alguno, haciéndole o dándosele a su puerta, o ventana de noche: y de aquí todo el chasco que uno da a otro zumbándole se llama cantaleta”.11

En la Nueva España tenemos algunos testimonios de su existencia y uso, y así como en España, se les llamaba “cantaletas”, las cuales podían contener muchas acusaciones tales como el adulterio, la homosexualidad o la corrupción.

En las contiendas entre los jesuitas y Palafox, la ciudad de Puebla de los Ángeles fue testigo de estas expresiones denigratorias a mediados del siglo XVII. Hubo muchas cantaletas que se hacían a altas horas de la noche, unos bandos contra otros:

“Son unos picaros cornudos/los que no sigan a este santo obispo/Mueran los cornudos teatinos” (en apoyo a Palafox)

“Lele, lela, que le han dado

El ñaguatazo con ella” (clero contra Palafox cantando con guitarras por las calles)

“Robalillo, copetillo, monterilla,/gorra de palo, barba de pato” (contra el alcalde antipalafoxiano)

“Tres galeotes de Argel

Dos obispos y un virrey

No puede ser; si puede ser

¡Ay del virrey, ay del virrey!” (contra Palafox, en una capilla de la catedral)

Y la gente respondía con violines, clavicordios y arpas:

“Que se pierde el bajel

¡Ay del virrey!

No puede ser, si puede ser”.12

Por hoy dejamos aquí las prácticas denigratorias en las que el ruido era el elemento central en el proceso de humillación de los contrincantes políticos. Esas formas de castigo popular público las retomaremos en un próximo post para estudiar apostillas, sambenitos y redomazos. Hasta la próxima.

Fuente de las imágenes:

Imagen del charivari medieval:

Gallica, Biblioteca nacional de Francia:

http://gallica.bnf.fr/ark:/12148/btv1b8454675g folio 34r

Imagen de la cencerrada a los consortes:

Archivo municipal contemporáneo de Barcelona, Doc A191 431/1843

  1. Fernando Colón, Historiadores primitivos de las Indias Occidentales citado por Luis Vidart, Conferencia leída el 14 de diciembre de 1891 en el Ateneo de Madrid. Madrid: Sucesores de Rivadeneira, 1892, p.11. []
  2. Zorita, Alonso de. Historia de la Nueva España. Madrid, 1909. []
  3. Caro Baroja, Julio. Temas castizos. Madrid, Istmo, 1980. []
  4. R. Violant y Simorra estudia las formas del cencerro en El Pirineo Español, Madrid, 1949, págs. 412-414. Citado por Julio Caro Baroja en “Charivari. Vida y muerte de la cencerrada en España” en Temas castizos, p.195. []
  5. Mantecón Movellán, Tomás A. “Cencerradas, cultura moral campesina y disciplinamiento social en la España del Antiguo Régimen” en Mundo agrario, v.14, n.27, (2013). Universidad Nacional de la Plata, Argentina. URL: http://www.mundoagrario.unlp.edu.ar/article/view/MAv14n27a09/4841. Este autor analiza a lo largo de su artículo las diversas situaciones del mundo de la cencerrada en la Europa moderna y realiza una aproximación historiográfica al fenómeno bastante actual y puntual. []
  6. Theros, Xavier. Burla, escarnio y otras diversiones. Historia del humor en la edad media. Barcelona, ediciones de la Tempestad, 2004, p.142. []
  7. Ibid, p.142-143. []
  8. Ibid, p.145. []
  9. Ibid, p.148. []
  10. Los datos de este acontecimiento los proporciona en su libro Juana Gil-Bermejo García. La Española: anotaciones históricas. Sevilla, Escuela de Estudios Hispanoamericanos, 193, p.217. []
  11. Real Academia española. Diccionario de la lengua castellana, tomo II, 1729, p.120. []
  12. Bartolomé Martínez, Gregorio. Jaque mate al obispo virrey. Siglo y medio de sátiras y libelos contra don Juan de Palafox y Mendoza.  México, Fondo de Cultura Económica, 1991, p.78. []

Natalia Silva Prada

Especialista en historia cultural del periodo colonial americano. Su último libro se titula Los ‘Reinos de las Indias’ y el lenguaje de denuncia política en el mundo Atlántico (s.XVI-XVIII), Amazon and CreateSpace, 2014. Otros libros de su autoría y sus artículos de investigación científca pueden consultarse en https://loc.academia.edu/Natalia Silva Prada Además de este blog es autora del blog “Paleografías americanas”: http://paleografi.hypotheses.org y del blog de gastronomía histórica “Love cooking, love History”: http://blogs.eltiempo.com/love-cooking-love-history/

More Posts - Website