La Historia y yo

 

img036Mi pasión por la Historia tiene varios orígenes. El primero es seguramente el ambiente familiar en el que crecí, rodeada de libros y de intereses hacia la cultura. Admiraba mucho la erudición de mis padres sobre la música clásica y la historia del arte. Me impresionaba el ritmo de lectura de mi hermano mayor. Me fascinaba hacer tareas y preparar exposiciones que implicaran investigaciones. Recuerdo la satisfacción que sentía al hablar de los orígenes del ser humano.

Cuando llegó la hora de ir a la Universidad me decidí por la Arquitectura, pensando que allí podría desarrollar mi sensibilidad por el arte y mi gusto por las matemáticas. Sin embargo, durante el primer año de la carrera me di cuenta de que la capacidad de diseñar espacios no era mi fuerte. Amaba las materias teóricas como la teoría del espacio o la historia del arte y hasta la construcción, pero no la idea de crear espacios y estructuras concretas.

Al renunciar a este camino encontré uno nuevo: el que se convertiría para siempre en una forma de vida. En Bucaramanga, mi ciudad natal, se acababa de abrir la convocatoria de una carrera nueva. Así, un año después,  ingresé  a estudiar Historia e hice parte de la primera generación en formación. Fue una gran experiencia y a partir de entonces no tuve jamás el más mínimo arrepentimiento por la decisión tomada. Disfruté al máximo el ser estudiante, aprendí materias curiosas como la paleografía, conocí el mundo de la antropología, de los archivos, de la historia medieval. Cada materia nueva era un gran descubrimiento y cada una de ellas me ataba a las bibliotecas y a los acervos documentales. Quedé atrapada para siempre.

Los pasos siguientes fueron un proceso de perfeccionamiento. Elegí hacer un posgrado fuera del país porque tenía el afán de conocer nuevas perspectivas. Así un buen día me encontré con que estaba partiendo para México, un país que conocía muy poco. Allí enfrenté la diversidad de su cultura y los aspectos positivos y negativos de su gente. Dos años antes de doctorarme comencé mi carrera docente y un nuevo camino. Al convertirme en profesora crecieron las responsabilidades hacia otras personas. Fue un trabajo que realicé paralelamente al de la investigación y en cual me involucré definitivamente con la historiografía novohispana y con los estudiantes. Sus preguntas y dudas me ayudaron a pensar en las formas correctas de la transmisión del conocimiento. Los cursos de maestría me estimularon profundamente hacia la apertura de nuevos caminos de investigación.

En el año 2010 cumplí 17 años de vivir en México. Ese año junto con mi familia decidimos partir, por motivos familiares en Italia y por el deterioro de la situación social y política de México. Allí comenzó esta nueva etapa en la que estoy viviendo. He regresado a Washington no solo a investigar, como en anteriores periodos sabáticos, sino en busca de una nueva estabilidad.  

Durante el periodo de la licenciatura me incliné hacia el estudio del periodo colonial. Mi tesis me acercó a una entidad de orden religioso que había sido poco estudiada en Colombia, las cofradías, a partir de las cuales me familiaricé con la historia de la Iglesia, las realidades corporativas y la religiosidad popular. De esa época queda el trabajo inédito titulado ‘Teatro cofradial’: Acercamiento a los significados de la cofradía colonial. Cali – Popayán, siglo XVIII” y mis primeros artículos de investigación, la mayoría publicados durante la fase del doctorado.

En el libro La política de una rebelión, producto de mi tesis doctoral, abordé el concepto de cultura política pensado desde la historia cultural. Allí planteé la urgencia de estudios que permitieran la comprensión de la dinámica gobernantes-gobernados y los intereses de las partes en el proceso de administración del espacio público.

Las búsquedas bibliográficas me fueron acercando, en este caso concreto y de manera natural, a las variadas formas en las que la esfera pública se iba constituyendo. Las dinámicas internas se fueron delimitando a través de la dilucidación de prácticas, entre las cuales fui ubicando la escritura y publicación de pasquines o panfletos anónimos, la difusión de rumores, la predicación de sermones, las canciones y versos, la promoción de profecías y la proclamación de reyes ilegítimos, que son los temas que me ocupan actualmente.

Natalia Silva Prada

Especialista en historia cultural del periodo colonial americano. Su último libro se titula Los 'Reinos de las Indias' y el lenguaje de denuncia política en el mundo Atlántico (s.XVI-XVIII), Amazon and CreateSpace, 2014. Otros libros de su autoría y sus artículos de investigación científca pueden consultarse en https://loc.academia.edu/Natalia Silva Prada Además de este blog es autora del blog histórico “Los Reinos de las Indias en el Nuevo Mundo”: http://losreinosdelasindias.hypotheses.org y del blog de gastronomía histórica "Love cooking, love History": http://blogs.eltiempo.com/love-cooking-love-history/ Para saber más sobre la autora visita la página "Sobre Natalia Silva"

More Posts - Website

Un pensamiento sobre “La Historia y yo”

  1. A veces dar vueltas por el mundo ayuda a construir nuestro propio destino y es la mejor forma de conocer (según Rabelais). Estudio Filología en Cuba y actualmente me encuentro enfrascada en una investigación de corte paleográfico (en un documento latinoamericano). Ojalá y pudiese contar con su ayuda porque abarca los mismos períodos que usted estudia. Saludos cordiales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

en el Nuevo Mundo