Archivos de la categoría asesinato político

Nicolás de Larraspuru y otros asesinos de “capa y espada”

Territorio de la Real Audiencia de Quito
Territorio de la Real Audiencia de Quito

“Falta la justicia y están las costumbres tan depravadas que sin temor de Dios y de Vuestra Majestad se cometen muy atroces delitos en la ciudad, en los campos y en los caminos reales de homicidios, fuerzas, estupros o robos y salteamientos sin ninguna seguridad de sus vidas” (Juan de Vera y Juan Sáenz de Gauna).1

Por los importantes desacuerdos que produjo la Visita del Inquisidor Juan de Mañozca y Zamora a la Real Audiencia de Quito en la década de los años 20 del siglo XVII, nos hemos enterado de unos terribles asesinatos en los que si bien el inquisidor de Lima no fue su autor principal, si protegió a uno de sus ahijados.2 Mañozca y Zamora hizo una espectacular carrera como Inquisidor y como arzobispo, desde la fundación del Tribunal de la Inquisición en Cartagena (1610) hasta su muerte en México (1650). Era un vizcaíno de una personalidad profundamente conflictiva del que nos ocuparemos en otro momento.
Este caso nos permite continuar con la propuesta que hicimos en la entrada anterior, la de estudiar las relaciones entre el poder y la vida cotidiana, en donde el asesinato cobraba visos políticos y se consideraba como una forma de resolver conflictos. No eran procedimientos legítimos pero parecían legitimarse por las malas prácticas del compadrazgo y la imposición del miedo ejercido por individuos de cuestionable personalidad.
El personaje en cuestión, relacionado con el inquisidor Mañozca se llamaba Nicolás de Larraspuru y Araníbar, un vizcaíno nacido en Azcoitia e hijo del prestigioso General de la Armada española, Tomás de Larraspuru.  Ocupó altos cargos administrativos, antes y después de los asesinatos. Era de pública fama que era vicioso y parrandero. Su padre fue un almirante y célebre marino al servicio de Felipe III. Ambos pasaron a América en 1620. El padre era miembro de la orden nobiliaria de Calatrava y el hijo de la de Santiago desde 1623. Tomás de Larraspuru tenía importantes influencias en la Corte del rey Felipe IV como lo demuestra el hecho de que por 1630 había conseguido el nombramiento para sus nietas de meninas de la reina Isabel de Borbón.3 Nicolás contrajo nupcias en Quito en 1624 con María de Vera Mendoza y Nuñez de Bonilla. Por documentos de la Casa de Contratación de Sevilla nos enteramos que Larraspuru murió cerca de la Habana en un combate contra los holandeses.4
El primer informe por el que sabemos de sus desmanes y de otros importantes personajes políticos, lo hicieron dos miembros de la Real Hacienda de Quito en el año de 1626 y a quienes hemos citado en el epígrafe de este texto.

Quito según Poma de Ayala
Quito según Poma de Ayala

Al capitán Pedro Sayago de Loyo, extremeño de nación, lo asesinaron entre otros, Larraspuru, el corregidor, don Pedro Troncoso y sus hombres en la villa de Riobamba. Mientras Sayago hacía su ronda nocturna en calidad de alguacil, más de 20 hombres al mando de Larraspuru lo atacaron vilmente. En la contienda, él logró matar a 8 hombres, pero al serle cortada una mano terminó por morir frente a una patente mayoría. Le propinaron más de 50 cuchilladas y mientras moría pidió confesarse con alguno de los varios sacerdotes presentes, algunos miembros de la Compañía de Jesús. Se cuenta que Larraspuru lo impidió burlándose con la frase: “que en el infierno se confesaría”.5 Éste crimen, es sólo uno de los múltiples de cuchilladas, violaciones y atropellos que cometió Larraspuru, secundado por sus hombres y de los que hablaremos en otra entrada. En el testimonio del secretario de cámara de la Real Audiencia, Andrés de Orozco se mencionan los nombres de tres de los delincuentes: Joan de Garay, Bartolomé de León y el negro Marcos Congo.
Perseguido por la justicia de Riobamba, emprendió su fuga, pasando por Pasto y Cartagena hasta llegar a España. En estos hechos el inquisidor Mañozca lo habría protegido ayudándolo a ocultarse en el convento de los franciscanos, al igual que otros protegieron a sus secuaces.

La villa de Riobamba
La villa de Riobamba

Cuatro años más tarde, el licenciado de la Real Audiencia, Melchor Suárez de Poago se quejaba en una carta de que estos hechos habían buscado ser encubiertos a pesar de que ellos ya habían sido comunicados epistolarmente al rey. En su misiva decía que estos “delitos de muerte atroces” seguían sin ser castigados y denunciaba un asesinato más por parte de Larraspuru, en el que la víctima fue la beata María de la Chica, tenida por santa en Quito y muerta por garrote y ahogada.
El licenciado comentaba que la razón de este atroz asesinato fue que Larraspuru quería atravesar por su casa para cometer “una fuerza y maleficio con una mujer principal tan en ofensa de Dios”.6 Los jueces de la Real Hacienda habían escrito previamente que ella era hermana de Francisco de la Chica, un carpintero y que habían entrado en su casa para robarla, una versión diferente a los hechos que narra el licenciado.
Melchor Suárez de Poago mencionaba en su carta la importancia que en el asesinato de Sayago pudieron tener las enemistades entre vizcaínos y extremeños y cuyos hechos más conocidos fueron los de la villa de Potosí en el Perú. Decía Súarez que eran “naciones tan encontradas y con tan arraigadas enemistades en estos reinos del Pirú”.7 Un historiador decimonónico aseveraba que Sayago era jefe de los extremeños en Potosí y que él había montado un acto carnavalesco contra Pedro Suárez de Mañozca, tío del inquisidor en cuestión. A su tiempo, lo había vestido de franciscano y lo había amarrado de espaldas a un féretro mientras sus amigos jugaron a enterrarlo vivo, recorriendo las calles de Potosí y pidiendo limosna para su entierro. Este dato nos hace pensar que la protección a Larraspuru por parte de Mañozca era una forma de castigar a quien se portó como enemigo años atrás. Era quizás además, una venganza velada y ejecutada por su protegido.
Lo más desconcertante de estos hechos es que Larraspuru no pagó sus crímenes. Contrariamente, por el caso de Sayago le fue condonada la pena de muerte a cambio de 9000 pesos de a ocho reales entregados a su viuda por parte de Juan de Vera de Mendoza, suegro de Larraspuru y quizás el mismo juez de real hacienda que lo denunció inicialmente. Esto a cambio de que le fueran desembargados a Vera unos bienes que le habían sido embargados durante la Visita de Juan de Mañozca y devueltos unos tributos de una encomienda de indios en Riobamba.
Larraspuru fue condenado en ausencia por la Audiencia de Quito, pero una vez recibió cédula de perdón real regresó a la ciudad a pesar de lo inconveniente del asunto. De hecho, un sobrino del capitán Sayago asesinado, quiso vengar su muerte en compañía de otra gente de su nación, “una cuadrilla de llamados vicuñas” que ya había protagonizado escándalos en Potosí. Antonio de Morga, presidente de la Audiencia, relataba que para evitar más problemas, puso en prisión a Larraspuru, quien en compañía de personas “de poca quietud”, intentó alborotar aún más la situación. En su carta, el presidente Morga aconsejaba poner a Larraspuru bajo la disciplina de su padre y enviarlo fuera de Quito debido a su “natural condición tan libre y poco corregida”.8
Con fecha de octubre 18 de 1633 llegó una cédula real ordenando a los justicias de las Indias prender a Nicolás de Larraspuru y enviarlo preso a la cárcel de la Casa de la Contratación de Sevilla. Al contrario de cumplirse estas disposiciones, en 1636 Larraspuru fue nombrado gobernador de Cartagena de Indias.9
El relato que hemos presentado nos muestra que el ejercicio de la justicia en la América colonial estaba sujeta, como era normal en esa época, al sistema de privilegios. Para Larraspuru el pertenecer a una familia cercana a la Corona y a un funcionario de la talla de Juan de Mañozca, lo salvó de terminar colgado. El caso nos muestra también, la fuerza que tenían en la época los conflictos étnicos que desde España se habían trasladado a América y el poder de las pasiones.
Postscriptum: Mientras investigaba sobre la vida y hechos de Nicolás de Larraspuru me llevé la sorpresa de encontrar vivo a uno de sus descendientes quiteños, abogado e historiador. Si este escrito hiere la sensibilidad de él o de su familia, pido disculpas por divulgar hechos que empañan su fama pero que quedaron registrados en los anales de la historia y en donde encontramos muchos testigos de tales acciones y a los que un historiador de profesión no se puede sustraer.

Imágenes:

Modificadas por Natalia Silva y tomadas de la Det Kongelige Bibliotek, las correspondientes a la Coronica y Buen Gobierno de Huaman Poma de Ayala

  1. Juan de Vera y Juan Sáenz de Gauna al Rey. Carta del 25 de octubre de 1626. Archivo General de Indias (En adelante AGI), Quito 20 A, n.7, fol.3r. []
  2. Los pleitos de la Visita de Juan de Mañozca han sido mencionados en varias investigaciones. En un texto que se publicará en un futuro –esperamos no muy lejano- me volveré a referir a ellos. Ese artículo se titula “Escribir al Rey y al Papa: dinámicas de la comunicación política Atlántica en el siglo XVII hispanoamericano” a publicarse en Penas, prelos e vozes: comunicação e política no mundo Atlântico (séc. XVII-XIX), libro coordinado por Adriano Comissoli y Murillo Dias Winter. []
  3. El último dato lo he tomado de “400 años después de la ida de Nicolás de Larraspuru un descendiente visita Azcoitia” en Diario Vasco.com. URL: http://www.diariovasco.com/v/20131026/costa-urola/anos-despues-nicolas-larraspuru-20131026.html
    []
  4. AGI, Contratación 398A, n.1, r.4. []
  5. AGI, Quito, 11, r.4, n.83, fol.2v. Testimonio del nuevo visitador el doctor Galdós de Valencia. Mayo 3 de 1630. []
  6. AGI, Quito 11, r.4, n.73, fol.1r. []
  7. AGI, Quito 11, r.4, n.73, fol.1r. Carta del 16 de abril de 1630. []
  8. AGI, Quito 11, r.5, n.108, fol. 1v. []
  9. AGI, Santa Fe 63, n.100. []

Natalia Silva Prada

Especialista en historia cultural del periodo colonial americano. Su último libro se titula Los 'Reinos de las Indias' y el lenguaje de denuncia política en el mundo Atlántico (s.XVI-XVIII), Amazon and CreateSpace, 2014. Otros libros de su autoría y sus artículos de investigación científca pueden consultarse en https://loc.academia.edu/Natalia Silva Prada Además de este blog es autora del blog histórico “Los Reinos de las Indias en el Nuevo Mundo”: http://losreinosdelasindias.hypotheses.org y del blog de gastronomía histórica "Love cooking, love History": http://blogs.eltiempo.com/love-cooking-love-history/ Para saber más sobre la autora visita la página "Sobre Natalia Silva"

More Posts - Website

De cuchilladas y libelos infamatorios: un caso del siglo XVI

 

Representación de un asesinato
Representación de un asesinato

En los últimos meses y mientras investigo sobre asuntos relacionados con el escándalo político, he venido a tropezarme con frecuencia con varios asesinatos. Me pregunto si los historiadores colonialistas se han planteado seriamente un nexo entre el acto de matar y la defensa de intereses políticos y si esta relación puede ser circunscrita a la esfera de la historia de la cultura política.1
Una de las definiciones generales de la cultura política podría acomodarse bien al aspecto que nos preocupa, la de “entramado cultural de lo político” y en términos antropológicos, podemos pensar que la relación entre asesinato y vida política puede caber en la organización de la convivencia, en la estructura del poder en la vida cotidiana y en el estudio de las redes sociales y las relaciones de poder.
Por el momento vamos a presentar unos casos que podrían ilustrar esas definiciones y que nos muestran la complejidad de las relaciones humanas y en particular aquellas vinculadas al poder social y político.
El primero de ellos ha sido históricamente reiterado en la historiografía neogranadina pero considero que se ha expuesto casi siempre como una anécdota dirigida a la moralización. Se trata del sonado caso del asesinato de Juan de los Ríos por un prestante personaje de Santafé de Bogotá, el oidor de Audiencia Luis Cortés de Mesa en el año de 1583.2
Los roces entre estos dos personajes nacen al interior de la vida doméstica. El oidor se casó con Ana de Heredia, dama de origen noble. Ella tenía una hermana natural llamada Beatriz Pérez3 quien fue casada a su vez con Juan de los Ríos, criado de Cortés de Mesa, a cambio de que el oidor ayudara a Ríos en sus gastos de manutención. Este fue un pacto que establecieron antes de venirse de España y con la finalidad de que la hermana de Ana pudiera acompañarla en el viaje. Al parecer, Cortés de Mesa no cumplió con su compromiso.
Esa situación debió llevar a una denuncia de Ríos contra Cortés de Mesa ante la Audiencia, razón por la cual fue suspenso y estuvo preso primero en las casas del cabildo y luego en su casa. No es claro en los relatos4 el contenido de la denuncia pero al parecer había muy graves acusaciones que el oidor no quería que salieran a la luz durante la visita que llevó a Juan Bautista Monzón (1579-1581) a inspeccionar a los miembros de la Audiencia. Por una carta de 1580 escrita por el Consejo de Indias al Rey se sabe que el doctor Mesa fue declarado culpable del pecado nefando o sodomía, así como de “cohechos e injusticias de muertes y baraterías”.5 Esto nos hace suponer que el oidor se arriesgaría al máximo para lograr evitar tan grave delación que podría enfrentarlo no sólo a la justicia civil sino a la inquisitorial.
Un buen día, el oidor conoció al sobrino de Lorenzo del Mármol, secretario de la visita, llamado Cristóbal de Escobar y trató de “seducirlo” con varias estrategias para lograr obtener la desaparición de su expediente. Una de estas estrategias, la cual no funcionó, fue que su esposa mediara por él con Escobar quien se había enamorado de Ana. Esta estrategia no funcionó pues el secretario del Mármol empezó a sospechar y escondió los papeles de la visita.
Al no ser viable su primer plan, Cortés de Mesa convenció a Escobar de la necesidad de deshacerse de su enemigo y juntos planearon cómo asesinarlo. Juan de los Ríos era un jugador empedernido y en una de sus sesiones lúdicas Escobar lo acompañó y buscó ganarse su amistad, la cual duró cerca de seis meses. Después de eso, Mesa y Escobar concertaron cómo procederían a eliminarlo. Una noche el joven Escobar invitó a Ríos a ir a buscar mujeres y en el camino buscó excusas para detenerse a ajustarse sus botas. En ese tiempo se aproximó el oidor y lo atravesó con un puñal. Fue apoyado por Escobar quien le dio varias estocadas más. Ríos trató de gritar, tras de lo cual le cortaron la lengua y a su vez el moribundo mordió al oidor. Los actos posteriores solo pueden tratar de explicarse por un terrible odio y venganza y quizás por una suerte de simbología. Un cuerpo muerto puede “hablar” o “callar” a través de la mutilación.6 Los dos asesinos procedieron a sacarle el corazón, cortar sus orejas, nariz y miembros genitales. Quizás con esto buscaban evitar su identificación y ultrajarlo en extremo. Mutilar es como dar una segunda muerte.7
En las horas siguientes al homicidio y con el auxilio de Andrés de Mesa, hermano del oidor, los asesinos ocultaron el cadáver cerca de un río para luego hundirlo, pero a pesar de los esfuerzos, este fue encontrado ocho días después por una india que había ido por barro para teñir una manta, la cual dio aviso a las autoridades.
Las pesquisas para encontrar a los asesinos comenzaron muy pronto y ellos fueron rápidamente descubiertos, tras la acusación de la esposa de Ríos y la confesión de Ana de Heredia. Incluso se dice que Cortés de Mesa no buscó ocultar su crimen. Luis Cortés de Mesa fue condenado al cadalso, su hermano don Andrés a destierro y Cristóbal de Escobedo a humillación y ahorcamiento. El ahorcamiento de un noble no estaba previsto en la legislación castellana de los primeros tiempos pero esto cambió con el tiempo.8 Además de que el crimen de Mesa fue hecho con clara alevosía, sumó a este crimen otros dos, uno de los cuales expondremos adelante. Murió degollado a los 34 años en la plaza mayor de Santafé.
El desenlace en pleno cadalso de este crimen es el que nos lleva a atar los hilos de los problemas políticos que agitaron estas pasiones. Antes de morir y en el momento de su confesión por parte del propio arzobispo, el doctor Cortés de Mesa sacó un papel en el que entre muchas cosas dijo:
“La muerte de Juan Rodríguez de los Puertos fue injusta, y no a derecho conforme, porque los libelos infamatorios que se pusieron contra la Real Audiencia, por la cual razón lo ahorcaron, no los puso él, que yo los puse”.9
Así que el asesinato puede ser conectado con un momento de fuertes tensiones políticas que vivía la ciudad. De hecho, el primer cronista de esta historia, Juan Rodríguez Freile advertía que la ciudad estaba dividida en tres facciones y que se encontraba agitada, entre otras cosas, por la visita de Monzón.10
Resulta abrumador que un oidor de Audiencia hubiese injuriado a la propia corporación a la que pertenecía. Las razones exactas no las conocemos pero sí la dinámica tras la publicación de esos pasquines de los que se declaró culpable.
Estos pasquines habían sido colocados al amanecer de un día de 1578 y fueron puestos en las esquinas y puertas de las casas reales, en las esquinas de la calle real y en otros lugares públicos. En ellos se hablaba muy pesadamente de todos los señores de la Real Audiencia. El primer individuo acusado de estos hechos fue mandado torturar y se asignó esta misión al doctor Cortés, quien finalmente se opuso. También durante el tormento mandó que quitaran del potro al acusado pues dijo que él no era su autor. Después inculparon a Juan Rodríguez de los Puertos quien había desflorado a la hija del procurador Diego de Vergara, que por ese tiempo estaba suspenso y había sido uno de los que escribieron a España para que se mandara a traer un visitador.
En ese episodio vemos cruzarse una vez más, los asuntos de la vida doméstica con los políticos. Rodríguez de los Puertos murió no por escribir los libelos sino por el caso pasado de abuso sexual que llevó a inculparlo en la escritura de pasquines. El propio hijo de Rodríguez al no soportar el tormento terminó incriminando a su padre más que el propio Vergara. Y finalmente, llegamos a saber que en tal proceso de injurias el verdadero culpable había sido un personaje de alto rango, un colega de los miembros de la Audiencia.
Y en un majestuoso golpe de escena, la nueva ejecución llevó a una nueva revelación. Juan Rodríguez de los Puertos confesó en la escalera del cadalso:
“Por el paso en que estoy, señores, que esta muerte no la debo por los libelos que me han imputado, porque yo no los hice ni los puse; por otros que puse en la ciudad de Tunja ha permitido Dios que venga a este paradero”.11
En el último instante de su vida, este hombre se convenció de que su muerte era merecida. Curiosa autoacusación, cuando uno esperaría desde el mundo contemporáneo que lo hubiera hecho por haber atentado contra el honor de la joven hija del procurador. Esto nos habla del increíble delito que era la publicación de pasquines y del inmenso trasfondo político que los propiciaba.
Las causas de un asesinato tan cruento encuentran sus raíces no exclusivamente en una venganza contra Juan de los Ríos sino en el afán de eliminar un testimonio muy grave que acabaría con la honra y el prestigio político de Cortés de Mesa. La acusación del cohecho era muy grave pero aún más la de sodomía, la cual empañaría no sólo su fama sino la de toda su familia.
En nuestro próximo episodio de asesinato y política anunciamos la participación de un importante inquisidor. No se lo pierdan.

chagall2404Imágenes:

Sigurd matando a Regin, siglo XII en “Estilización de la violencia”, Wikiwand.

Marc Chagall, Caín y Abel: http://www.masterworksfineart.com/inventory/2404

 

  1. Las exploraciones sobre la historia de la criminalidad y en particular en el Nuevo Reino de Granada nos remiten a estudios de tipo jurídico y social. Desde estas perspectivas se han estudiado los patrones de criminalidad y ciertos crímenes de tipo pasional que afectaban a sectores marginales como las mujeres. Queda pendiente sin embargo un rastreo detallado de este problema desde la historia cultural de la política. []
  2. En la historiografía hay una confusión entre el nombre del oidor y su hermano. Por un documento oficial sabemos que el oidor era Luis y el hermano menor, Andrés, quien en 1578 pidió permiso para pasar a las Indias. En ese momento tenía 14 años. Archivo General de Indias, Indiferente, 2090, N.139. Don Luis Cortés de Mesa había sido colegial del Colegio Mayor de Sevilla. []
  3. El nombre de su media hermana lo hemos obtenido de la cabeza del proceso que aparece en los papeles de la visita de Juan Prieto de Orellana. AGI, Santafé, 189, L.1, N.15, i.163. []
  4. El primer relato de este homicidio lo hizo Juan Rodríguez Freile en El Carnero (aunque el libro fue escrito entre 1636 y 1638 no fue publicado sino hasta 1859), seguido de las Genealogías del Nuevo Reino de Granada (1671) de Flórez de Ocariz, la Historia de San Antonino del Nuevo Reino de Granada de Fray Alonso de Zamora (1701) y posteriormente de Las Crónicas de Bogotá de Pedro María Ibáñez (1901). Muchos dramas del siglo XIX fueron también atentos a este caso. Carmen Elisa Acosta P., “Crimen colonial: un oidor literario en el siglo XIX” en Literatura: teoría, historia, crítica, n.1 (1997), p.182-209. []
  5. Carmen de Mora, “La presencia de modelos discursivos europeos en la prosa hispanoamericana del siglo XVII” en Carlos Alberto González y Enriqueta Vila Vilar, Grafías del imaginario. Representaciones culturales en España y América (siglos XVI-XVIII), p.398. []
  6. Algunas de estas ideas pueden consultarse en Elisa Blair Trujillo, Muertes violentas: la teatralización del exceso. Medellín, Universidad de Antioquia, 2005. []
  7. Esta idea la he tomado de tratados antiguos sobre legislación. []
  8. El homicidio estaba contemplado entre los delitos atroces y podía ser cometido de tres maneras: 1) tortizeramente (a tuerto); 2) con derecho; 3) por ocasión. En la época medieval un caballero que cometiera asesinato no era ajusticiado sino enviado a destierro perpetuo, asunto que cambió posteriormente. []
  9. Juan Rodríguez Freyle, El Carnero. Conquista y descubrimiento del Nuevo Reino de Granada […]. Bogotá, Panamericana, 1999, p.132 []
  10. Sobre las agitaciones que producían las visitas reales y sobre libelos y pasquines contra visitadores pueden revisar mi estudio “Pasquines contra visitadores reales”: opinión pública en las ciudades hispanoamericanas de los siglos XVI, XVII Y XVIII” en James S. Amelang y Antonio Castillo Gómez (dirs.), Carmen Serrano (ed.), Opinión pública y espacio urbano en la Edad Moderna. Gijón: TREA, 2010, pp. 373-398. El texto puede ser consultado a través de Academia.edu: https://www.academia.edu/1989619/Pasquines_contra_visitadores_reales_opini%C3%B3n_p%C3%BAblica_en_las_ciudades_hispanoamericanas_de_los_siglos_XVI_XVII_y_XVIII
    []
  11. Ibidem, p.115. []

Natalia Silva Prada

Especialista en historia cultural del periodo colonial americano. Su último libro se titula Los 'Reinos de las Indias' y el lenguaje de denuncia política en el mundo Atlántico (s.XVI-XVIII), Amazon and CreateSpace, 2014. Otros libros de su autoría y sus artículos de investigación científca pueden consultarse en https://loc.academia.edu/Natalia Silva Prada Además de este blog es autora del blog histórico “Los Reinos de las Indias en el Nuevo Mundo”: http://losreinosdelasindias.hypotheses.org y del blog de gastronomía histórica "Love cooking, love History": http://blogs.eltiempo.com/love-cooking-love-history/ Para saber más sobre la autora visita la página "Sobre Natalia Silva"

More Posts - Website