Coplas pasquinescas en discurso médico (siglo XVI)

Los textos del pasado nos traen noticias insospechadas y es por esto que el trabajo del historiador se enriquece enormemente cuando trabaja de manera sinérgica.

Por estos tiempos estoy sumergida en un nuevo proyecto relacionado con los oficios sanitarios en el Nuevo Reino de Granada. Y leyendo una obra que se considera la primera escrita en el territorio neogranadino, me encontré con una simpática sorpresa.

En sus Discursos medicinales, el médico judeoconverso Juan Méndez Nieto no escribía sólo de enfermedades y medicamentos. Si hablamos en términos modernos, era también una especie de antropólogo con un estupendo sentido del humor, por lo cual comentaba abundantemente sobre las peripecias humanas y las entrelazaba como en una novela con las historias clínicas.

Pues bien, cuando el susodicho pasó a las Indias occidentales, es decir a América, vivió un par de años en “Santo Domingo de la Española”, lugar en el que debió tener increíbles experiencias de ‘otredad’ que lo llevaron a narrar las cosas que contó y en donde vivió ocho años. Correría el año del Señor de 1559.

Con un sentido crítico y hasta criticón, empezó por hablar mal de los cuatro médicos que por allí vivían, y en especial de uno de ellos y de un cura. Así viene a su memoria que había en aquella isla un tipo que “tenía delgado ingenio y buena poesía” y que con sus versos había arremetido contra un tal licenciado Ulloa, portugués que iba para la India y quien “tenía de locura todo lo que le faltaba de ciencia”. El cura por su parte se apellidaba Bejarano, como el poeta, así que no nos confundamos. Del cura de la iglesia mayor decía Méndez Nieto que tenía “tan poca ciencia y letras, que aun el catecismo no había venido a su noticia”.

El poeta Bejarano era de Curazao y el “más raro ingenio que pasó a las Indias” a quien compara con el Marcial Cordobés[1] y a quien al parecer no tenía nada que envidiarle. Entonces, al médico y al cura, que adolecían ambos de no tener “ciencia”, les dedicó este verso:

Muy mal cura el portugués,

Bejarano muy mal cura,

El uno por la locura,

Y el otro que necio es.

Si la necedad es cura

¡Qué no será la locura!

 

Y el poeta iba denunciando al parecer, cuantas irregularidades veía. Entre las que cuenta Méndez hay una de índole política que me interesa desentrañar desde el pasado. Como era común en los primeros tiempos de la colonización española americana, el desorden y la corrupción andaban campantes. Dijo Méndez que como por aquel tiempo la Audiencia estaba “mal reformada y que no guardaba justicia sino al que les guardaba la cara” pues Bejarano el poeta se decidió a denunciar la situación por “enigma”.

Esto que él llamaba “enigma” era otra ingeniosa forma de pasquín. Cuenta el médico que Bejarano habría recortado las letras impresas de un libro viejo y colocándolas “como hacen en la imprenta” sobre una hoja de papel, las pegó con “alquitira”.[2] Con esas letras y sobre el papel escribió este mensaje de denuncia:

Bien se puede llamar juego

Do el as vale más que el rey.

Prohibido está por ley

Que no sea guía el ciego,

Ni aren con asna y buey.

Entre el lobo y cancerbero

Arrastrando va el cordero.

Miserable habitación

Do puede más un ratón

Que el león bravo severo.

 

Hecha esta “industria”, el poeta o pasquinista colocó el verso en una hoja de palma y la envolvió como si fuera un requesón. Se la dio a un “negro bozal” para que pareciera que vendía requesón y lo envió a las casas reales en donde la esposa del presidente de la Audiencia estaba en la ventana con unas amigas. Ellas lo tomaron de mano del esclavo y viendo su contenido lo hicieron llegar al presidente Sánchez de Angulo[3] quien hizo partícipes de este paquete a los oidores de la Audiencia.

Como en otras situaciones similares, se abrió la pesquisa, se mandó a llamar a todos los poetas, incluido Bejarano, pero nunca se culpó a nadie porque la letra no era rastreable.

El médico parecía conmovido al contar esta situación y no guardó reparo al rememorar casi 60 años después el mal estado del gobierno de la isla, con un presidente y su mujer que abusaban de la justicia (“araban juntos que es que sentenciaban en favor del que mejor se lo pagaba”) y unos oidores que les seguían el juego, por debilidad uno y por corrupción otro. Del rey decía, “que allí en los estrados estaba pintado en las armas reales”.

Pero las verdades que sacó a relucir la copla fueron según el médico, “como arar en el desierto” y antes que mejorar sus conductas “se irritaron y empeoraron más”, hasta que llegó el nuevo presidente Arias de Herrero,[4] “con lo que se reparó la tierra”.

Este presidente Angulo aquí acusado fue el mismo que cuando el médico Méndez Nieto arribó a Santo Domingo le secuestró sus libros y al que posteriormente, le salvaría la vida.

Nos queda por averiguar cómo Méndez Nieto tenía tan buena memoria para recordar los detalles de la escritura de las coplas cincuenta y cinco años después, y sobre todo, los de la forma del envío de los versos haciéndolos pasar por requesón.

Por los datos que hemos obtenido, es probable que el caso de estos pasquines fue muy sonado en su momento pues el tal Bejarano ha resultado ser un personaje muy importante, tal cual nos lo pintaba el médico Méndez. Se trataba del sevillano[5] Lorenzo de Bejarano (1501-1575), quien habría sido gobernador de la isla de Curazao y casado con la hija y universal heredera del factor Juan de Ampiés, doña María de Ampiés. Era propietario de una plantación de azúcar. Se le reconoce como erasmista y defensor de los derechos de los indios, así como el poeta que habría introducido en América la métrica italiana y miembro del círculo de Gutierre de Cetina. Fue procesado por la Inquisición por sus sátiras contra el clero y contra las autoridades. Es casi seguro que este es el episodio que rememora nuestro médico, el cual ocurrió en 1558.[6]

Y hasta aquí, esta curiosa historia de pasquines y coplas de la mano de un médico que se tenía a sí mismo en alta consideración.

[1] Así fue llamado por el jurista Saavedra Fajardo el poeta Luis de Góngora y Argote, por la enorme influencia en él, del poeta Marcial.

[2] Arbusto leguminoso de cuyo tronco y ramaje se extrae una goma utilizada en farmacia, cultivada en Asia menor. Puede ser que el médico se refiriera al nopal.

[3] Se trataba del oidor Juan Sánchez de Angulo que fungía como presidente de la Audiencia en ese momento, por ausencia del presidente anterior que había ido a Guatemala. Fue suspenso en su oficio en su proceso de residencia.

[4] Mas adelante dice que se llamaba Alonso Pérez de Herrera, pero en realidad era como dice en el título del discurso 3, Alonso Arias de Herrera.

[5] Algunos autores no están seguros de que este sea realmente su lugar de nacimiento.

[6] Hubo otro episodio ocurrido en 1552 y en el que se vio envuelto Bejarano, pero en esta fecha todavía el médico Méndez no había llegado a Santo Domingo.


Natalia Silva Prada

Especialista en historia cultural del periodo colonial americano. Su último libro se titula Los 'Reinos de las Indias' y el lenguaje de denuncia política en el mundo Atlántico (s.XVI-XVIII), Amazon and CreateSpace, 2014. Otros libros de su autoría y sus artículos de investigación científca pueden consultarse en https://loc.academia.edu/Natalia Silva Prada Además de este blog es autora del blog "Paleografías americanas": http://paleografi.hypotheses.org y del blog de gastronomía histórica "Love cooking, love History": http://blogs.eltiempo.com/love-cooking-love-history/

More Posts - Website

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *